Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC ELECCIONES 27 M LUNES 14 s 5 s 2007 LA OTRA CAMPAÑA ESPAÑA 21 CAMPO DE AGRAMANTE Joaquín Leguina s Diputado del PSOE por Madrid Esteban González Pons s Consejero del Gobierno valenciano LAS ENCUESTAS PREELECTORALES El CIS dice que las cosas se van a mover poco o nada. A lo mejor acierta Las encuestas sirven para satisfacer la curiosidad enfermiza de políticos y periodistas REIVINDICACIÓN DEL GRANO Y LA OJERA Los carteles que invaden nuestras calles estos días muestran a unos candidatos rejuvenecidos l photoshop, ese programa que permite retocar las fotos en el ordenador, cuando cae en manos de los asesores de imagen se convierte en el arma con la que el retrato se venga de Dorian Gray. Al contrario que en Oscar Wilde, nuestros candidatos envejecen como todo hijo de vecino mientras que, sus imágenes en los carteles electorales, por obra del repinte informático, cada vez los representan más jóvenes y en sazón. Soy consciente de que cuando cuelgas tu cara por las paredes es natural que procures estar guapo y bien peinado. Comprendo que lo que le pasó a la candidata socialista a la Comunidad de Madrid en el 99, célebremente retratada como si anunciara una irresistible salsa de tomate o un disco de folklore cantado por la hija del compositor, no es sano para la autoestima y tampoco debe uizá sea por deformación profesional, pero pienso que las encuestas de opinión representan una penosa elaboración de obviedades y las preelectorales- -siempre en mi opinión- -se inventaron para satisfacer la curiosidad enfermiza que sufren dos grupos sociales tan selectos como pequeños: los políticos y los periodistas, que se pirrian por adelantar acontecimientos. Tengo para mí que las mentadas encuestas no sirven para otra cosa, teniendo en cuenta, además, que fallan como una escopeta de feria. Ilustraré lo que acabo de afirmar con un ejemplo bien reciente: las últimas elecciones presidenciales francesas. El viernes anterior al domingo electoral de la segunda vuelta, el más sesudo instituto francés de encuestas electorales esti- Q mó que el señor Sarkozy le sacaría diez puntos de ventaja a la señora Royal. Pues bien, dos días después, terminado el escrutinio, la ventaja fue de seis puntos. ¡Un error del cuarenta por ciento! Imaginemos que queremos estimar la estatura media de los varones españoles y que ésta es de un metro setenta centímetros. Pues bien con un error igual al cometido por ese prestigioso instituto galo el estudio nos diría que los españoles miden, de media, un metro y diez centímetros. Nadie daría dos duros por un resultado tan erroneo y tan errático... Claro que en nuestro caso presente, el de las elecciones del próximo 27 de mayo, las encuestas nos dicen que las cosas se van a mover poco o nada, y a lo mejor aciertan. E Nuestros candidatos envejecen como todo hijo de vecino, aunque en los carteles son cada vez más jóvenes resultar rentable en votos, pero de ahí a dejar a todo un señor concejal con el cutis de una novia media un abismo de honestidad. El photoshop nos ha vuelto a los políticos coquetos y vanidosos. Algunos se han mejorado tanto en su propaganda electoral que se han pasado y se regodean ahora en sus pancartascon rostros planos como paelladediezraciones, ausenciatotal de cejas, dientes de leche, labios rojos como de haber comido carne cruda o menos orejas de lo normal. La faz del que pretende que susvecinosleelijan para algo hay que enseñarla obligatoriamente porque es el espejo del alma y sirveparahacerseunaideadequién es. Por eso reivindico realistas fotos de candidatos, retratos que no resultentanfalsosyequívocoscomo las consignas publicitarias. Para mí, el grano y laojera son democráticamente bellos.