Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 ELECCIONES 27 M ESPAÑA LA ESTRATEGIA MIÉRCOLES 16 s 5 s 2007 ABC Europa puede esperar Los líderes europeos se movilizan para preparar la reforma del Tratado Constitucional de la UEs Zapatero, ocupado en dar 17 mítines en España, no se pondrá en marcha hasta que pasen los comicios del 27 de mayo POR LUIS AYLLÓN MADRID. La victoria de Nicolas Sarkozy en Francia ha despejado el camino para tratar de desbloquear la crisis institucional que vive Europa. Los principales gobernantes europeos no han perdido tiempo y han comenzado ya a desarrollar una intensa agenda de contactos para defender los intereses de sus respectivos países ante la reforma del Tratado Constitucional. Según fuentes gubernamentales consultadas por ABC, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, también tiene intención de hablar con algunos de sus colegas europeos antes de la trascendental cumbre del 21 y 22 de junio en Bruselas. Sin embargo, por ahora, su interés no está centrado en Europa, sino en los comicios municipales y autonómicos del 27 de mayo. Zapatero ha programado nada menos que 17 mítines, a uno por día. Sólo una vez que se celebren las elecciones, tendrá tiempo para ocuparse de las cuestiones europeas. Habrán pasado un par de semanas en que la mayoría de sus colegas no habrán estado inactivos. De hecho, el pasado viernes, Sarkozy recibió en París al primer ministro británico, Tony Blair, que, pese a haber anunciado ya su salida del Gobierno, estará aún gobernando cuando se celebre el Consejo Europeo de Bruselas. Por su parte, Sarkozy, hoy mismo, sólo unas horas después de asumir la Presidencia de la República francesa, se trasladará a Berlín para reunirse con Ángela Merkel, la canciller alemana y presidenta en ejercicio de la UE. Todos los observadores coinciden en que el nuevo presidente galo va a imponer un fuerte ritmo a las negociaciones y que la jefa del Gobierno alemán le va a secundar en su empeño. El pasado fin de semana, además, la localidad portuguesa de Sintra fue escenario de una minicumbre sobre el futuro del Tratado Constitucional, que ha contado con la participación del presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso; del presidente del Parlamento Europeo, Hans- Gert Pötering; de la propia Merkel; y de los primeros ministros de Portugal, José Sócrates, y de Eslovenia, Janez Jansa, ya que estos dos últimos países sucederán a Alemania al frente de la Unión en los dos próximos semestres. Las conclusiones de ese debate estuvieron presentes en la reunión que ayer mantuvieron en Berlín, convocados por la Presidencia alemana, los representantes de los 27 gobiernos de los Estados miembros: los conocidos en el argot comunitario como sherpas y que, en el caso español, son el secretario de Estado de Asuntos Europeos, Alberto Navarro; y el director de Asuntos Internacionales del presidente del Gobierno, Carlos Casajuana. Los negociadores españoles no permanecerán inactivos en este periodo que se acaba de abrir e intentarán preservar lo más que puedan el texto aprobado en España por referéndum, pero no podrán contar, de momento, con la ayuda del jefe del Ejecutivo. En el entorno de Zapatero se confía en que las cosas cambien tras las elecciones. En concreto, se piensa que, en las semanas que quedarán entre el 27- M y la cumbre europea del 21 y 22 de junio, deberían fijarse algunos desplazamientos. Los destinos más lógicos serían París y Berlín y podría llegar también el momento de celebrar la cumbre con Polonia, que tendría que haberse celebrado en Cracovia en febrero o marzo, pero que, por acuerdo de los dos países, se ha pospuesto. En Polonia, Reino Unido, Holanda y Francia pueden hallarse los principales problemas para un acuerdo que permita reformar el Tratado. El actual presidente del Principado, el socialista Álvarez Areces, en la fiesta minera de Rodiezmo ABC Todo pendiente en Asturias del voto de las cuencas mineras Mientras los populares casi acarician la mayoría, los socialistas reconocen que su enemigo no es el PP, sino la abstención POR GONZALO DÍAZ- RUBÍN OVIEDO. En 1995, el PP ganó las elecciones y formó el primer Gobierno conservador de Asturias. El experimento apenas duró dos años. El enfrentamiento entre el entonces vicepresidente y ministro de Fomento, Francisco Álvarez- Cascos, y el líder regional Sergio Marqués fracturó el partido y dejó a los afines a este último en minoría. En 1999, los populares pagaron su suicidio político: el socialista Vicente Álvarez Areces obtuvo una rotunda mayoría absoluta. Los comicios de 2003 auparon un Gobierno de coalición PSOE- IU. El PP subió y dio por zanjada la escisión. Era el segundo duelo entre Álvarez Areces y Sánchez. Cuatro años después, la batalla se repite en Asturias. Por el PSOE, Areces aspira a un tercer mandato; por el PP, Ovidio Sánchez, a que esta no sea su tercera derrota, e IU, con rostro nuevo (el del coordinador regional, Jesús Iglesias) a volver a ser llave de gobierno. Y los populares tienen opciones. El desgaste del Gobierno y las fricciones internas en PSOE e IU abren la puerta a una victoria que podría ser insuficiente: 22 escaños, como tope, les dan sus encuestas, a uno de la mayoría absoluta. El mismo número que se atribuye el PSOE. La clave está, en una región pirante popular es una comunidad atascada, con los índices de crecimiento más bajos del país, que no converge con Europa y en la que los jóvenes se ven forzados a emigrar por falta de trabajo. Uno y otro tienen razón. Los indicadores muestran una mejoría, que se sustenta en la obra pública y la construcción, pero que es sobre todo lenta. En lo económico, el Gobierno ha dibujado una Asturias generadora de electricidad y anuncia millonarias inversiones privadas en plantas de ciclo combinado alimentadas por la nueva regasificadora. Chispa para una región ya excedentaria de energía. En lo social, la coalición vende como reales 15.000 viviendas protegidas, frente a las 4.000 que reconoce el Ministerio de Vivienda, y la Ley del Salario Social. La construcción del nuevo Hospital Central y los avances en infraestructuras son las otras medallas al mérito que se apunta el Ejecutivo. Frente a eso, el PP ofrece un modelo liberal. Reducir el tamaño de la Administración, que en ocho años ha ganado 6.000 trabajadores y acabar con los chiringuitos socialistas: la miríada de empresas y organismos públicos, donde se atechan los compañeros de carné en palabras del líder del PP. Impulso a la iniciativa privada, reducción de impuestos, mejoras en educación y apoyo a las familias. Y, por supuesto, una actitud beligerante frente a los que el PP considera como incumplimientos del Gobierno central. LA BATALLA ASTURIANA Autonómicas 2003 -Censo electoral: Votantes- Abstención PSOE PP IU 976.104 63,8 36,2 Principado eléctrico Centrado en las elecciones Votos Diputados 41,4 22 40,1 19 11,3 4 ABC Candidatos 2007 PSOE: Vicente Álvarez Areces PP: Ovidio Sánchez IU: Jesús Iglesias cada vez menos minera, en las cuencas. La salida de la candidatura del PSOE del líder del SOMA, José Ángel Fernández Villa, hace temer una desmovilización del voto minero. El secretario de la Federación Socialista, Javier Fernández, avisó hace una semana: Nuestro enemigo no es el PP, es la abstención La otra piedra de toque está en las alas: los populares necesitarían obtener tres escaños tanto en la circunscripción oriental como occidental para aspirar a la victoria. ¿Y el programa? Los dos gallitos ven dos Asturias. La del presidente es una región que sale de una dura reconversión hacia un futuro brillante gracias al Gobierno socialista. La del as- París, Berlín, Cracovia En el entorno del jefe del Ejecutivo se desearía que viajara a París y Berlín antes de la cumbre del 21 de junio