Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 ESPAÑA La nueva crisis en la inmigración MIÉRCOLES 16 s 5 s 2007 ABC El blindaje costero paró a 7.000 africanos desde agosto, pero se colaron 17.000 La UE aprobó dotar a Frontex con 116 barcos, 27 helicópteros y 21 aviones; por ahora van a llegar un barco y un helicóptero italianos CRUZ MORCILLO ERENA CALVO MADRID LAS PALMAS. El puerto de Los Cristianos en Tenerife, los chalecos y los guantes de los voluntarios de Cruz Roja, los bebés con ojos como platos y las decenas de rostros desesperados alineados en el muelle. Las imágenes de las masivas llegadas de cayucos a Canarias durante el año pasado se repiten- -desde el viernes han arribado más de 1.100 tras el cayuco interceptado ayer en Tenerife- y la escasez de medios para frenarlas también. Desde agosto de 2006 hasta finales de abril el blindaje de las costas anunciado por el Gobierno español no ha evitado que lleguen a las islas unos 17.000 inmigrantes, explican fuentes de Interior. El año pasado lo lograron más de 30.000, según datos de la Delegación del Gobierno en Canarias, seis veces más que durante 2005. En el mismo periodo (ocho meses) los dispositivos de control de fronteras- -básicamente españoles o encabezados por nuestro país- -han abortado la salida de Senegal y Mauritania de otras siete mil personas, que ya se habían embarcado en el cayuco en busca de su lugar en Europa. El dinero que le está costando a España frenar estas salidas masivas es una incógnita. Desde marzo del año pasado se han sucedido las operaciones y los envíos donaciones de medios tanto a Mauritania como a Senegal (puntos del dispositivo de control marítimo) además de ayudas o compensaciones a cambio de su colaboración a Mali, Guinea Conakry, Gambia y Marruecos. Desde el verano pasado y de forma permanente, España tiene desplegadas dos patrulleras de la Guardia Civil en Senegal y un helicóptero de la Policía (entre 20 y 25 agentes en total) otra patrullera en Mauritania, un helicóptero, éste de la Benemérita, y otro grupo de guardias civiles que patrullan con los gendarmes mauritanos en las cuatro embarcaciones que les regaló España. A estas patrullas conjuntas hay que sumar cuatro embarcaciones más por parte del Gobierno de Dakar, y de forma esporádica un buque de la Armada y tres aviones se emplean en labores de reconocimiento a medio camino entre aguas canarias y africanas. En marzo, el ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba manifestó su intención de que Gambia se sumara al patrullaje conjunto, sin detalles posteriores. Las 7.000 personas interceptadas en las costas occidentales africanas se atribuyen también a la participación de los exiguos medios bajo bandera de la Agencia europea de control de fronteras (Frontex) en los dos planes Hera (un buque y un avión italianos y una corbeta portuguesa, además de los enlaces) No obstante, las expectativas de España no se cumplieron ni de lejos después de haber vendido la colaboración y la implicación de Europa como la panacea. Interior y Exteriores tuvieron que negociar in extremis con Senegal en agosto para que pudiera iniciarse el patrullaje en sus aguas, con más de tres meses de retraso, y las patrulleras regaladas a Mauritania- -de las que también se paga mantenimiento y combustible- -permanecieron amarradas varias semanas por falta de tripulación- -la formación corre asimismo a cargo del Gobierno español- El papel de Frontex y de la UE quedó cuanto menos en entredicho, hasta que en febrero se aprobó el Hera III otro decálogo de buenas intenciones con seis países supuestamente implicados que se ha traducido en que los policías y guardias civiles españoles sigan al pie del cañón tragando salitre y gasolina según las fuentes, y a 2.000 kilómetros de casa. Un tiempo limitado A finales de abril, los ministros de Interior de la UE acordaron un plan operativo para Frontex que incluía un catálogo de medios formado por 116 barcos, 27 helicópteros y 21 aviones para llevar a cabo once operaciones conjuntas en 2007. Aún no se ha decidido cómo será el reparto del incomparable despliegue, pero se precisó que los medios estarían disponibles para los Estados durante un tiempo limitado debido a análisis de riesgos y necesidades realizados por la Agencia Por el momento, de ese análisis a España sólo le ha tocado un avión y un buque italianos- -al margen de los propios Uno de los inmigrantes llegados ayer a Tenerife obviamente- -que, según la secretaria de Estado de Inmigración, Consuelo Rumí, llegarán de forma inminente para el patrullaje en las costas occidentales africanas. Un indicativo de la confianza depositada por España en las futuras donaciones europeas es el último preanuncio del Gobierno: dos buques oceánicos, uno de Marina Mercante y otro de la Guardia Civil, con capacidad para entre 12 y 24 tripulantes, que se destinarán en los próximos meses al control de fronteras (el del Instituto Armado en Canarias primero y previsiblemente en Cabo Verde después) El nuevo blindaje coincide con el verano y la temporada de cayucos y, según algunas fuentes, con el temor a nuevos barcos negreros cargados de sin papeles a punto de hundirse, tipo Marine I o Happy Day la auténtica preocupación de los jefes operativos contra la inmigración ilegal y del Gobierno. Envíos donaciones El temor a nuevos barcos negreros, como el Marine I está detrás del anuncio del Gobierno de dos buques oceánicos, según algunas fuentes Más información sobre Frontex en: http: europa. eu agencies commun ity agencies frontex index es. htm Angustia y miedo en un vuelo de Spanair después de que un mauritano intentase entrar en la cabina del piloto E. C. LAS PALMAS. Tensión, nervios y mucho miedo. Es lo que sintieron ayer los pasajeros del vuelo JK- 5005 de la compañía Spanair que cubría el trayecto Gran Canaria- Madrid, y que tuvo que regresar al aeropuerto de Gando a la media hora del despegue. Pasados unos veinte minutos de viaje, un chico mauritano se levantó con la intención de entrar en la cabina del piloto para, según decía, saludar al comandante explicó a ABC el delegado del Gobierno en Canarias, José Segura. El pasajero argumentaba que era piloto de Air Mauritanie, pero la tripulación detectó actitudes extrañas en su comportamiento, según indicó la Guardia Civil, y le denegaron el permiso. Estaba sentado a mi lado y me pareció raro porque tenía una maleta muy grande relató a Ep Michela, una chica inglesa. Para Michela y muchos de los pasajeros, sin embargo, el peor momento fue el aterrizaje en Gando y la detención del hombre por parte de la Guardia Civil, que lanzó lejos su maleta ante las dudas generadas en el vuelo. Poco después, el pasaje iniciaba de nuevo, ya sin sobresaltos, el trayecto a Madrid, mientras los agentes del Instituto Armado interrogaban al sospechoso, un mauritano de 42 años con pasaporte español, que acreditó su condición de piloto de la citada compañía, algo que se negó a hacer durante el vuelo cuando lo requirió la tripulación. Hace sólo tres meses otro ciudadano mauritano protagonizaba el secuestro de un avión de Air Mauritanie procedente de Nuachot y con destino a Nuadibú. En esta ocasión, el individuo, con dos pistolas en mano, exigía desviar el vuelo a París, pero ante la imposibilidad de realizar la maniobra, el aparato terminó aterrizando también en el aeropuerto grancanario de Gando.