Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 16 s 5 s 2007 OPINIÓN 5 UNA RAYA EN EL AGUA BÁRBAROS EN EL JARDÍN AY chasquidos de cristales rotos en la campaña y el Gobierno no se da por enterado porque su presidente vive instalado en la nube de un pensamiento mágico que acaso ni siquiera sea él mismo capaz de creerse. Hay una crecida de violencia coactiva que amenaza la esencia misma de la libertad democrática, el derecho de hablar y de elegir, mientras la autoridad se agarra ala ficción de una normalidad cuyo quebranto trata de no ver a base de cerrar los ojos. Hay una marea de sabotaje y boicot que emerge de las cenizas redivivas del terrorismo y anega IGNACIO con su espuma las orillas CAMACHO del Estado, pero el poder se finge impasible y entero para no admitir su encogimiento pusilánime. Hay una grieta abierta en las costuras del sistema, un desgarrón en el traje de fiesta de las libertades, pero el Gobierno se mira en un espejo de autocomplacencia que le devuelve el reflejo de una realidad trucada. Hay un griterío de bárbaros en el jardín de la democracia, pero los inquilinos de la residencia prefieren ignorarlo bajando las persianas de su propia razón ensimismada. Ayer, mientras el mismo Zapatero invocaba en Vitoria el discurso ficticio de una normalidad imaginaria, los escuadrones de la violencia acampaban ante su puerta en una exhibición de impunidad consentida. Ha sido él quien les ha abierto las verjas en que estaban confinados por la ley de una nación dispuesta a resistir, y quien tolera como mal menor, con los dientes apretados y aparente templanza, su pendenciero desafío de matonismo y soberbia. Y ellos lo saben, y se le suben a las barbas con la ingrata chulería de los rufianes, petulantes y envalentonados ante la arrugada pasividad de los débiles. No van a agradecer el favor ni conformarse con migajas, sino que incrementarán el chantaje porque son plenamente conscientes de que quien cede la primera vez ya ha perdido para siempre la virginidad de la resistencia. Eso sí, saben graduar su presión y diferenciar a las víctimas: gritos e insultos contra los socialistas y el PNV palizas y agresiones contra los candi, datos del PP Que se note quién es quién en cada caso. Pero la escala de la amenaza va subiendo, y pronto no distinguirán remilgos. Lo escribió Brecht: primero fueron por los comunistas, pero no me importó porque yo no era comunista... Porque lo importante, lo grave, es que han vuelto. Que se saben impunes porque han percibido que el poder les tiene miedo. Que se recrecen alzados en la debilidad de un Gobierno alobado que se ha atado a sí mismo las manos de la firmeza. Que se han reencontrado en el esplendor de una chulería consentida y conocen el modo de conquistar el terreno abandonado por el imperio de una ley acobardada. Acaso el presidente llegue a creer que puede victimarse, llegado el caso, como uno más ante el regreso de los siniestros escuadrones rampantes del fuego y la violencia. Pero su discurso legalista, paciente, equidistante y conciliador ya no cuela. Él es el responsable. Y no puedefingirse almargen de las consecuencias de su acongojado apocamiento. H EL RECUADRO IRAK COMO PROBLEMA MUNICIPAL L mayor problema municipal de España no es la inseguridad ciudadana, eso de que los chavales no puedan venir solos del instituto sin que los atraque otro de su edad para quitarles el teléfono móvil y la chupa. El mayor problema municipal de España no son los atascos, eso de que te pasas medio jornal dentro del coche yendo o viniendo del currelo: dos horas para allá y dos horas para acá, ya me contarás, la mitad justa de ocho horas. El mayor problema municipal de España no es el ladrillo como fuente de financiación de las arcas vecinales, que hay ayuntamiento que vende hasta la plaza mayor para hacer pisos, a fin de que un promotor inmobiliario afecto a la causa y adicto al régimen le dé la tela marinera del telón que hace falta para poder pagar la mamela mensual a los siete mil millones de paniaguados del partido que han colocado como cargos de confianza o como funcionarios de empleo, que es algo así como tener a los votantes en plantilla con el dinero de los demás. Nada de esto es un problema municipal. No hay ayuntamiento de España donde estos asuntos le quiten el sueño a nadie. Y si ese ayuntamiento está regiANTONIO do por el Partido Socialista Obrero, es BURGOS que ni te cuento. Fiel espectador de televisión, devoto radioyente (uf, qué antigüedad, eso es más rancio que llamar espíquer al locutor... Consumidor habitual, decía, de medios de comunicación audiovisuales dominados por la actual Belchite Mediática de la zapatiesta nacional del zapaterismo, he llegado a la conclusión de que ni transportes públicos ni empleo; ni centros de enseñanza ni asistencia sanitaria en los barrios; ni vigilancia en los colegios contra la droga ni aumento de la delincuencia a causa de los miles de indeseables que hemos fichado con plaza de extranjero. Nada de eso preocupa lo más mínimo a los españoles a la hora de elegir alcalde. El mayor problema municipal de España, señoras y señores, ciudadanos y ciudadanas, vecinos y vecinas, es que el tío del bigote nos metió en la guerra de Irak. Y a eso de la guerra no hay derecho, tío. Y cuantos más días pasan de la campaña, más me reafirmo en mi convicción. No hay más que ver el vídeo electoral del PSOE. ¿Con qué arranca? ¿Con los ciudadanos (y ciudadanas) esperando el autobús municipal que nunca llega? ¿Con las últimas estadísticas sobre asaltos a pisos a cargo de las bandas de oriundos kosovares o ucranianos? Esas son minucias que no preocupan a nadie. ¿Cómo va a arrancar con esas pamplinas algo tan alejado de la mentira y de la crispación como el vídeo electoral del PSOE? Ese vídeo arranca como tiene que arrancar: con la guerra de Irak, oé. Con la guerra de la que menos mal que nos sacó el protector de la ETA, el padrino de Batasuna, el mentor de la ANV el ampara, dor del Juana Chaos, el defensor de oficio de Otegui. Yo la verdad es que cada mañana, cuando salgo de casa, le doy las gracias a estos señores tan pacifistas. Contemplo cómo un simpapeles de un país del Este le da un tirón a una vieja, pero No Passsa Nada: menos mal que mandaron retirar las tropas de Irak. La cola del autobús da dos vueltas a la manzana, pero No Passsa Nada: menos mal que mandaron retirar las tropas de Irak. El atasco del semáforo de la esquina llega cinco calles más allá, en el habitual concierto de bocinas, pero No Passsa Nada: menos mal que mandaron retirar las tropas de Irak. Y el debate electoral en una televisión local de mi pueblo, Polanco puro de oliva, me da la razón. Salen el candidato del PP aspirante al sillón, un papafrita, y el del PSOE, monstruo, que eres un monstruo. El candidato del PP, un chufla, saca los papeles que demuestran que los han pillado con el carrito del helado, metiendo la mano en la manteca de las facturas falsas. ¿Y qué dice nuestro alcalde? Pues lo que hay que decir: que se calle la boca, que su partido de ellos, el del tío del bigote, nos metió en la guerra de Irak, y que gracias a los nuestros podemos votar Con los asesinos terroristas sueltos y honrados por el Estado y con los simpapeles atracándote en la esquina, pero eso no tiene la menor importancia. Usted sabe mejor que nadie que el verdadero problema de su pueblo era la guerra de Irak. E