Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
88 TOROSsSAN ISIDRO DOMINGO 13- -5- -2007 ABC Bautista y una caprichosa oreja para Valverde SAN ISIDRO Monumental de las Ventas. Sábado, 12 de mayo de 2007. Tercera corrida de feria. Casi lleno. Toros de Araúz de Robles, variados de capa, bonitos los tres primeros en tipo justo; desiguales y descabalados los restantes; manejables sin romper hacia delante; destacó el 1 por el pitón derecho. Juan Bautista, de gris perla y oro. Gran estocada (saludos) En el cuarto, estocada levemente atravesada (silencio) Javier Valverde, de grana y oro. Dos pinchazos y estocada baja (silencio) En el quinto, estocada baja (oreja) Iván García, de azul marino y oro. Estocada atravesada (silencio) En el sexto, tres pinchazos y cuatro descabellos. Aviso (silencio) ZABALA DE LA SERNA MADRID. Los públicos responden a impulsos que la razón no entiende. Cuesta entender por qué a Juan Bautista le ningunearon y a Javier Valverde le premiaron con una caprichosa oreja. El antojo ahondó en el agravio que se había cometido con Bautista. En cualquiera otra época de Madrid, su primera faena hubiera sido recompensada, cuanto menos, con una vuelta al ruedo. Pero las vueltas al ruedo se han perdido. Juan Bautista se retiró de los ruedos hace tres o cuatro temporadas, a ojo de mal cubero, con la ilusión desgastada. A veces es necesario apartarse del toro para verlo. A tenor de lo contemplado, el matador francés no ha desperdiciado el tiempo. Ha madurado y ganado en prestancia. Ayer anduvo en torero. Al entrar, salir y estar en la cara del toro. Fue faena precisa. Limpia desde el principio. Segura. Planteó las cosas desde una colocación cabal, con los vuelos, sobre la mano derecha, que era el pitón del toro. Pitón y toro con repetición y chispa, para no dudar. Y Bautista no sólo no dudó, sino que ligó y encontró el sitio exacto. Tres series se encadenaron con importancia. El pitón izquierdo era otra historia, y el toro se quedaba más corto. Remontó la tanda vacía con seguridad y templanza sobre la diestra. Por cierto, que ya había acertado al no picar apenas al toro. Como acertó en un volapié de nítida ejecución y ejemplar colocación. Sin embargo, la única laguna que se atisbó fue el querer alargar la obra e insistir de nuevo sobre la zurda. Un pero menor. Repito: en el pasado, al menos, hubiese paseado el anillo, con pañuelos o sin pañuelos al viento, que debieron aparecer. El cuarto, negro, alto y grande, carecía de fuerza. Rompió la corrida de Araúz de Robles en dos, pues los tres primeros destacaron por su pareja lámina, pareja y en tipo, justo tipo, ni mucho ni poco, el necesario. Bautista quiso ayudar en todo momento al toro. Con temple y con distancia. Con suavidad y una estupenda colocación. Pero ya se sabe que toros así no calan en Madrid. Y más, si pierden las manos de manera constante. Las vibraciones que despertó el francés fueron positivísimas. Bienvenido sea un torero recuperado. Ahora mismo se encuentra en una forma que para sí quisieran unos cuantos que han dado el paso atrás en Sevilla y que figuran en todas las ferias. La oreja de Valverde cayó de modo sorprendente, imprevisto e inesperado. La faena a un Bautista causó una positiva impresión de torero recuperado, aunque no fue debidamente recompensado JUAN BAUTISTA JAVIER VALVERDE IVÁN GARCÍA Me llevo una sensación positiva, pues ha habido momentos importantes en los que la gente ha respondido El pitonazo en la rodilla duele menos con la oreja cortada. El toro no tenía opciones, pero aposté y me entregué Embistiese o no la corrida, yo quería que por mí no quedase. Y creo que se ha visto mi disposición quinto cárdeno y bueyuno no había pasado de voluntariosa. El toro iba a la muleta, pero nunca acababa de irse, con la cara a media altura y un pequeño salto. Una primera tanda con generosos metros de por medio causó a parte de los tendidos una idea equivocada. Al toro le faltó lo que a toda la corrida: romper hacia delante. Fue manejable, pero no rompió. El torero salmantino cerró con unas manoletinas y se tiró a matar por derecho. Del embroque salió tocado. La espada se había hundido considerablemente desprendida. El lance de Javier Valverde cojitranco, y el toro rodando sin puntilla con el espadazo bajo, desató una pañolada bastante cateta. Nada me gustaría más que reconocerle a Valverde esta oreja por toda la lucha que lleva... El segundo había sido un toro colorado que se encogió permanentemente en la muleta, escondido y acobardado. Valverde no tuvo opción más que de estar tenaz. Aunque mejor pudo estar con la espada. Iván García destacó con el capote, aunque al tercero lo paró de manera demasiado violenta. Tanta que dio el toro un tremendo volatín que sirvió por un puyazo en serio. Luego nunca humilló. El sexto, con su cara y vareado, se prestó a un buen saludo a la verónica y a un vistoso galleo por chicuelinas. Cortó mucho por el pitón izquierdo en banderillas, aunque luego se dejó, mal que bien, por los dos, con el defecto constante de la manejable corrida de Araúz de faltarle un tranco más. García, que ayer rehusó coger las banderillas, muleteó airoso y ligero como siempre. No manejó la espada con la certera puntería del toro anterior.