Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 14 s 5 s 2007 INTERNACIONAL 35 EE. UU. y la UE boicotean el aniversario de la reunificación de Jerusalén Los embajadores no acudirán a los actos por el 40 cumpleaños para no reconocer su actual estatus s Duras críticas del alcalde ultraortodoxo de la capital LAURA L. CARO CORRESPONSAL JERUSALÉN. El edulcorado eufemismo oficial de Día de la reunificación de Jerusalén bajo el que el Estado de Israel celebrará pasado mañana el 40 aniversario de la ocupación del este de la ciudad en la Guerra de los Seis Días, se ha estrellado contra el rechazo de la UE y de Estados Unidos, cuyos embajadores no asistirán a la ceremonia parlamentaria en la que se conmemorará tan discutible efeméride. Según revelaba por la mañana Radio Ejército una carta de Harald Kindermann, jefe de la misión diplomática de Alemania- -que preside por turno la Unión Europea- comunicaba ayer en nombre de los países socios al Ministerio de Exteriores hebreo la decisión de no acudir a los actos. Creemos que el futuro de Jerusalén debe ser parte de las negociaciones entre Israel y los palestinos. Nuestro punto de vista no es nuevo y Alemania ha adoptado esta postura de acuerdo con el resto de países explicaba una fuente de la Embajada, que añadía que la delegación germana no puede en modo alguno tomar parte del evento si eso implica que reconocemos el actual estatus de Jerusalén La incomodidad oficial se hacía pública con la difusión, poco después, de que el embajador de Estados Unidos, Richard Jones, tampoco estará en la Knesset. Una ausencia de preocupante calado político, habida cuenta de que Condoleezza Rice suspendió hace días una visita a Israel que debía arrancar mañana, molesta por la debilidad tambaleante del Gobierno judío. En dos palabras, decepción y disgusto el Ejecutivo de Ehud Olmert resumió su reacción a través de un portavoz de Exteriores, mientras otra fuente expresaba su temor a que otros invitados, como los representantes de Jordania y Egipto, tampoco asistan. Pero la contrariedad de las autoridades alcanzó categoría de paroxismo con unas declaraciones del alcalde de la Ciudad Santa, el ultraortodoxo Uri Lupolianski, en las que advertía que, si el representante diplomático germano no puede honrar la capital unidad de la nación judía debería marcharse a Berlín. Quien no reconozca Jerusalén como la capital unida del Estado de Israel, no reconoce el Estado de Israel Este es el único país en el mundo que permite a otros países boicotear su capital y no ubicar sus embajadas en la ciudad maldecía iracundo, en referencia al hecho de que todas las Embajadas extranjeras permanecen hoy en Tel Aviv, y no en Jerusalén, debido al conflicto sobre su estatus. Precisamente, Uri Lupolianski se retrataba con sus propias palabras como ejemplo de la fractura que sufre la ciudad reunificada al alarmar entre ruegos- ¡Dios no lo quiera! -sobre la posibilidad de que Hamás pueda conquistarla demográficamente en cuestión de 12 años habida cuenta de que la mayoría judía ha crecido un 140 por ciento desde 1967 y la comunidad árabe en un 257 por 100. Hamás y Al Fatah pelean de nuevo a muerte en Gaza JERUSALÉN. Cuatro muertos y 14 heridos arrojaron ayer los peores combates entre Hamás y Al Fatah en Gaza desde la formación del Gobierno de Unidad palestino, que se registraron sólo tres días después de la entrada en vigor del llamado Plan de los 100 días activado por las autoridades para intentar poner fin a la anarquía que asfixia la franja. Los enfrentamientos arrancaron cuando militantes islamistas emboscaron un coche de la facción rival matando a sus dos ocupantes, y continuaron cuando, en venganza, pistoleros de Al Fatah irrumpieron en una mezquita y tirotearon a dos miembros de Hamás. Los choques se reanudaron durante el entierro de uno de los hombres asesinados por la mañana, Baha Abu Jarad, un líder de las Brigadas de los Mártires de Al Aqsa, y con ellos una oleada de secuestros mutuos que acabó con la captura de 14 hombres de ambos bandos. Decepción y disgusto Si el representante germano no puede honrar la capital de la nación judía, debería marcharse a Berlín