Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 17- -5- -2007 Victoria histórica de España frente a Nueva Zelanda en la Copa Louis Vuitton 103 El equipo comandado por Karol Jablonski recorta distancias (2- 1) en la semifinal LO MEJOR El espíritu del Español con 10 La reacción en la prórroga con el marcador en contra y con uno menos. La exhibición de Palop en los penaltis y el acierto en los cambios de Juande Ramos LO PEOR La expulsión de Moisés Una acción infantil del centrocampista del Español desvirtuó un partido igualado. Las sustituciones conservadoras de Valverde El héroe de Glasgow: Este equipo no tiene techo Fue elegido como el jugador más valioso entre vítores de los aficionados J. Á. GLASGOW. Ser portero está de moda en el reino de los héroes. Si recientemente asistíamos al encumbramiento del meta Reina en la Liga de Campeones, anoche era otro cancerbero, Palop, quien alcanzaba la gloria desde el punto de penalti. Elegido por el jurado como el jugador más valioso de la final al detener tres de los cuatro penaltis que le lanzaron, Palop tiene empaque de campeón y hechuras de valiente. Todo ello aderezado con la modestia propia de un ganador: Los penaltis son una lotería y yo he tenido suerte. Soy un jugador más del equipo, aquí todos somos iguales El nuevo héroe de Sevilla está convencido que este equipo no tiene techo Y es que Hampden Park dictó su sentencia desde el punto de penalti. Toda la emoción contenida en el partido y en la prórroga estalló cuando Torrejón, el jugador más joven sobre el campo, fallaba el lanzamiento decisivo. El Sevilla revalidaba así su título de campeón de la UEFA ya erigido en un equipo grande de Europa. Los jugadores andaluces dibujaron la alegría sobre el césped de Hampden Park, felicitándose alborozados con el júbilo mezclado con el sudor sobre sus rostros. Kanouté, Kerzhakov, Adriano, Dani Alves... todos formaron piñas alborozados para dirigirse a continuación a las gradas para recibir los parabienes de su afición. Enfrente, todo era pesar por la nueva ocasión perdida. La maldición de 1988 continuó en 2007 y la lluvia de Glasgow acabó fundida con las lágrimas de los de Valverde. El penalti errado por Torrejón quedará grabado en la retina de la expedición blanquiazul. La mayor parte de los jugadores quedaron tendidos sobre el césped, fundidos por la desilusión y apesadumbrados por la esquiva fortuna. Muchos de ellos tuvieron que ser levantados por sus compañeros. En este empeño tuvo mucho que ver De la Peña. Luego, el capitán Javi Navarro fue el encargado de recoger el preciado trofeo de manos de Platini. A su lado, el Príncipe de Asturias, que presidió el palco. José María del Nido, como presidente, no tardó en unirse a la fiesta, y tras ellos los héroes de esta nueva conquista española en el fútbol europeo. Euforia y decepción Juande Ramos Técnico del Sevilla Palop ha estado inmenso y el equipo ha peleado con todas sus fuerzas. Queda aún mucha tela que cortar. A ver si somos capaces de ganar un segundo título José María del Nido Presidente del Sevilla La maldición sigue en 2007 Estamos haciendo historia. Lograr tres títulos europeos en doce meses y siete días no lo ha hecho nadie en toda Europa. Estoy que me salgo del pellejo José Luis Martí Centrocampista del Sevilla Hemos estado trabajando de la mejor manera y nuestro año es extraordinario. Es un día de alegría para la afición sevillista Ernesto Valverde Entrenador del Español AP Hampden, talismán Este estadio siempre ha sido talismán para los españoles. De las últimas cinco finales disputadas aquí, tres las ganaron equipos españoles, aunque en una se tuvo que recurrir al desempate. El Real Madrid derrotó por 7- 3 al Eintracht en 1960, en una de las finales más recordadas en la historia de la Copa de Europa. El Atlético ganó la Recopa en 1962 pese al empate frente al Fiorentina (1- 1) Cuatro días más tarde venció en el choque celebrado en Stuttgart. La última final en Glasgow acabó con la novena del Madrid ante el Bayer Leverkusen con un gol antológico de Zidane. Ayer, era inevitable que un equipo español debía caer. OJO CRÍTICO Enrique Ortego UNA FINAL DE CHAMPIONS A la espera de lo que el Liverpool de los Benitles y el Milán sin Ronaldo sean capaces de ofrecer en la Champions nuestra final, que decían los colegas de Antena 3, fue inmejorable futbolísticamente hablando. Un partido grandioso, emocionante y bien jugado, tanto como ese Manchester United- -Milán de la Champions o el Madrid- Sevilla de la Liga. La denominada clase media fue clase alta. Jet set pura y dura. Vips del balón. Alto standing A veces no es necesario que una final tenga sello de identidad. No tiene que ser de marca históricamente registrada para ser excelente. Es más, no es lógico ver una final tan abierta, tan desatada, tan valiente, tan extremadamente buena. Final de ida y vuelta. No era la Champions pero la UEFA ayer alcanzó su grado máximo de calidad. El Sevilla y el Español fueron dos dignos finalistas. Fue una final de verdad. Agresiva, viva, con dos equipos que no se tenían miedo, que no tenían nada que perder porque ya ha- bían hecho casi todo lo que tenían que hacer por el mero hecho de estar en Hampden Park. Hasta la expulsión de Moisés (m. 67) -hay que ser temerario y visionario para quitar a Tamudo y más tarde a De la Peña- el Español arriesgó tanto como el Sevilla. Cada equipo se sentía cómodo en su papel. Mandaban los de Juande. Contramandaban los de Valverde. Ida y vuelta. De Palop a Gorka. Mandó el Sevilla con once, pero tuvo que esperar hasta la prórroga para imponer su superioridad numérica y futbolística. No fue definitivo porque este Español europeo no entiende de complejos ni con diez. Los penaltis dieron el campeón: el Sevilla de Palop. Pero antes ya había ganado el fútbol español. Nuestra Liga. Podemos irnos con la cabeza muy alta. Si hubiera podido elegir una manera de perder, prefiero que sea así Tamudo Capitán del Español Una lástima. La expulsión ha sido un poco rigurosa, más en una final Daniel Sánchez Llibre Presidente del Español El fútbol es muy injusto, es un deporte traidor que, cuando menos te lo esperas, te da una puñalada