Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN SÁBADO 19 s 5 s 2007 ABC AD LIBITUM DEBATES FALSOS ONGÁMONOS en lo mejor. La presencia ante las cámaras de TVE de Esperanza Aguirre, Rafael Simancas e Inés Sabanés, tomados dos a dos, es útil y provechosa para el electorado. Los ciudadanos, gracias a ella y a la eficaz cortesía de Ana Blanco, toman mejores referencias para perfeccionar su intención de voto y robustecer la democracia. Aun así, no nos llamemos a engaño, eso no es periodismo. Se trata de un acto litúrgico propio de la ceremonia audiovisual vigente que, con apariencias de debate, no lo es. El periodismo, excelso o perverso, es algo que hacen los periodistas y que M. MARTÍN rige sus modos y dosis FERRAND en razón del interés informativo, no por el acuerdo de turnos, temas y tiempos que marcan los directores de campaña, los funcionarios de partido o los expertos de la propaganda. En estos días electoreros, los degustadores de la información tienen una oportunidad dorada para observar las diferencias entre el periodismo clásico, el que supervive en los medios impresos, y el más vacío y etéreo que se cultiva en los audiovisuales. El primero se sustenta en criterios profesionales y, según el arbitrio del director del medio, difunde la realidad e ilustra sobre sus opciones. Así es incluso en los poco deseables casos de fervor partidista que nunca faltan en el quiosco. Por contra, los espacios de información electoral en la radio y la televisión tienden a sustituir el criterio por el cronómetro y a equiparar en los tiempos de emisión lo que no equilibraría el interés de los oyentes o espectadores. Es lo que Baura llama la objetividad del reloj de arena, que tiende a igualar el valor de un destello de la inteligencia con el de un estornudo. La yuxtaposición de monólogos, aún con una cierta unidad temática, no es un diálogo y, sin poder llegar a ser una discusión, renuncia al valor de ser debate. Se confunde la igualdad de derechos y oportunidades, tan benéfica, con la monótona y disuasoria igualdad de formas y tiempos. Oyentes y espectadores pueden llegar a entender y asumir que eso es periodismo; pero, aunque escenográficamente pueda parecerlo, no es otra cosa que una civilizada orquestación conjunta de la propaganda. Una mediocre entrevista de un reportero sin manchas de tomate o salsa rosa, puede darle más luz al espectador, que largas horas de monólogos trufados. El mal no está en las televisiones. Reside en los partidos políticos que, en extralimitación de la protección a sus candidatos, les hacen andar con chichonera y rodilleras. Sobre que no suelen ser abundantes en expresividad, el corsé con el que deben actuar les convierte en muñequitos inexpresivos. Les compensa de ello el aparecer en listas cerradas y bloqueadas en las que un orangután, dotado del adecuado brazalete, podría llegar a ocupar escaño en un Concejo o en una Asamblea. EL SEBASTIANAZO P A iba a esgrimir una portada de prensa en la que aparece LGUIEN le aconsejó mal a este hombre. O tal una vistosa abogada enredada en la Operación Malaya vez no le hizo falta y se aconsejó solo. Como para poner en evidencia al alcalde de Madrid y a la hiquiera que sea: pretender herir al contrario potética relación que ambos hubieran podido manteoliéndole la bragueta es una tentación que ha venido ner, es que o bien quieren despeñarlo o bien dan por herondando a los políticos desde que se inventaron las cho que no va a rascar más que un puñado de votos y campañas electorales, pero hasta la fecha no se había que, por lo tanto, debe jugar a la desesperada, a lo que cruzado ese umbral en el convencimiento de que a los sea, al pelotazo desde medio campo. De lo contrario, no españoles les importa bastante poco lo que haga un se entiende. Sebastián, que venía tocado con la edil o un ministro en su alcoba. España no es severa acusación de Conthe- -haciendo que su un país anglosajón: los norteamericanos consicomportamiento se atribuyera al de una cucaderan que si un candidato engaña a su esposa racha cuando se enciende la luz- que había también engañará a los ciudadanos y los britáprotagonizado un poco edificante culebrón de nicos han obligado a dimitir a más de un alto equilibrios de poder, venganzas financieras y responsable de la función pública por asuntos maniobras desestabilizadoras, sólo precisaba relacionados con el sexo. Ello en nuestro país un movimiento como el llamado Sebastianano es contemplable, a menos que el discurso del zo para quedar machacado en la misma línea candidato entre en colisión con su comportaCARLOS de salida. Sabido es que a los votantes socialismiento, es decir, si un antiabortista feroz es sorHERRERA tas pueden llegar a erotizarles estos killers prendido acompañando a su esposa a abortar o desabridos y con aires de dóberman, la mascota emblesi un político declaradamente hostil con la homosexuamática del PSOE, y que, por lo tanto, pueden lanzarse a lidad es sorprendido contratando los servicios de un votarle como agradecimiento por haberle propinado a chapero, resulta evidente que ambos pueden tener prola derecha zarpazos de tal calibre, pero en este caso blemas para justificar su discurso o conducta en el fuconcreto cuesta creer que su perfil vaya a resultar turo. Las correrías sentimentales de algún prócer de toatractivo para los electores y que vaya a convertirlos dos conocido jamás fueron motivo más que de chascaen masas oceánicas camino del colegio electoral. Si su rrillos o de chanzas entre periodistas o compañeros de intención era, exclusivamente, indagar acerca de posipartido y nunca al electorado se le ocurrió pedirle exbles irregularidades en la adquisición de tres palaceplicaciones sobre su bipolaridad afectiva. Es evidente tes de Madrid por parte del malayo Roca, sobraba la que en círculos periodísticos se conocen buena parte portada de la revista sujetada como si fuese una mulede detalles de la configuración sentimental de los printa bien armada. Si la intención no era sólo intentar incipales ejercientes de la política, pero no suele usarse volucrar al alcalde en la Operación Malaya- -de la que esa información con intenciones desestabilizadoras: le excluyó el propio juez Torres- sino salpicarle persouna diputada ha estado, sin ir más lejos, en el corazón, nalmente y poner en evidencia su vida privada, la bajesucesivamente, de un importante representante en el za del aspirante no tiene parangón. Congreso y de un notable servidor del Ejecutivo, creanEl habitante de la oficina siniestra quiso golpear do entre ambos no poca tensión personal, y a nadie se con fuerza y conseguir que el término sebastianazo le ha pasado por la cabeza convertir ese interesante pafuese sinónimo de un pelotazo de campaña. Lamentasaje- -que explica no pocas cosas- -en una noticia publemente para sus intereses, sólo ha conseguido que blicada. Hay un fair- play vengo a decir. De ahí la evidencie la castaña soberana que se ha pegado. Y la trascendencia del paso dado por este áspero político y que, como no cambien mucho las cosas, puede pegarse parece que brillante economista llamado Miguel Seel 27. bastián. Si el PSOE sabía que en un momento dado éste