Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 13- -5- -2007 El director danés Lars von Trier vive una crisis artística y no sabe si volverá a rodar 85 gloria personal... Lo que le puedo contar es que he ido siempre a la guerra como un francotirador, sin seguro. Esto es injusto. En cuanto a los héroes hay que buscarlos antes de Cristo. Leguineche no da nombres, se niega a reconvenir a nadie, aunque admite que hay corresponsales que permanecen en los hoteles y desde ellos redactan sus crónicas. Los he visto, admite, pero se ridiculizan a sí mismos, porque los trucos se descubren enseguida. No se trata de una historia que pueda mantenerse En su nuevo libro cuenta el caso de un periodista de La Vanguardia Eduardo Flores, enviado a la guerra de Bosnia, que acabó como general del Ejército. ABC mento en el que los norteamericanos deben retirarse. Todo resulta dantesco donde la muerte se banaliza. ¿Hasta dónde va a llegar Bush? El caso es que mientras muere la gente. -No, creo que es una profesión supravalorada. Entre ellos hay de todo. Gente a la que mueve la curiosidad, hacerse ricos, la -El corresponsal de guerra, ¿es un héroe? -No rendirla. A Leguineche no le gusta el poder, pero buscando la libertad fundó Colpisa; luego Fax Press. A ésta la evoca así: Fue un proyecto lleno de ilusión, pero de imposible realización por la fuerza de los medios todopoderosos, que no permiten sacar los pies del plato y dejan poco espacio para cosas nuevas. Miras el espectro periodístico y sabes que hay poco que hacer. Contemplas territorios ocupados Se duele de que ahora más que nunca a los periodistas les interese el dinero- antes no se hablaba de él explica- Pero aún se duele más de lo que se hace para lograrlo en buena cantidad: basura, basura, basura. Piensa que la Aso- ¿Qué hizo usted para salvar su propia alma? ciación de la Prensa debería intervenir en este asunto, porque no sería censurar, sino salvaguardar la dignidad de una profesión. Ya deja escrito en su nuevo libro sobre otros temas que le conciernen: La libertad de Prensa es el derecho a decir lo que piensa el propietario del medio a condición de que no perjudique a los anunciantes El autor de El Estado del Golpe es un hombre que ha ejercido el periodismo con honor y a quien no ha fulminado una bala, aunque confiesa que lo han hecho otras cosas como ver a los niños bosnios dibujando sólo en negro o a Sharifa, una niña del campo de refugiados de Peshawar, que ganaba 1 rupia por tejer 120 nudos de alfombra, en jornadas de 5 de la madrugada a 9 de la noche. -En su opinión. en el periodismo importa más la verdad que cuidar el estilo. ¿No ha mentido nunca? -Cree que la religión de hoy es el miedo a la muerte. ¿La profesa usted? -No, porque ya he vivido bastante. -Me siento incapaz, incluso si se trata de alguien con quien simpatice. La mentira siempre pasa factura y la historia también. He mantenido la verdad, porque siempre he recordado lo que me dijo el fundador de Le Monde con el lector hay que jugar limpio. No se le puede engañar Las opiniones son libres, pero los hechos son sagrados. Si alguna vez me he equivocado ha sido de buena fe, nunca a conciencia. -Sí, pero al menos te has librado de una muerte estúpida agarrado a un volante. Del absurdo del que hablaba Camus. El club de los faltos de cariño lleva al lector a un mundo de sensaciones, política, ciencia- -personalidades como Indira Gandhi, Einstein, Mandela- filosofía cotidiana, ésa de las gentes- -arrieros, peluqueros, jardineros, etc- sencillas y sabias. Dice Leguineche que el entrevistado que más le impresionó fue Nelson Mandela. Conociendo a Manu resulta lógico, a fin de cuentas fue el hombre que llevó a Sudáfrica la paz, la piedad y el perdón Por cierto, Mandela le pidió el ingreso en su Club. Pero dado que el periodista piensa que este político tiene el cariño de todos, le hizo socio de honor. Hay quien deja la ciudad en busca de utopías. Manuel Leguineche al dejar Madrid sólo huía de la falta de paz exterior. La paz interior la llevaba puesta. Comenta que le gustaría que su querida Brihuega recibiese el título de La ciudad del silencio o, cuando menos, el de Jardín de la Alcarria El propio Manu merecería, aunque ha recibido numerosos premios, uno. No es para menos tratándose de alguien que hace suyas las palabras de Juan María Peña del Diario Vasco Lo que sé de periodismo cabe en un papel de fumar Inaudito en el mundo que vivimos. Hay que pensar en un título para él por su falta de engolamiento. -Nunca parece suficiente. ESTO ES LO QUE VERÁN TODOS LOS QUE SIGAN AL NÚMERO 1. SANTANDER PRESENTE EN MÁS DE 40 PAÍSES