Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 13- -5- -2007 A los 19 años, Juan José Ballesta El Bola espera un bebé de su novia Verónica 101 La pareja lleva varios años junta y ella no pertenece al mundo de la interpretación Con Lola querían demostrar que Hacienda somos todos Aparece la edición definitiva de El volcán y la brisa de Lola JOSÉ EDUARDO ARENAS MADRID. Terenci Moix consideró en el prólogo del libro El volcán y la brisa de Lola una biografía completa, no una hagiografía según el autor de la obra, Juan Ignacio García Garzón- que Lola Flores fue un personaje irrepetible, una de las personalidades más atractivas y ricas de la España del siglo XX. Un fenómeno que admite y admitirá todos los comentarios y todos los estudios Es ahí, entre comentarios, estudios e investigación, donde Garzón dibuja el temperamento genial de esta gaditana, que más de una década después de su desaparición continúa sublimada por el triunfo personal que ella sola se creó hasta llegar al mito que perdurará en el tiempo El volcán y la brisa de Lola (Algaba Ediciones) es una edición nueva, revisada y actualizada, con más del doble de fotografías que la anterior. Se decidió volver a este trabajo porque Lola Flores es una mujer de popularidad y categoría artística que trasciende el tiempo. Su memoria continúa viva, y hay aspectos de su vida, truculentos o no, que todavía son motivo de debate en televisión para levantar audiencias argumenta el escritor, quien siente que su trabajo es como un libro nuevo Es obvio que en los cinco años trascurridos desde que se publicó por primera vez, se ha hablado demasiado de la relaciones amorosas de La Faraona Romances o amores duraderos en los que Garzón asegura no haber entrado en modo alguno en zonas escabrosas. Utilizo el recurso del humor. Ella nunca los ocultó. No cuento nada que no esté documentado. Hay que ser respetuoso Y enumera las entrevistas realizadas por parte de los protagonistas, como Antonio Carrasco El Junco con el que tuvo un romance durante 25 años. A ella le gustaba tener una relación viva, porque era una mujer apasionada. Igual que con la enfermedad. Estuvo 20 años con un cáncer, pero no quiso amputarse un pecho, algo que quizá podía haberle alargado la vida, pero le fueron quitando los pequeños quistes que le iban saliendo. Era admirable. Lola en 1990, cuando la pesadilla de Hacienda amainaba GONZALO CRUZ Actuaba con batas de cola que pesaban mucho y nunca faltó al trabajo, incluso tras una quimioterapia Hay aspectos de su vida, truculentos o no, que todavía son motivo de debate en TV para levantar audiencias HERAS Actuaba con batas de cola que pesaban mucho y nunca faltó al trabajo, incluso después de salir de una quimioterapia. Luis Sanz me lo contaba así, pues lo vivió cuando se hizo El coraje de vivir El escritor alaba el criterio que mantuvieron Lolita y Rosario al mantenerse al margen del revuelo mediático levantado por el programa La pasión de Lola emitido al cumplirse el décimo aniversario de la muerte de la artista. Lolita y Rosario poseen su misma casta. Lolita canta mejor, traspasa las pantallas. Estaba estupenda en Rencor y en la obra tea- tral Ana en el trópico donde trabajaba Pablo Durán, su pareja hoy, un apuesto y buen actor cubano. Rosario es un torbellino que se mueve en los escenarios como Lola; y Antonio dejó marcada su sensibilidad en la obra musical. Hay una unión invisible entre ellas y su madre asegura. Encuentra una similitud en la lejanía entre Lola e Isabel Pantoja por el tema de Hacienda: Con Lola hubo un evidente deseo de que fuera un ejemplo de que Hacienda somos todos, y en el caso de Pantoja hay un componente político de distracción, según los analistas