Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 16 s 5 s 2007 CIENCIAyFUTURO 93 Una mesa con gimnasio permite adelgazar trabajando El invento puede quemar cien calorías extra por hora EMILI J. BLASCO. CORRESPONSAL LONDRES. Trabajar frente al ordenador adelgaza... si el cuerpo hace ejercicio. La última invención para perder peso es una curiosa mesa de oficina: por arriba, en una posición elevada y para utilizar de pie, están el ordenador y el teclado; por debajo, una cinta en movimiento que obliga a caminar. La llamada estación vertical de trabajo puede llegar a hacer perder a sus usuarios hasta 30 kilos al año, utilizándola de dos a tres horas al día. Quince personas obesas que voluntariamente se sometieron al experimento quemaron una media de 191 calorías por hora, frente a las 72 calorías que habitualmente quemaban cuando su trabajo era totalmente sedentario. El artilugio, diseñado por investigadores de la Clínica Mayo de Nueva York y presentado en el último número de la Revista Británica de Medicina Deportiva se apoya sobre una plataforma con ruedas, de manera que puede moverse con facilidad dentro de una oficina. La estructura tiene forma de H. Un par de brazos metálicos sostienen el teclado del ordenador y la pantalla, cuyas alturas son ajustables en función de la talla de cada persona. Unos estantes laterales facultan depositar objetos personales. El trabajador puede permanecer de pie, o bien caminar sobre la cinta a la velocidad deseada. Una barra permite agarrarse en caso de que la cinta vaya demasiado rápido o se dejen de usar las manos en el teclado. En los momentos de cansancio, sobre la cinta parada se puede poner una silla alta para trabajar sentado. La CE quiere ganar la batalla de los chips invisibles a EE. UU. y Japón Bruselas, los Estados miembros y las empresas invertirán 2.700 millones en siete años MARIBEL NÚÑEZ. CORRESPONSAL BRUSELAS. ¿Ha pensado alguna vez qué hace que una lavadora funcione cuando pulsamos el botón? La respuesta es un chip u ordenador invisible que se encuentra dentro del aparato y que, aunque no lo percibamos, está presente en muchas de las cosas que hacemos cada día, desde arrancar el coche hasta coger un avión. La Comisión Europea calcula que en 2010 existirán más de 16.000 millones de estos dispositivos, y en 2020 más de 40.000 millones. La cuestión es que ante esta demanda, presente y futura, hace falta una respuesta de investigación tecnológica por parte de Europa que esté a la altura, de tal modo que no se deje la fabricación de estos elementos tan fundamentales a Estados Unidos y Japón, que nos llevan años de ventaja en inversión para investigación en este campo, según explicó ayer la comisaria europea de Sociedad de la Información, la luxemburguesa Viviane Reding. Estados Unidos invierte 300 euros por habitante al año en investigación, Japón 450 y la Unión Europea 80 euros, según datos de Bruselas. Así, el Ejecutivo comunitario anunció ayer que va a proponer al Consejo de la Unión Europea para su aprobación dos Iniciativas Tecnológicas Conjuntas (ITC) sobre sistemas informáticos incorporados y medicamentos innovadores. La idea de fondo es que la inversión en tecnología no salga sólo de las arcas públicas, es decir, que las empresas privadas participen también, y que sea más ágil de modo que se pueda utilizar de forma rápida por parte de los investigadores. En el caso de la primera, la relativa a los chips la previsión es que en 2010 éstos representen entre el 30 y el 40 del valor de los nuevos productos de ciertos sectores; un 41 en la electrónica de consumo, un 37 en las telecomunicaciones, un 36 en la automoción y un 33 en los equipamientos médicos. El presupuesto de investigación para estos chips sería de 2.700 millones de euros a Estados Unidos invierte 300 euros por habitante al año en investigación, Japón 450 y la Unión Europea sólo 80. Este dato fundamental hace que las empresas que investigan huyan de Europa hacia otras zonas del mundo más sensibles a sus necesidades financieras. La intención de la Comisión Europea es inyectar 4.700 millones de euros, entre fondos públicos y privados, en siete años para que esta situación cambie y se invierta la tendencia actual. Investigación, el reto En 2020, más de 40.000 millones de chips invisibles harán funcionar todos los aparatos de uso común Prototipo de la Estación de trabajo vertical balance energético fueran constantes, su pérdida de peso sería de 20 a 30 kilos al año asegura la investigación. Las personas participantes en el experimento aseguraron estar satisfechas con las condiciones en que realizaron su tarea sobre la estación vertical de trabajo. No se produjo ninguna lesión, ni situaciones de excesivo cansancio. La estructura de brazos y cinta cuesta unos 1.500 euros. De momento no se ha comercializado, pero los investigadores ABC de la Clínica Mayo confían en que la invención pueda tener éxito, especialmente en grandes compañías cuyos recursos humanos pueden destinar dinero a facilitar las condiciones de parte de sus trajadores. Según sus diseñadores, si el habitual trabajo sedentario frente al ordenador es sustituido por esta opción de trabajo y paseo, el gasto de energía puede aumentar en 100 calorías por hora Así ocurrió con los quince voluntarios obesos, catorce hombres y una mujer, que regularmente no hacían ejercicio. La estación en movimiento fue utilizada por espacios alternativos de 35 minutos, caminando a una velocidad de 1,5 kilómetros por hora. Así, si individuos obesos reemplazaran el tiempo de estar sentados frente al ordenador por caminar mientras trabajan entre dos o tres horas al día, y si otros componentes del Trabajar caminando La estructura de brazos y cinta cuesta cerca de 1.500 euros, aunque el invento aún no se ha comercializado Quince voluntarios obesos probaron el aparato en periodos de 35 minutos, andando a 1,5 km por hora En cualquier caso, insisten en que, al margen de poder utilizar este nuevo método, las personas que tienen una ocupación sedentaria debieran estirar las piernas con frecuencia para romper la rutina física de estar siempre en su silla. Así, se aconseja levantarse de vez en cuando para comunicarse con algún compañero de la oficina, en lugar de enviarle un correo electrónico; ponerse de pie cuando se habla por teléfono; subir de vez en cuando por las escaleras en lugar de coger siempre el ascensor, y dar un paseo en el intervalo del mediodía sin meterse directamente en un lugar para comer. Estirar las piernas Agilidad y rapidez lo largo de siete años, de los que un 60 correrá a cargo de las empresas y el 40 se dividirá entre la Comisión Europea, con 410 millones de euros, y los programas de los Estados miembros, con 800 millones. El segundo proyecto está relacionado con los medicamentos innovadores y se trata sobre todo de que se pueda investigar sobre medicinas nuevas, más eficaces y seguras más rápidamente, de modo que no se tarde años en conseguir avances en este área, tal y como sucede en la actualidad. Este programa recibirá 2.000 millones de euros también en siete años, de los que 1.000 millones saldrán de Bruselas, y el resto lo aportarán las empresas. El plan de la Comisión Europea es que los ministros de Industria de la UE den su visto bueno a ambos proyectos en el Consejo que se celebrará los próximos días 21 y 22 de mayo, de tal modo que los reglamentos correspondientes puedan desarrollarse en lo que queda de año, y los fondos estén disponibles para los investigadores a comienzos de 2008. Más información en: http: www. eurekalert. org jrnls bm j workstations. pdf Más información sobre la iniciativa: http: ec. europa. eu information society