Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 INTERNACIONAL LUNES 14 s 5 s 2007 ABC Muere el jefe militar de los talibanes en una operación de las fuerzas de la OTAN Los enfrentamientos del fin de semana en Afganistán dejan 55 víctimas insurgentes ABC KABUL. El principal comandante talibán, el mulá Dadullah Lang, jefe de los insurgentes que se han hecho fuertes en varios puntos del sur de Afganistán, murió anoche, según informa Efe, en una operación militar en la provincia meridional de Helmand, confirmaron ayer fuentes oficiales. Fue abatido por nuestros soldados anoche en Helmand y su cadáver ha sido trasladado a (la ciudad de) Kandahar capital de la provincia vecina del mismo nombre, afirmó el gobernador de Kandahar, Assadullah Khalid. Lo tengo delante de mí, mañana (por hoy) lo enviaremos a Kabul Sin embargo, en un comunicado emitido horas después, la fuerza ISAF de la OTAN aseguró que Dadullah murió en una operación de la coalición que dirige EE. UU. apoyada por la ISAF y favorecida por las fuerzas de seguridad y el pueblo afganos, tras haber abandonado su santuario para internarse en el sur de Afganistán. Dadullah era uno de los diez miembros del consejo directivo talibán y comandaba a los insurgentes que operan en las provincias de Zabul, Uruzgán, Kandahar y Helmand. El mulá sanguinario El mulá Dadullah Lang fue nombrado miembro de la plana mayor del consejo rebelde afgano por el propio mulá Omar, lo que se ofreció en vídeo. Tenía entre sus propios hombres reputada fama de brutalidad. Estuvo implicado en el asesinato de los rehenes a raíz del secuestro del periodista italiano Daniele Mastrogiacomo. Se le acusa de ordenar en 2003 la ejecución del delegado de la Cruz Roja. Prometió 100 kilos de oro a quien asesinara a los autores de las caricaturas de Mahoma en 2006. Él mismo entrenaba a los kamikazes en su santuario del sur de Afganistán Cadáver del mulá Dadullah Lang, el más importante comandante talibán afgano Por otra parte, al menos once personas, entre ellas dos niños, murieron ayer en el más grave enfrentamiento entre soldados paquistaníes y afganos, en una zona muy cerca de la frontera. Fuentes paquistaníes confirmaron que el combate tuvo lugar, pero dijeron no disponer de detalles de lo ocurrido. El portavoz de Defensa de Afganistán, el general Zahir Azimi, afirmó en Kabul que el enfrentamiento siguió a un intento del Ejército paquistaní de instalar un puesto militar en suelo afgano. Azimi precisó que los soldados pretendieron instalarse pero fueron obligados a AP retirarse por el Ejército afgano, apoyado por lugareños. Los militares paquistaníes usaron, según Azimi, fuego de artillería contra las tropas afganas y uno de sus proyectiles alcanzó una escuela, donde dos niños murieron y tres resultaron heridos, además de causar heridas a dos policías. En el marco de la misma ofensiva, las fuerzas afganas y de la OTAN acabaron con la vida de 55 talibanes en la frontera con Pakistán. Las operaciones se realizaron en las localidades de Bermel y Gayan, en la fronteriza provincia de Patika, en las que perdieron la vida 15 y 40 insurgentes, respectivamente, según el portavoz del gobernador de la provincia, Ghamai Khan. La violencia alcanzó ayer también a la Policía afgana, pues presuntos talibanes emboscaron un camión policial y mataron a ocho agentes, en la provincia suroccidental de Nimroz, según anunció el gobernador Ghulam Basphaqir. En la provincia de Nangarhar, un policía murió y dos fueron heridos cuando una bomba colocada al costado de un camino estalló cerca de un vehículo policial, dijo Mohamad Akrem, jefe del distrito de Bati Kot. En la frontera con Pakistán EPA Más de un millón de manifestantes en Turquía en favor del Estado laico Más de un millón de personas se manifestaron ayer en la ciudad turca de Izmir, tercera ciudad del país, en favor del estado laico, ante el temor de que el Gobierno- -islámico moderado- -conspire para imponer valores religiosos a la sociedad. Izmir es una ciudad portuaria en la costa del mar Egeo y un bastión del laicismo. La manifestación fue organizada como una muestra de fuerza ante las próximas elecciones generales.