Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 OPINIÓN JUEVES 17 s 5 s 2007 ABC DIRECTOR: JOSÉ ANTONIO ZARZALEJOS PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA DIRECTOR GENERAL: JOSÉ LUIS ROMERO Área Financiera: Jorge Ortega Área de Márketing: Javier Caballero Área Técnica: José Cañizares Área de Recursos Humanos: Raquel Herrera DIRECTOR GENERAL DE DESARROLLO: EMILIO YBARRA PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO LUCA DE TENA Director Adjunto: Eduardo San Martín Subdirectores: Santiago Castelo, Fernando R. Lafuente, Alberto Pérez, Alberto Aguirre de Cárcer Jefes de Área: Jaime González (Opinión) J. L. Jaraba (España) Miguel Salvatierra (Internacional) Ángel Laso (Economía) Juan Cierco (Cultura, Ciencia y Deportes) Mayte Alcaraz (Fin de Semana) Jesús Aycart (Arte) Adjuntos al director: Ramón Pérez- Maura, Enrique Ortego y Ángel Collado Redactores jefes: V. A. Pérez (Continuidad) A. Martínez (Política) M. Erice (Internacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura y Espectáculos) J. M. Mata (Deportes) F. Álvarez (Comunicación- TV) A. Sotillo (S 6 y D 7) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) y S. Guijarro EL CABALLERO Y EL RUFIÁN LBERTO Ruiz- Gallardón demostró anoche en el debate electoral de TVE que, además de un experimentado político, es todo un caballero. Y en la misma medida en que el alcalde de Madrid hizo alarde de su categoría moral, su adversario Miguel Sebastián acreditó un sentido miserable y rufianesco del debate político. Desesperado por su irrelevancia pública, acomplejado por su inexperiencia política y ahogado en su indigencia moral, no tuvo otro argumento de contradicción con Ruiz- Gallardón que aducir contra él- -mostrando fotografías de medios de comunicación- -supuestas relaciones de presunta índole personal engarzadas a un escándalo- -el llamado caso Malaya, en Marbella- -para zaherir la intimidad del alcalde de Madrid. Miguel Sebastián quebraba así una norma no escrita que se ha mantenido vigente durante las tres décadas de democracia en España: la vida privada de los ciudadanos, políticos o no, su intimidad, no es, no puede ser, jamás ha sido, un argumento en la contienda partidista. Sebastián, al romper este compromiso de forma burda, con una zafiedad ética que le define como inadecuado para el ejercicio de responsabilidades públicas, sentenció su suerte política: un personaje de este jaez no tiene espacio ni lugar en la vida política española. El candidato del Partido Socialista a la alcaldía de Madrid perdió ayer- -si alguna vez la tuvo- -cualquier oportunidad, no ya de lograr un resultado digno en las elecciones del próximo día 27, sino algo todavía más importante: enajenó la ocasión que su comparecencia le brindaba de mostrar, al menos, su estatura ética y su categoría política. Muy por el contrario, sólo alcanzó a exponer al escándalo que provocó su vomitiva intervención, una miserable condición de mal perdedor y peor dialéctico. La gravedad de su conducta requeriría que su partido pidiese disculpas públicas a los ciudadanos de Madrid sin distinción de ideologías o preferencias políticas y asumiese el compromiso de que comportamientos canallescos como los de Miguel Sebastián no se volverán a repetir. El Partido Popular, y en particular el de Madrid, debe sentirse orgulloso de Ruiz- Gallardón quien, con su categoría personal y humana, supo soportar con elegancia, con la respuesta justa, con el gesto adecuado y con el tono acertado, un ataque personal miserable y rastrero. El alcalde agrandó ayer la dimensión de su figura política para legítima satisfacción de sus electores, de su partido, de su familia y de sus amigos. Nunca fue más cierto que sólo ofende quien puede y no quien quiere. ABC, que viene publicando en su versión digital, con reflejo diario en la sección de Madrid, un blog electoral con ambos candidatos, retira esta iniciativa en señal explícita de rechazo al comportamiento inaudito y sin precedentes de Miguel Sebastián. Este periódico- -que tantos insultos, descalificaciones y denigraciones ha sufrido de manera injusta- -no se va a constituir en soporte de las opiniones de un candidato que ha demostrado estar en un nivel ético incompatible con la dignidad de los lectores de ABC y de la trayectoria de este diario. A SERIOS DESAFÍOS PARA SARKOZY A toma de posesión de Nicolas Sarkozy como nuevo presidente de la República Francesa inaugura a su vez una época de la que se espera un gran impulso dinamizador para Francia y, como consecuencia, para toda Europa. Así ha sido saludado por los principales líderes del continente, que, empezando por la canciller Angela Merkel, trabajan ya con una nueva variable con la que esperan dar solución a la crisis institucional que bloquea a la Unión. En concreto, la reunión que mantuvieron ayer Sarkozy y Merkel, que ejerce la presidencia de turno de la UE, representa una escena esperada desde hace mucho tiempo en las instituciones europeas, necesitadas del aire fresco que aporta el nuevo presidente francés después del fracaso del referéndum sobre la Constitución. Incluso en una jornada tan solemne como la de ayer, un grupo de exaltados se manifestaba en París en contra del nuevo presidente. Sarkozy va a tener que afrontar una ofensiva permanente de la extrema izquierda y también- -pero no sólo- -por parte de grupos marginales que ni aceptan las reglas del juego democrático ni dejarán actuar cómodamente al nuevo presidente, al que insisten en atribuir calificativos intolerables. La imagen de alguien que ha sido ministro del Interior y que promete a sus ciudadanos orden y respeto a las instituciones es muy fácil de criticar para quienes suelen mantenerse en los límites de la sociedad. Precisamente por estar sometido a este juicio permanente, Sarkozy corre el riesgo de sufrir un rápido desgaste si no se esfuerza en mantener una ejecutoria impecable en todo momento. Con detalles como los de sus lujosas vacaciones maltesas después de la victoria electoral, o los más recientes reproches sobre los intentos de impedir que se publicase una determinada información sobre su esposa, Sarkozy podría estar comprometiendo el impulso que necesita para llevar a cabo la renovación que reclama Francia. L Tal vez pretenda Sarkozy compensar esa hostilidad irracional por parte del establishment de la izquierda con la oferta que ha hecho para integrar en su gabinete a personalidades procedentes de otras fuerzas políticas, pero si los electores hubiesen preferido a los socialistas en el Gobierno, en ese caso habrían votado mayoritariamente a la candidata del PS, Ségolène Royal. Y si los franceses quieren de verdad esa especie de cohabitación que plantea su nuevo presidente con sus fichajes, se lo podrían pedir directamente en las elecciones legislativas previstas para dentro de apenas un mes. Ser el presidente de todos los franceses no quiere decir que todos los sectores políticos estén representados en el Gabinete, sino que el Ejecutivo tenga en cuenta a toda la sociedad, pero usando las fórmulas y el programa que han recibido el apoyo de un mayor número de ciudadanos, que no han sido precisamente las que representan los socialistas. Es más, Sarkozy ha ganado las elecciones porque representa precisamente un impulso diferente a lo que desde hace medio siglo impregna la vida política en Francia y en casi toda Europa. La generación de la postguerra se termina con el fin del mandato de Jacques Chirac, y la misión que se había atribuido Sarkozy era precisamente la de arrebatar la bandera de la renovación a los herederos del Mayo del 68, que por desgracia han contaminado dos o tres generaciones de intelectuales europeos. Estas son las coordenadas en las que se basó la campaña de Sarkozy, y también las ideas por las que los franceses han confiado en él para dirigir el país en los próximos cinco años. Renovación, porque es lo que necesita el país con urgencia y porque ya se ha visto hacia dónde han conducido a Francia y a Europa los experimentos políticos rupturistas. Es en este marco donde Sarkozy alcanzará sus mejores resultados porque, como él mismo dijo en su toma de posesión, no tengo derecho a decepcionar a los franceses CERTEZAS Y DUDAS DEL INFORME PERICIAL L A polémica sobre los explosivos que estallaron en los trenes del 11- M entra en su fase final, con la entrega alos jueces del más extenso y preciso informe pericial que se ha llevado a cabo para la investigación deun atentado terrorista. Los ocho peritos autores del dictamen- -cuatro oficiales y cuatro de parte- -han empleado las técnicas de análisis más modernas y su trabajo se ha llevado a cabo con plenas garantías detransparencia y objetividad. Precisamente, la exhaustividad delos análisis es lo queha permitido detectar rastros mínimosdesustanciasquenoconstan en anteriores informes periciales, sobre las que se han construido teorías alternativas a la que se está juzgando y cuya única finalidad es deslegitimar el trabajo de las instituciones del Estado de Derecho y de las Fuerzas de Seguridad del Estado. Sin embargo, los ocho peritos están conformes con los resultados cualitativos y cuantitativos, es decir, con la identificación de las sustancias detectadas y con sus porcentajes de concentración. Precisamente, los resultados cuantitativos hacen inasumible la teoría de algunos peritos de parte de que los terroristas hubieran empleado titadyn pues el dinitrotolueno y la nitroglicerina, sustancias propias de esa dinamita (pero también de la Goma 2 EC) hallados en una de las muestras analizadas presentan porcentajes ínfimos que, en todo caso, están por debajo de lo que sería propio de un sustancia integrante del explosivo detonado. Además, a estas alturas de la vista oral ha quedado demostrado que ETA no participó en los atentados del 11- M y que el Gobierno de Aznar nunca mintió en la información dada ese día y los posteriores a la opinión pública. Tampoco se ha presentado un solo indicio de quelos islamistas contaran con otra vía de aprovisionamiento de explosivos distinta de la que dirigían Emilio Suárez Trashorras y Antonio Toro. Ciertamente, cuando los peritos declaren ante el tribunal habrá ocasión para conocer las razones por las que se han hallado sustancias ajenas a la Goma 2 ECO, pero compatibles con otros explosivos, como la Goma 2 EC, de la que, tal y como se ha acreditado por los informes video y fotográficos de Mina Conchita exhibidos en la Sala, había cartuchos diseminados por las bocaminas y al alcance de los mismos terroristas que se abastecieron del explosivo empleado el 11- M. Lo fundamental para el juicio es que este informe no desvirtúa las bases de la acusación contra los veintinueve procesados y el hecho de que la mayoría de los peritos no esté en condiciones de poner nombre comercial a la dinamita que estalló no significa que el tribunal no pueda llegar a otra conclusión atendiendo al resto de las pruebas, que las hay y son convincentes. Es lógico que el curso del proceso no satisfaga a quienes esperaban hallar la prueba irrefutablede la conjura policial contra el PP de la participación de servicios secretos extranjeros o de la mano de ETA en la planificación y ejecución del atentado. Las sesiones del juicio han estado abiertas a todas las pruebas y a todas las hipótesis, pero sólo se han consolidado las que señalan a la célula que organizaron Jamal Ahmidan El Chino y Serhane Ben Abdelmajid Faked El Tunecino con la cooperación de la red de tráfico de explosivos de Suárez Trashorras.