Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
102 DEPORTES www. abc. es deportes JUEVES 17- -5- -2007 ABC Palop alumbra al Sevilla en Europa Repite en la UEFA después de imponerse al Español en los penaltis tras un impresionante partido Español Sevilla 2 2 Ganó el Sevilla, pero de igual modo pudo ganar el Español. Con once contra once en el campo los catalanes fueron superiores, sobre todo después del descanso. Pese a jugar con diez casi una hora fueron capaces de arrinconar al campeón contra las cuerdas de los penaltis. Pero ahí emergió el guardameta Palop para acabar con el hambre que el Español había puesto en esta final. No se puede pedir mayor entrega a campeones y aspirantes. Todos interpretaron su papel con encomio hasta que se llegó al callejón sin salida de los cinco lanzamientos. Tres fallos son demasiadas concesiones para levantar un título. El Español murió en la orilla después de empatar en la prórroga cuando se encontraba en inferioridad. Nunca sabremos si el equipo de Valverde hubiese tumbado al Sevilla en igualdad de fuerzas. Los cambios conservadores obligados en el Español desvirtuaron un partido que se había inclinado hacia la portería de Palop. Español (4- 2- 3- 1) Gorka; Zabaleta, Torrejón, Jarque; Moisés Hurtado, De la Peña (Jonatas, m. 86) Rufete (Pandiani, m. 55) Luis García, Riera; y Tamudo (Lacruz, n. 71) Sevilla (4- 4- 2) Palop; Alves, Javi Navarro, Dragutinovic, Puerta; Maresca (Navas, m. 46) Martí, Poulsen, Adriano (Renato, m. 75) Luis Fabiano (Kerzhakov, m. 63) y Kanouté. Árbitro M. Busacca (Sui. Amarilla a Luis Fabiano y Kanouté. Dos, y por tanto roja (m. 67) a Moisés Hurtado. Goles: 0- 1, m. 18: Adriano. 1- 1, m. 27: Riera. 1- 2, m. 105: Kanouté. 2- 2, m. 115: Jonatas. Penaltis: 0- 1 (Kanouté) 0- 1 (Luis García, para Palop) 0- 2 (Dragutinovic) 1- 2 (Pandiani) 1- 2 (Alves, fuera) 1- 2 (Jonatas, para Palop) 1- 3 (Puerta) 1- 3 (Torrejón, para Palop) JULIÁN ÁVILA, ENVIADO ESPECIAL GLASGOW (ESCOCIA) Partido grande en Hampden Park. De los que hacen historia. De los que serán recordados por su juego, por sus goles, por su prórroga y por los penaltis. El Español y el Sevilla escenificaron un espectáculo propio de una final que tuvo que resolverse desde el punto de penalti después de ciento veinte minutos intensos embutidos en adrenalina, de buen juego, de entrega, de ocasiones, de alternativas, y que quedó capado cuando el Español se vio en inferioridad numérica por una infantil expulsión de Moisés al principio de la segunda parte. Un duelo a lo grande Así jugó el Español Gorka: Bien. Zabaleta: Bien. Jarque: Notable. Torrejón: Bien. David García: Regular. Moisés Hurtado: Mal. De la Peña: Bien. Rufete: Regular. Luis García: Bien. Riera: Notable. Tamudo: Regular. Lacruz: Regular. Pandiani: Bien. Jonatas: Bien. El entrenador. Ernesto Valverde. Bien. Fiel a su idea fue a por el partido con dos delanteros en la segunda parte. Lo mejor: La decisión de meter a Jonatas, que a la postre empató el partido. Lo peor: La poca aportación de Tamudo y el bajón físico de algunos jugadores. El choque comenzó a lo grande. Sin careta. Con los equipos dispuestos a tomar la iniciativa. La lluvia que cayó a lo largo del día convirtió el terreno de juego en una moqueta rápida y muy exigente en el control, en el pase y hasta en el remate. Más picante para una final que tomó un ritmo vertiginoso, en el que Palop y Gorka tuvieron más trabajo del previsto. Juande renunció a Navas y Renato a cambio del trivote con Poulsen, Maresca y Martí para maniatar a De la Peña. A Alves le dejaron toda la banda derecha y la apuesta fue un quebradero de cabeza para los sevillistas. En medio de la refriega llegó el gol de Adriano. Estelar jugada de laboratorio del Sevilla. Acertadísima la decisión del técnico de dejar en la frontal del área a Adriano y Alves, dos correcaminos con una buena definición. Palop se hizo con el córner que lanzó De la Peña y envió un pase con la mano a Adriano, que ya había puesto la directa por el carril del once. La rapidez del césped le favoreció en su galopada. David García llegó tarde y mal a cerrar el boquete y el brasileño, con la derecha, superó a Gorka. El gol no rompió al Español. Los jugadores del Sevilla posan con el trofeo, que levanta el capitán, Javi Navarro Todo lo contrario. Lo espoleó. Una excelente respuesta para un equipo que no está acostumbrado a manejar situaciones límites. Por el lado de Alves encontró una autopista, en la que Riera y David García se hartaron de alcanzar la línea de fondo para poner en apuros a Palop. Y encontró premio. Riera equilibró el partido antes de la media hora con un disparo que tocó en Alves y despistó a su guardameta. Sintió el golpe el Sevilla. Y es que era un sombra del equipo sólido y resolutivo que atesora. Juande subsanó su error tras el descanso. Deshizo el trivote y metió a Navas por Maresca. El equipo tomó otro aire. Diez minutos más tarde Valverde respondió con una decisión valiente. Quitó a Rufete y metió a Pandiani. Con el movimiento de piezas se intercambiaron los papeles y el partido se inclinó hacia la portería de Palop. Riera estrelló el balón en el larguero y casi logra enmudecer a la afición sevillista. Hasta que llegó la expulsión de Moisés a falta de 25 minutos. Valverde optó por dos cambios conservadores, Lacruz y Jonatas por Tamudo y De la Peña, para sujetar el partido. El encuentro volvió a cambiar de signo. Con el Español aculado atrás se alcanzó la prórroga. El Sevilla golpeó primero con un gol de Kanouté en la última jugada de la primera parte. Parecía todo decidido, pero los periquitos tiraron de casta para empatar con un disparo de Jonatas. Luego vinieron los penaltis. Y la clase magistral de Palop. Y otra herida para el Español, como la del 88. Así jugó el Sevilla Palop: Sobresaliente. Alves: Regular. Javi Navarro: Bien. Dragutinovic: Bien. Puerta: Regular. Poulsen: Notable. Martí: Regular. Maresca: Regular. Luis Fabiano: Bien. Kanouté: Bien. Navas: Notable. Kerzhakov: Bien Renato: Bien. El entrenador. Juande Ramos. Regular. Se vio superado en la primera parte por Valverde. Reaccionó a tiempo y se encontró con la superioridad. Lo mejor. El trabajo de Poulsen, que acabó de central, y el oportunismo de Kanouté. Lo peor. El bajo rendimiento de Alvés y de la banda izquierda.