Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 ESPAÑA LA HORA DE LA VERDAD DEL 11- M TRÁFICO DE LLAMADAS DE LA TRAMA ASTURIANA JUEVES 17 s 5 s 2007 ABC Dos agentes sitúan a Carmen Toro como coordinadora de la red asturiana Trashorras se enteró del atentado cuando su mujer se lo comunicó por teléfono a las 8.41 de la mañana, cuando la mayoría de los españoles no sabíamos nada D. MARTÍNEZ MADRID. Dos agentes del Servicio de Información de la Guardia Civil que investigaron el tráfico de llamadas entre la célula islamista y la trama asturiana acusaron a Carmen Toro de ser la coordinadora de los procesados que trabajaron a las órdenes de su marido, José Emilio Suárez Trashorras, y de su hermano Antonio Toro. Además, los expertos revelaron una llamada telefónica que tuvo lugar el 6 de febrero de 2004 entre el ex minero y Serhane Abdelmajid Faket, El Tunecino líder espiritual del grupo autor de la matanza. Se trata del único contacto detectado entre ambos y la única incursión del ideólogo en la trama de los explosivos. Los datos aportados por los dos guardias civiles ante el tribunal que juzga el 11- M echó por tierra la estrategia de defensa de Carmen Toro de atribuir a su marido la autoría de las llamadas detectadas entre su teléfono (no era de tarjeta prepago) con los móviles de varios de los miembros de la célula islamista, principalmente con Jamal Ahmidan, que, como jefe operativo del grupo, se trasladó a Asturias el 28 de febrero de 2004 para hacerse con la dinamita. Los agentes sustentaron la sospecha de que Carmen Toro fue la coordinadora de la red asturiana en dos pilares. El primero, el tráfico de llamadas de su móvil con varios de los procesados en fechas consideradas claves. Los expertos de la Guardia Civil pusieron como botón de muestra el 5 de enero de 2004. Ese día viajó a Madrid Sergio Álvarez para hacer una entrega de explosivo a Ahmidan y también ese día el móvil de Carmen Toro se puso en contacto hasta en siete ocasiones con el de Álvarez, Amocachi y el de Antonio Toro. Para los agentes, si Carmen Toro no efectuó esas llamadas, sino que fue el ex minero- -así lo mantiene ella- -se demostraría que existían contactos Un permiso de circulación que no levantó sospechas MADRID. Un agente que compareció ayer en una de las pruebas periciales de documentoscopia aseguró que es difícil que un policía de calle se hubiera percatado de que el permiso de conducir de Jamal Ahmidan El Chino era falso. Se refería así a dos episodios en los que la Guardia Civil retuvo en la carretera al suicidida de Leganés. Tras pedirle la documentación, se le dejó continuar la marcha. Es necesario un material óptico especial para apreciar con nitidez la impresión de ese permiso, dijo ayer el perito. Antonio Toro, en primer plano, y el huelguista Hassan El Haski, ayer, durante el juicio oral muy frecuentes y fluidos entre Toro y Trashorras, en contra de la mala relación que ellos dijeron tener. Según los expertos, también cabe la posibilidad de que Carmen Toro estuviera controlando el viaje de Amocachi a Madrid y que mantuviera al tanto del mismo a su hermano. El segundo pilar de las sospechas contra Carmen Toro se basa, según los peritos, en el modus operandi de Trashorras, un individuo que tomaba numerosas medidas de seguridad Su patrón de comportamiento dijeron los agentes, era utilizar para sus contactos cabinas de teléfono o móviles con tarjetas de prepago para no dejar rastro de sus actividades. No creemos- -puntualizaron- -que, ante tales medidas de seguridad, fuera a cometer la torpeza de utilizar un móvil, que al no ser de tarjeta prepago, dejaba rastro De hecho, fue el móvil de Carmen Toro el que llevó a la Policía hasta Avilés al detectarse contactos con el de Jamal Ahmidan, circunstancia a la que también se refirieron ayer los peritos de la Guardia Civil. Pero aquí no terminaron las sospechas de los dos agentes contra Carmen Toro. Destacaron que el mismo día de los atentados, entre las 08: 41 y las 08: 43 horas de la mañana, la mujer llamó varias veces desde el trabajo a Suárez Trashorras y recordaron que el ex minero declaró que se había enterado de los atentados por esa llamada de su esposa. Uno de los peritos expresó su sorpresa por la hora en la que Carmen Toro realizó esas llamadas, POOL Más sospechas El ex minero y El Tunecino contactaron el 6 de febrero; es la única incursión del ideólogo en la trama asturiana cuando- -aseguró- -la mayoría de los españoles no sabíamos nada de la matanza. Con anterioridad al informe sobre el tráfico telefónico entre la célula de Asturias y la islamista, los peritos proyectaron un vídeo de mina Conchita grabado en marzo de 2004 tras los atentados. En las imágenes se ve claramente que la orografía de la explotación convierte casi en imposible su acceso a sus distintos niveles para una persona que nunca haya trabajado allí. Esta idea avalaría la necesaria colaboración de algún trabajador o ex trabajador de la mina con los terroristas. A ello hay que sumar que el fin de semana en el que se robó el grueso de la dinamita (28 y 29 de febrero) había caído en Asturias una gran nevada, que pudo borrar incluso las trazas de los caminos de la mina. Germán Yanke HUELGA DE HAMBRE L o de la huelga de hambre, que tenía en otros tiempos el halo romántico o revolucionario como el último recurso de los rebeldes o perseguidos, está ya muy desprestigiado en España. Después de lo del terrorista de Juana, de los estrafalarios intentos de iniciarla del ex alcalde de Marbella Julián Muñoz, de los ensayos de otros presos comunes tras la suerte del etarra, etcétera, se ha convertido en un burdo recurso procesal que, como se sabe, sólo en casos muy especiales da resultado. En el caso de los procesados en el juicio del 11- M no parece que sea el caso. Y resulta, la verdad, una broma pesada, una extravagancia de mal gusto, como si quisieran añadir escarnio al asesinato de 191 personas y las vidas destrozadas de tantos otros. Primero cuatro, ayer nueve huelguistas de hambre más, el espectáculo de sobreactuación en la Sala para que se reparara en que se encuentran mal, uno tumbado, el otro tapándose la cara, los gestos más alarmados que alarmantes. Todas estas maniobras, en vez de despistar, hacen que pasen ante nuestra espantada memoria todas las víctimas de esta barbarie. Y sus verdugos. Y eso que saben que el tribunal no va a cambiar ni la marcha del juicio ni su estructura formal. Ayer dos de ellos fueron expulsados con la orden de que, si fuera necesario, se les hidratara. La huelga de hambre como defensa, el ayuno contra las pruebas... qué espanto. Mientras les hidratan les deberían leer el informe pericial sobre los explosivos, que es como una enciclopedia y ya ha llegado al Tribunal. Mil páginas y nada de titadyne, sólo contaminación minúscula. Vamos, que los peritos no pueden hablar del explosivo habitualmente utilizado por ETA y que reviste toda lógica el trasiego que los testigos han contado de Asturias a Madrid. Los clientes de la verdadera caravana de la muerte se ponen en huelga de hambre. Lo que les digo: qué espanto.