Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC ELECCIONES 27 M VIERNES 18 s 5 s 2007 LA OTRA CAMPAÑA ESPAÑA 17 Y A MÁQUINA PHOTOSHOP A MANO Cuando los candidatos salen poco agraciados en los carteles ya no merece la pena pintarles bigotes, verrugas o mellas en los dientes COLUMNA DE SERVICIO reconoció algún dirigente socialista. Hicieron otras, todavía de las que no pedían el voto (menuda farsa) La chaqueta nueva era clara, la camisa blanca y la boca estaba cerrada (en las primeras le asomaban los dientes, aunque desde luego no en un sentido pantojil) Las vallas siguieron siendo horrorosas. Pero eso le pasa a todas, a todos los candidatos (o a casi todos) sean del partido que sean. A ver, ¿quién ha repeinado a Juan Fernando López Aguilar para su cartel? ¿Quién cree que el look Adolfo Suárez o Ignacio Camuñas es el más adecuado en 2007 para el candidato a la presidencia del Gobierno de Canarias? Hay un término medio entre dejar que te peine tu perro (práctica habitual de muchos modernos) o dejar que lo haga el peluquero de Manolete. Aunque la verdad es que al tío el tupé no se le mueve ni tocando la guitarra. Durante las campañas electorales, los políticos siempre se acercan al ciudadano. Y no sólo porque nosotros tenemos lo que ellos quieren (el cordón de mi corpiño, mi niño) Me refiero a que al poner sus caretos a nuestra disposición (y a nuestra altura) permiten que les pintemos bigotes a ellas, pendientes a ellos (menos a los batasunos, que ya los llevan de oficio) verrugas, gafas o mellas en los dientes. Es el photoshop casero y manual de toda la vida antes de que el photoshop de máquina existiera. Pero si la autoridad competente de los carteles pone ya unas pintas de echar a correr, pues nos han quitado la toda la diversión. Rosa Belmonte Juan Fernando López Aguilar, tocando la guitarra en un acto electoral del PSOE ALEJANDRO QUEVEDO Ese guitarrista me suena Los partidos canarios han hecho de la música una poderosa herramienta de propaganda electoral: el rap, el blues y los solos de guitarra de Juan Fernando López Aguilar han entrado en la campaña autonómica y municipal por la puerta grande POR AYOZE GARCÍA LAS PALMAS. Dicen que su sucesor al frente del Ministerio de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, también tiene inquietudes musicales y que tocaba el bajo hace más de treinta años en un grupo llamado Los Cirros. Sin embargo, Juan Fernando López Aguilar, candidato socialista a la Presidencia canaria, todavía hace gala en público de su dominio de las seis cuerdas cuando la ocasión así lo requiere. Su último mitin- rock tuvo lugar el viernes pasado en un escenario al aire libre instalado en una plaza de la capital grancanaria. Un López Aguilar bastante más animado que de costumbre (acababa de salir la encuesta del CIS, y ya nadie cuestiona que vamos a ser los primeros dijo) aceptó la invitación de la banda que amenizaba el acto, se colgó una guitarra eléctrica y procedió a interpretar un solo de blues. Eso sí, durante el resto de la velada, una vez hubo desaparecido de la escena, predominaron los temas de corte nostálgico, como La chica yé- yé Y al igual que el PSOE, la mayoría de partidos políticos del archipiélago han recurrido a fórmulas musicales más o menos pintorescas para atraer la atención de sus votantes potenciales: el PP se aferra a la pegadiza melodía de siempre y Paulino Rivero, candidato de Coalición Canaria, se deja ver junto a grupos folclóricos, pero son las formaciones pequeñas las que aportan iniciativas verdaderamente curiosas. Ese es el caso del nacionalista Francis Candil, que se presenta por Nueva Canarias al Ayuntamiento de Las Palmas. En una clara apuesta por acercarse al segmento más joven de la población, Candil ha presentado esta semana un rap que, en poco más de tres minutos, resume su programa electoral y ataca a sus adversarios, aunque no es él personalmente quien demuestra su habilidad con las rimas. Ahora es la hora de la gente joven, no dejes que tu espacio te lo roben ellos recita el rapero durante una estrofa, para concluir en el estribillo que Francis Candil es la solución, frente al mercadeo y la corrupción la puede ser un señor con boina, pero también otro vestido de marrón. Y eso es peor que la boina. El Pla vestido de marrón es el candidato del PSPV a la presidencia de la Generalitat valenciana. En realidad, fue un señor vestido de marrón porque alguien le dio un pescozón, le hizo cambiarse y lo mandó otra vez al fotógrafo a retratarse. En las vallas publicitarias que técnica y legalmente no piden el voto (o sea, las de hace meses) Ignasi Pla llevaba una corbata, una camisa y una chaqueta marrones. Que hay que tener el espejo estropeado y mucho cuajo para salir así uno de su casa sin rechistar. El conjunto marrón unido a la blanca palidez de su cara hacían que el candidato pareciera Anatoli Karpov (con un poco de Kirk Douglas, por el hoyuelo de la barbilla) Eran unas vallas horrorosas, como P A ver, ¿quién ha repeinado a Juan Fernando López Aguilar para su cartel?