Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
90 VIERNES deESTRENO VIERNES 18 s 5 s 2007 ABC Maribel Verdú, atormentada en El niño de barro Está en racha desde hace años. Con El laberinto del fauno y El niño de barro que se estrena hoy, Maribel Verdú nos demuestra su gran versatilidad JOSE EDUARDO ARENAS MADRID. Es una de las actrices más solicitadas del momento. El filme que hoy se estrena, El niño de barro de Jorge Algora, es unas de las pruebas de que Maribel Verdú puede con cualquier reto. Se trata de un trabajo propuesto durante el rodaje de El laberinto del fauno que le abrió nuevos cauces interpretativos. La película cuenta la historia real de Cayetano Santos Godina, que asesinó a cuatro niños en el Buenos Aires de 1912, y se sospecha que lo intentó con otros siete. La actriz no conocía la vida del llamado petiso orejudo una expresión que daba tanto miedo como el hombre del saco El guión me hizo llorar asegura Maribel. Este tipo de personajes tienen poco que ver conmigo- -añade la actriz- Me gusta hacer de mujer atormentada y sacar esa parte de mí El resultado lo achaca en parte al teatro, donde se aprende la importancia de la palabra, que luego te da más credibilidad en el cine, que es imagen fundamentalmente Cada actor o actriz tiene su método de estudio, ella aprende el texto a la perfección. Después busco las claves para darle autenticidad. Investigar su pasado es algo que no siempre funciona, prefiero el ensayo a fondo. Es fundamental. A veces se puede cambiar totalmente un personaje para llegar a la misma meta. Me ha sucedido en varias ocasiones Alaba el trabajo del niño- actor Juan Ciancio: Es muy intuitivo y listo para su edad. En la película está espléndido Varios filmes seguidos y el teatro en la mente donde Verdú tiene a su marido, Pedro Larrañaga, como productor. La admiración hacia él se advierte cuando dice que es el más serio que he conocido. Hace las cosas con rigor y eso se nota en el escenario Más información sobre la película: http: www. elninodebarro. com De Niro y Pacino rodarán juntos al calor de su amistad Los dos actores protagonizarán la película Righteous Kill dirigida por Jon Avnet JOSE LUIS DE HARO SERVICIO ESPECIAL NUEVA YORK. Una vez más, el Festival de Cannes se ha convertido en una fuente de rumores y noticias que dejan indiferente a nadie, especialmente a este lado del Atlántico. El último reencuentro de la gran pantalla estará protagonizado por Robert De Niro y Al Pacino, que según anunciaba la revista Variety se verán las caras en la producción independiente Righteous Kill algo así como un asesinato honesto. En el largometraje, que costará alrededor de 60 millones de dólares y contará con el respaldo de Nu Image s Millennium Films y Emmett Furla Films, estos dos colegas de profesión y amigos desde hace años encarnarán el papel de policias encargados de buscar a un asesino en serie. En principio, está previsto que el rodaje comience el próximo 6 de agosto en Connecticut, aunque también se tomarán algunas tomas en Gotham. Esta será la primera vez que ambos históricos de la Meca del cine protagonicen codo con codo una pelicula completa, ya que su único coqueteo conjunto ante las cámaras se produjo hace años en la película Heat de Michael Mann, en la que apenas compartieron un par de escenas. La cinta estará dirigida por Jon Avnet y el guión correrá a cargo de Russell Gewirtz, creador de entre otras historias de Plan Oculto de Spike Lee. Los productores, Avi Lerner y Randall Emmett, no dudaron en confirmar que ambos actores son muy amigos y deseaban protagonizar una película juntos A partir de ahí comenzamos a trabajar en el proyecto Por su parte, Lerner no dudó en tildar esta colaboración como un verdadero fenómeno en la historia del cine Maribel Verdú, en una escena de la película ABC El niño de barro Argentina- España 2007 105 minutos Género- -Drama Director- -Jorge Algora Actores- -Maribel Verdú, Daniel Freire, Chete Lera Demonio vestido de blanco JAVIER CORTIJO La cruda y asquerosa realidad nos ha quitado las ganas de arrancar recordando alegremente niños diabólicos como Daniel el travieso, Alfalfa o el diablillo de La profecía Como siempre, la realidad suele superar a la ficción como una locomotora a un caracol. Véase el caso de Cayetano Santos Godino, alias el petiso orejudo que en el Buenos Aires de principios de siglo dejó secos a un puñado de inocentes de la forma más cruel imaginable cuando aún no le había brotado la pelusilla del bigote. A su lado, el asesino del zodiaco se quedaría al nivel del timo de la estampita. Por supuesto, un material así no podía quedar virgen cinematográficamente hablando, y ha tenido que ser el siempre sagaz Julio Fernández quien tomara cartas en el asunto, confiando tan peliaguda tarea a un novato experimentado como Jorge Algora, quien ha rizado el rizo del riesgo presentando como protagonista a un falso culpable que sirve de hilo visionario para llegar hasta la guarida de la bestia. Algo que le imprime una insólita potencia narrativa al último acto del filme, olvidando algunos descuidos iniciales, incluso de guión. Una impecable escenografía y una Maribel Verdú enrachada logran que esta huella del crimen quede impresa en nuestras retinas, al menos hasta el momento de ver la tajada de sucesos del último telediario. Delirious EE. UU. 2006 107 minutos Género- -Comedia Director- -Tom DiCillo Actores- -Steve Buscemi, Michael Pitt, Alison Lohman ¿Los gusanos tienen alma? FEDERICO MARÍN BELLÓN Es significativo que lo último y lo próximo de Tom DiCillo no sean largometrajes, sino series de televisión, más generosa con el talento iconoclasta que la gran pantalla. Su última obra es una sátira delirante, deliciosa y hasta delicada sobre la fama. Un paparazzi con delirious de grandeza, Steve Buscemi, recoge a Michael Pitt de la calle y lo convierte en su esclavo- ayudante, hasta que el novato entabla una desigual lucha interior entre la lealtad a su incapacitado mentor y la opción de tirar del hilo de la gloria. A estas alturas, está claro que a DiCillo le preocupa menos mantener su fama de director de culto que reflexionar sobre los caprichos del destino, si se permite este último término en el seno de una comunidad que pretende controlar con fórmulas psicomatemáticas algo tan evanescente como el éxito. Al cineasta le agradecemos, sobre todo, que comprima en hora y tres cuartos una dosis de filosofía de la buena, dentro de una cápsula que se traga sin agua, con la mera ayuda de las convulsiones naturales que provoca la risa. Michael Pitt no deja un resquicio entre él y su personaje, pero sin Buscemi el tenderete se derrumbaría. Ambos son la reencarnación de Jon Voight y Dustin Hoffman en Cowboy de medianoche Era una cuestión de justicia poética que la gloria cinematográfica recayera en los dos más feos y bajitos, en las sanguijuelas del sistema. El gran acierto de Schlesinger y de Dicillo, uno con su cruel ternura y el otro con su tóxico sentido del humor, es mostrarnos que esas sanguijuelas tienen alma y sueñan, por increíble que parezca, con que la historia los equipare a esos mismos famosos de los que chupan su sustento.