Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 ELECCIONES 27 M ESPAÑA EL ASEDIO A NAVARRA VIERNES 18 s 5 s 2007 ABC Asignan a Garzón la querella de Dignidad y Justicia contra ANV EP MADRID. El juez decano de los de Instrucción de la Audiencia Nacional, Ismael Moreno, remitió ayer al magistrado Baltasar Garzón la querella interpuesta el martes por la asociación de víctimas Dignidad y Justicia contra representantes legales de Acción Nacionalista Vasca (ANV) por integración en ETA, al considerar que es al Juzgado Central de Instrucción número 5 al que corresponde tramitarla por tener ya antecedentes en la investigación. Para su decisión, Moreno ha tenido en cuenta que Garzón ya había realizado diligencias en relación con ANV dentro del sumario 35 02 en el que investiga la financiación de ETA a través de las herriko tabernas La querella había sido presentada ante el juez Grande- Marlaska, quien solicitó al decano que avalara su competencia en este asunto. El juez Moreno reconsidera así la decisión que tomó ayer de enviar la cuestión planteada a reparto, con lo que podría haber recaído en cualquiera de los seis jueces de instrucción de la Audiencia Nacional, y ha optado por remitírselo a Garzón, conforme solicitaba la fiscal Dolores Delgado, que acusó a Dignidad y Justicia de hacer un uso torticero del Derecho y de emplear una estrategia de fraude de ley procesal con el objetivo de sustraer a Garzón del conocimiento de este asunto para lograr resoluciones favorables a sus intereses. La asociación Dignidad y Justicia lamentó ayer que se haya decidido a dedo y no por sorteo qué magistrado de la Audiencia Nacional instruirá la querella. Daniel Portero, portavoz de esta asociación, se preguntó, en declaraciones a Servimedia, cómo el decano de los jueces de instrucción de la Audiencia, Ismael Moreno, puede haber cambiado de criterio en menos de 24 horas Ahora, Portero espera que Garzón instruya este asunto conforme a derecho al tiempo que criticó a la Fiscalía por haber argumentado que Dignidad y Justicia buscaba un fraude procesal presentando la querella cuando Grande- Marlaska estaba de guardia. En este sentido, Portero censuró la actitud del Ministerio Público y aseguró que es triste que se diga esto a los hijos de un fiscal asesinado, en referencia a Luis Portero, padre de los promotores de Dignidad y Justicia, que fue asesinado por ETA. El PP, dispuesto a ofrecer un pacto de gobierno al PSOE para blindar Navarra Quiere cerrar el paso a Nafarroa Bai y a su líder, el ex batasuno Zabaleta s Génova sospecha que Ferraz rechazará la oferta MARIANO CALLEJA SANTANDER BARCELONA. Las elecciones del domingo 27 serán especialmente decisivas para Navarra. Las últimas encuestas coinciden en mostrar una fotografía de la Comunidad Foral en la que la coalición de UPN (partido hermano del PP en Navarra) y CDN perdería la mayoría suficiente para gobernar. Si se cumplen los pronósticos, el frente nacionalista que se presenta bajo el nombre de Nafarroa Bai (ahí están el PNV EA, Batzarre y Aralar) pa, saría a ocupar un lugar clave en la escena política navarra, y su candidato, el ex batasuno Patxi Zabaleta, podría ser el próximo presidente navarro si el PSOE acepta un pacto con la coalición, que no sería gratis. La cuestión no es baladí, ya que Zabaleta y el frente nacionalista que encabeza reclaman la anexión de Navarra al País Vasco, y avanzar así en el mito de su euskalherria En el PP han saltado las alarmas y observan con gran preocupación lo que puede ocurrir en Navarra tras las elecciones. En el caso de que UPN y CDN no llegaran a la mayoría absoluta, los populares estarían dispuestos a pactar con el PSOE para evitar que Nafarroa Bai y Zabaleta puedan hacerse con el Gobierno foral, según han confirmado fuentes de la dirección nacional de los populares. La cuestión, según estas mismas fuentes, es que los socialistas no parecen estar por la labor de llegar a un acuerdo con los populares. ¿Y quién gobernaría en el supuesto de que el PP y el PSOE llegaran a un acuerdo? Los populares entienden que debe gobernar el partido más votado, que será, salvo terremoto impredecible, UPN. Pero si el precio del pacto para que no sea investido presidente Zabaleta es que el candidato socialista, Fernando Puras, sea el jefe del Ejecutivo, las cosas podrían complicarse. De momento, el PP ni confirma ni desmiente, y se limita a remitir a lo que decida la dirección de UPN. Todas las posibilidades están abiertas. Los datos que maneja el PP indican que UPN y el presidente Miguel Sanz mantendrían bien el tipo en las elecciones autonómicas y conservarían los 23 parlamentarios que tienen ahora mismo. El problema estaría en su socio de coalición, Convergencia de Demócratas de Navarra (CDN) liderado por Juan Cruz Alli, tendría una fuerte bajada y pasaría de tener cuatro diputados a tan sólo uno o dos. De esa manera, UPN y CDN quedarían por debajo de los 26 diputados que forman la mayoría absoluta en el Parlamento de Navarra. Por los pelos, pero por debajo. Y ganar las elecciones pero sin llegar a una mayoría suficiente no sirve de nada. El riesgo de que Zabaleta se convierta en presidente de Navarra no es menor. La ambigüedad con que ha respondido el presidente Zapatero siempre que se le ha preguntado sobre el futuro de Navarra hace temer lo peor a los populares, que han echado en falta una declaración rotunda del líder del PSOE en defensa de la Comunidad Foral. En el PP, además, siempre han mantenido que en el proceso de negociación de Zapatero con ETA la cuestión navarra se ha puesto sobre la mesa, como precio político para la supuesta paz. Los socialistas lo han desmentido. El PP mantiene una esperanza. Los populares creen que el pacto entre el PSOE y Nafarroa Bai en el Gobierno foral consistiría en cambiarse el cromo del Ayuntamiento de Pamplona. Pero la estrategia fallaría en un punto, ya que las encuestas que maneja el PP muestran una nueva mayoría absoluta en la capital navarra de la coalición UPN- CDN y de la alcaldesa, Yolanda Barcina. Los socialistas y Na- Bai ya no tendrían cromos que cambiar, y el acuerdo se tambalearía. Los populares creen que en el resto de España no habrá otros grandes cambios tras las elecciones. Confían en mantener Baleares y ganar en Asturias. En Canarias, apoyarán un pacto con CC frente al PSOE de López Aguilar. Socio de coalición Carlos Martínez Gorriarán NAVARRA Y LOS SOCAVONES L os partidarios de que la campaña se consagre a los baches, a los trasvases y a la guerra de Irak- -vivimos en un mundo globalizado- -han reaccionado con furia ante la denuncia parlamentaria de Mariano Rajoy, acusando a Za- patero de reforzar a ETA. Eso no tiene nada que ver con las municipales y autonómicas, protestan. ¿Exagera Rajoy? en absoluto. Es innegable que ETA está engordando, como De Juana, gracias al proceso Lamentablemente, es difícil centrarse en el tráfico y la carestía de la vivienda cuando es la democracia la que puede acabar precipitándose por un socavón. Como es sabido, esos hoyos tienen la nefasta propiedad de crecer en secreto hasta abrirse de golpe, engullendo cuanto haya en la superficie. Tomemos, por ejemplo, el caso de Navarra. Hay consenso en que los resultados electorales de allí serán vitales para todos; incluso los terroristas lo creen. Hay mucho votante aburrido de tanto UPN, y los sondeos apuntan la viabilidad de un acuerdo poselectoral Nafarroa Bai- -PSN, quizás mediante el intercambio del ayuntamiento de Pamplona y del Gobierno navarro. Nadie puede ser tan idiota como para creer que semejante acuerdo no abrirá la revisión del estatus de Navarra en el sentido exigido por los nacionalistas, ETA incluida. Es ridículo pretender que pactarán para mejorar el urbanismo; lo que pactarán, si pueden, es el avance de la negociación política con ETA, esa que está abriendo el socavón bajo nuestros pies en forma de burla constante a la justicia. Como para hablar de los bancos del parque.