Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 18 s 5 s 2007 INTERNACIONAL 37 Brown, sin rivales, será primer ministro el 27 de junio El partido laborista lo confirmó ayer como líder, al no presentarse más aspirantes E. J. B. LONDRES. Gordon Brown ya no tiene que esperar más. Tampoco pasaba nada por aguardar unos días de debate interno, dado que lleva trece años confiando en el relevo de Tony Blair, desde el momento en que éste se le adelantó para el liderazgo laborista en 1994. Pero ayer el partido le confirmó como próximo líder, al no tener contrincantes. Al término de la presentación de candidaturas, Brown pudo ayer acudir con la firma de 313 de los 352 diputados que tiene el grupo parlamentario, que es quien establece los candidatos que luego militantes y sindicatos afiliados deben votar. Su anunciado opositor, el izquierdista John McDonnell, no pudo reunir las 45 firmas requeridas para presentarse. La proclamación oficial de Brown se llevará a cabo en una conferencia del partido el 24 de junio. El 27 de junio, Blair presentará su dimisión a Isabel II, y esa misma jornada la Reina llamará a Brown, como nuevo líder del partido mayoritario en el Parlamento, para encargarle formar Gobierno. No habrá elecciones generales hasta 2009 o 2010. Brown, quien ha sufrido hasta ver abierto completamente el camino para el recambio pero que ha recibido finalmente el apoyo de dirigentes blairistas que eran remisos a darle la alternativa, se mostró ayer exultante. Acepto formalmente la nominación y la responsabilidad que conlleva. Me siento honrado de que el partido me haya escogido manifestó en una declaración pública. A pesar de no necesitarlo, Brown participará en la serie de debates abiertos a la militancia que van a celebrarse por todo el país hasta finales de junio. En ellos estarán los seis candidatos al puesto de vicelíder del partido, que conlleva la designación de viceprimer ministro, si bien el número dos del Gobierno corresponde a quien ocupa la Cancillería del Tesoro (Ministerio de Economía y Hacienda) Aspiran a vicelíder el actual ministro del Educación, Alan Johnson, que parte con el mayor número de firmas de apoyo; el ministro para Irlanda del Norte, Peter Hain; el ministro de Cooperación Internacional, Hilary Benn; la presidenta del partido, Hazel Blears; la secretaria de Estado de Justicia, Harriet Harman, y el diputado Jon Cruddas. En su discurso de aceptación, Brown adoptó un tono de especial humildad y aprovechó para marcar algunas distancias del perfil de gobernante que al final muchos británicos han visto en Blair, quizás preocupado en exceso de las presentaciones, aislado en la toma de decisiones y demasiado atento a la política exterior. AP Londres reafirma su alianza con Bush Tony Blair aseguró ayer que el Reino Unido continuará trabajando codo con codo con Estados Unidos en Irak y Afganistán, incluso después de su dimisión formal- -el 27 de junio- mientras que Bush calificó al sucesor de Blair, Gordon Brown, de buena gente En su visita a Washington, Blair dijo no arrepentirse de Irak. La marcha de Blair reaviva su posible conversión al catolicismo La prensa británica da por hecho que, ya fuera del Gobierno, dejará la Iglesia Anglicana s Blair elude comentarios E. J. BLASCO LONDRES. Era cuestión de días, tras el anuncio de próxima dimisión de Tony Blair, que la prensa británica especulara sobre una conversión al catolicismo del pronto ya ex primer ministro, habida cuenta de la seguridad de que no abandonaría la Iglesia de Inglaterra mientras estuviera en el cargo. El asunto fue portada ayer en The Times con un primer plano de Blair con las manos juntas como si estuviera rezando (en realidad, en actitud pensativa) y el titular de que Blair se declarará católico El entrecomillado corresponde al religioso y sacerdote Michael Seed, quien suele celebrar misa en Downing Street cuando los Blair pasan el domingo en Londres. La información de ayer, en la que Seed precisaba que no sabía si algún día Blair entraría oficialmente en el catolicismo, fue acogida con un sin comentarios por parte del portavoz del primer ministro. Aunque la cercanía de Blair al catolicismo, siempre que no haya sido una concesión práctica a su familia (su mujer es católica y sus cuatro hijos fueron bautizados en esa confesión) o fruto de lo que quizás sea eclecticismo, puede deparar en el futuro su recepción por parte de la Iglesia de Roma. Blair nunca ha querido hablar sobre sus creencias religiosas más allá de confesar su fe en Dios y en Jesucristo. Bautizado en la Iglesia Anglicana, no prestó a la religión especial atención hasta su primer año de carrera en Oxford, donde tuvo una conversión de la mano del pastor australiano Peter Thompson. Fue la mezcla de teología y cuestiones sociales lo que propició ese redescubrimiento, llevándole por el camino de un socialismo cristiano. Se encontró con el catolicismo cuando se casó con Cherie Booth. Con ella comenzó a acudir los domingos a una misa católica y a comulgar. En 1996, siendo ya líder laborista y a un año de llegar al poder, recibió una carta del arzobispo de Westminster pidiéndole que no comulgara. Le argumentaba que quizás había tomado la comunión durante sus vacaciones en la Toscana italiana porque allí era difícil encontrar un templo anglicano, pero que esa dudosa excepción no podía continuar en Londres. Blair respondió con la queja de que me pregundo si Jesús le hubiera dado importancia pero parece haber seguido la instrucción. El arzobispo de Westminster le reprendió en 1996 por empezar a comulgar de la mano de Cherie Bautizados sus hijos como católicos y enviados a escuelas católicas, Blair ha visto conveniente que la familia participara conjuntamente en las mismas ceremonias religiosas. Eso y comentarios de algunos sacerdotes que han celebrado misa para los Blair- -primero acudían a parroquias próximas, luego la han tenido en su propia residencia por razones de seguridad- -han dado pie a hablar del criptocatolicismo del primer ministro. En su inclinación religiosa, Blair ha rezado juntamente con Bush y ha mantenido conversaciones sobre la fe con el reverendo Ian Paisley, ahora jefe de Gobierno del Ulster, algo que sirvió para mejorar el entendimiento entre ambos. Desde el siglo XIX no hay impedimento para que el primer ministro británico sea católico. Criptocatolicismo El izquierdista John McDonnell, el único que compitió con Brown, no logró reunir las 45 firmas Me esforzaré por ganar la confianza de aquellos que sienten que la política es un deporte de espectadores. No sólo en política exterior. Quiero ser la voz de las comunidades más allá de Westminster afirmó. Se comprometió a visitar todo el país y aseguró que gastará su tiempo como líder laborista y primer ministro al frente de las escuelas y los hospitales y con la Policía. El apoyo interno logrado por Brown era insospechado hace tan sólo unas semanas, cuando algunos de los más estrechos seguidores de Blair insistían en presionar a David Miliband, ministro de Medio Ambiente, para recoger el legado del actual primer ministro e impedir la elección del titular de Hacienda. La juventud de Miliband era vista además como la adecuada respuesta a la amenaza electoral que supone el líder conservador, David Cameron, que sigue por delante en las encuestas, aunque los laboristas han recortado algo por la salida de Blair. Sin embargo, Miliband acabó por renunciar y expresó su apoyo a Brown. Incluso varios diputados que no han dado su firma para la candiatura de éste han asegurado que no lo han hecho para evitar la apariencia de una coronación y permitir debate en el partido. Visitaré todo el país