Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 18 s 5 s 2007 VIERNES deESTRENO 93 Me fascina averiguar dónde esconde los valores esta sociedad insana y dañina Martha Fiennes s Directora de Alta sociedad 12: 08 al Este de Bucarest País- -Rumanía 2006 89 minutos Director- -C. Porumboiu Actores- -M. Andreescu, T. Corban Desmemoria histórica Alta, con los genes Fiennes chorreando por las orejas (por fortuna más de Ralph que de Joseph) la directora de Alta sociedad pasó por Madrid con su hermano y con Kristin Scott Thomas POR FEDERICO MARÍN BELLÓN -Su película no deja de ser un juicio a las clases altas, aunque al final el veredicto es indulgente. -Es verdad que hay una especie de redención final, pero es una salida del caos y la tragedia que han vivido. Quise creer que todo el mundo tiene el potencial para hacer algo bueno. -Me fascina averiguar dónde esconde los valores esta sociedad insana y dañina. La economía mundial va muy bien, en Inglaterra hay mucha gente rica, pero me pregunto si está educada para mirar por el prójimo. Ya nadie va a la iglesia. No es algo que me preocupe, pero refleja la pérdida de valores. Martha Fiennes acabó muy satisfecha con el trabajo de Penélope Cruz (en un fotograma del filme) -En absoluto. Ralph es un profesional y la presión se genera por el simple hecho de estar actuando. También he trabajado con mi marido (director de fotografía) y otro hermano (músico) Me gusta trabajar con gente cercana. Ralph es diferente a todos. En ese sentido sí es difícil, no por ser mi hermano. ABC A. W. El buen momento que atraviesa el cine rumano tiene uno de sus puntos de referencia en Corneliu Porumboiu, que obtuvo la Cámara de Oro en Cannes 06. Un presentador de una tele local convoca a dos participantes en la revolución de 1989, que acabó con la dictadura de Ceausescu, para ver si realmente el tirano se marchó forzado por la presión del pueblo y si las cosas cambiaron. El tono de este primer bloque evoca el realismo y el humor en sordina de las viejas nuevas olas del cine del Este. El plato fuerte viene con el debate televisivo en tiempo real Un balance demoledor y toda una lección: para hacer cine político no hace falta engolar ni alzar la voz. -En cualquier caso, dibuja una sociedad enferma. ¿cree que es aplicable a su caso? -Creo que le ha gustado trabajar con Penélope Cruz. -En España tenemos un dicho, Donde hay confianza da asco No sé cómo se dirá en inglés, pero -Tiene razón. Le contaré una anécdota. En el rodaje, alguien del equipo se dirigió al productor y le dijo: Tenemos que despedir al director de fotografía; en mi vida he visto a alguien tratar de forma tan grosera a la directora El productor se giró y respondió: No te preocupes, es su marido En el caso de mi hermano Magnus, me da una música maravillosa, pero puede estar tres días sin responder mis llamadas. No creo que a Stephen Frears le hiciera lo mismo. Ralph a veces se acerca y me dice: Esto es un desastre, no funciona Evidentemente, todos se aprovechan de su cercanía para quejarse de una manera muy distinta a como harían con otro director. Más información sobre la película: http: www. aurum. es Ellos y ellas EE. UU. 2005 114 minutos Género- -Comedia romántica Director- -Bart Freundlich Actores- -Julianne Moore, David Duchovny, Billy Crudup, Maggie Gyllenhaal, Eva Mendes -La perspectiva no la adquieres por ti mismo, sino cuando suficiente gente de fuera ha visto la película. Lo raro de este caso es que no se ha visto aún. -Han pasado dos años desde que terminó la película. ¿El tiempo proporciona perspectiva? -Penélope investigó mucho sobre la enfermedad que padece su personaje y averiguó detalles que incorporamos a la película. Es una persona generosa, receptiva y muy creativa. Alta sociedad Gran Bretaña 2005 113 minutos Género- -Drama Director- -Martha Fiennes Actores- -Ralph Fiennes, Kristin Scott Thomas, Penélope Cruz Los ricos también lloran ANTONIO WEINRICHTER Esta pretenciosa película fue elegida para clausurar Cannes hace un año. Debió ser por el reparto: con que sólo hubiera ido la mitad de su elenco principal, el festival hubiera tenido estrellas de sobra para iluminar su recta final. Dirige y escribe Martha Fiennes, quien ya nos aburrió hace años con Oneguin ahora se traslada al Lon- -Es lo único que sé hacer. Si tiene en cuenta la cantidad increíble de películas que ha hecho mi hermano, comparado con mis dos títulos, no puedo pensar que soy ambiciosa. -En su familia hay intérpretes, músicos... ¿Es usted la más ambiciosa por ser la directora? -Es una pregunta manida, pero ¿es difícil dirigir a un hermano? dres actual para ensamblar una de esas historias corales tan en boga, pero le falta el nervio narrativo de un Winterbottom o la sabiduría desestructurada del maestro Altman. Kristin Scott Thomas es una rica mujer frustrada porque su marido es un yuppie sin tiempo para ella que la encierra en una casa de diseño que parece la de Mi tío de Tati. Su suegro, Ian Holm, es un juez retirado de vida aparentemente tan plácida como la de su esposa, siempre absorbida en su jardín. Su marido, Damian Lewis, es un abogado que afronta el dilema de trabajar para un poderoso cliente salido de alguna operación malaya El padrino de su hijo es Ralph Fiennes (el hermanito de la di- rectora) tan amante del arte antiguo como de los adolescentes modernos. Y nuestra Penélope Cruz es una prostituta mucho menos rica con problemas mucho más tangibles; su historia con el pobre Rhys Ifans parece enteramente de otra película, hasta que averiguamos la risible relación que tiene con lo demás. Podríamos comentar lo mal que se le da a la Cruz actuar en inglés (aunque lo que haga es neorrealismo italiano, como acostumbra últimamente) cuando tiene al lado a monstruos del understatement como Kristin o Fiennes. Pero no es culpa suya que le hayan dado el papel dickensiano en este relato que va revelando un designio moralista cada vez más forzado y estridente. Más de lo mismo F. M. B. Vean el cartel y juzguen. Si tienen más de siete años, sabrán si la película les va a gustar o no sin margen de error. Bart Freundlich derrama sin pudor el tópico según el cual ellos sólo buscan el sexo y ellas sus consecuencias. Por supuesto, cualquiera puede sentirse identificado con algún detalle de un guión mil veces leído, y que en sí mismo no es espantoso, pero dado que este tipo de productos sale con tanta frecuencia de la fábrica de montaje, cabía esperar un cuidado más esmerado en los detalles y, sobre todo, un final más original o chispeante. Cabía, pero no.