Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
76 TOROSsSAN ISIDRO LUNES 14- -5- -2007 ABC Fernando Robleño se mereció una oreja de ley tras jugarse la vida toda la tarde FOTOS: IGNACIO GIL Fernando Gladiador Robleño vence en el circo romano de Las Ventas SAN ISIDRO Monumental de las Ventas. Domingo, 13 de mayo de 2007. Cuarta corrida. Lleno. Toros de José Escolar, serios, menos el 1 que se tapaba por la cara y que fue algo más potable; malísimos todos; dos (5 y 6 de Hernández Pla, peligrosos. El Fundi, de verde oliva y oro. Estocada baja y cinco descabellos. Dos avisos (pitos) En el cuarto, pinchazo y estocada corta desprendida, media estocada y cuatro descabellos (pitos) José Ignacio Ramos, de tabaco y oro. Pinchazo y estocada atravesada y dos descabellos (pitos) En el quinto, estocada corta (pitos) Fernando Robleño, de blanco y oro. Bajonazo y cinco descabellos. Aviso (saludos) En el sexto, estocada (petición mayoritaria y vuelta al ruedo) ZABALA DE LA SERNA MADRID. La última imagen de esta película peplum con mezclas del género de terror fue la del presidente Muñoz Infante en el papel del César negándole la oreja al Gladiador Roble- ño después de vencer en la batalla, como si le negase la vida con el dedo pulgar hacia abajo. Las Ventas se convirtió en un circo romano con los toros de José Escolar y Hernández Pla, sacados de los tiempos en los que los dinosaurios gobernaban la tierra, fieras desenjauladas de cuevas atávicas, un salto atrás en el tiempo, cuando el uro campeaba por los bosques de Europa. El Coliseo venteño se llenó de extras, querido Antonio Burgos, que pagaron pero que se equivocaron de plató y de época. La película que querían protagonizar se rodó a finales del siglo XIX, cuando ni se había iniciado la evolución de la bravura y la lidia sobre las piernas predominaba, como los caballos sin peto, las banderillas de fuego, los revisteros contando los cuatro pases preparatorios para la muerte; el filme en el que querían salir trataba de romanos ávidos de sangre, ágrafos de la Tauromaquia, ignorantes del toro bravo, aplaudidores de bestias contra humanos, de tigres contra esclavos. Las Ventas me causó un sentimiento mezcla de vergüenza, tristeza y asco. El Fundi fue pitado por un público duro como la corrida Las ovaciones a toros infumables se sucedieron toda la tarde, sin un ápice de sensibilidad hacia los toreros, que fueron pitados de manera inmisericorde. El Fundi mismamente con el manso e imposible cuarto, que no pasaba la suerte. Se frenaba y buscaba con la recámara cargada. La faena fue como debía, de aliño, sobre las piernas. Peor había sido todavía el segundo, un carnicero, De Juana Chaos en su apogeo, un asesino. Se mascaba el miedo, lo mascábamos unos pocos. Ni tres puyazos redujeron su terrorífico instinto, en especial por la daga derecha. José Ignacio Ramos erró al agarrar las banderillas, y más, ofreciéndoselas a El Fundi. Toma, compañero, te invito EL FUNDI JOSÉ IGNACIO RAMOS FERNANDO ROBLEÑO El cuarto era una prenda y no cabía otra cosa. Los de valor también podemos tener una bronca torera Mi primer toro ha resultado imposible desde la salida; iba a la caza, buscándome la femoral Me quedo con el reconocimiento del público de Madrid. Creo que he hecho un gran esfuerzo