Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
70 MADRID DOMINGO 13 s 5 s 2007 ABC UNA Y MEDIA Jesús Higueras PENTECOSTÉS odas las personas que hacen oración oración, tienen una seria dificultad y es que cuando uno está recogido en la presencia de Dios todo parece más fácil y llevadero. Pero cuando termina el tiempo de oración o salimos del Templo, nos metemos en el fragor de la vida y parece que todo lo quehabíamos experimentado se queda en pura teoría o incluso en un rato de sentimiento. Cada vez que acudimos a Cristo, nunca nos vamos vacíos, pues Él deja en nuestra alma el don del Espíritu por el cuál, a lo largo de la jornada, nos va recordando todo lo que hemos vivido en la oración. Es el Espíritu de la verdad, porque Él hace que Cristo siempre sea verdad en nosotros: cuando conducimos, trabajamos, lloramos, reímos, nos divertimos o lo pasamos mal, tiene la capacidad de que Cristo suceda en nuestros pensamientos, palabras y acciones. Faltando poco tiempo para T Pentecostés, empezamos a prepararnos a la llegada del don más grande que Dios nos hace. El Defensor, aquél que va a hacer que Cristo no se quede en una teoría, sino que conseguirá que todas las palabras de Jesús se cumplan en nosotros. Por eso tenemos una grandísima necesidad de invocarle siempre, de vivir la vida del Espíritu, que no es otra cosa que el amor del Padre y del Hijo. Por eso Jesús comienza diciendo: Al que guarde mis palabras mi Padre lo amará, vendremos a él y haremos morada en él Ser morada de Dios no es otra cosa que ser templo del Espíritu Santo, qué es el amor de Dios. Entonces veremos como el cristianismo no es una ideología, no es una teoría, sino que tiene cuatro dimensiones fundamentales: Un primer momento que es la fe o el Credo, un segundo que es la celebración o los Sacramentos, en tercer lugar la práctica o la vivencia de la fe y en cuarto la oración, que es interiorizar cada vez más en un plano espiritual aquello que hemos creído, celebrado y practicado. El que se encarga es el Espíritu Santo. Pidámosle a Cristo que por intercesión de la Virgen, puesto que Ella lo hizo en Pentecostés, reúna a sus hijos y que esperemos con confianza la promesa, el don del Espíritu Santo. Nueva unidad para mayores con insuficiencia cardiaca Funciona ya en el centro Ramón y Cajal y evitará visitas innecesarias al servicio de urgencias así como ingresos hospitalarios M. I. S. MADRID. Contribuir a la mejora de la atención de los mayores afectados de una insuficiencia cardiaca (IC) es uno de los objetivos de la nueva unidad específica para este tipo de dolencia que se ha puesto en marcha en el hospital Ramón y Cajal de Madrid. La iniciativa, dotada de alta tecnología y resolución, se denomina Unidad de Insuficiencia Cardiaca y Riesgo Vascular del Anciano y, además, está pensada para dar una asistencia primordial, continuada e integral a los pacientes mayores con insuficiencia cardiaca. Según fuentes de la Consejería de Sanidad- -de donde depende el hospital Ramón y Cajal- -la nueva unidad, integrada en el Servicio de Medicina General, evitará visitas innecesarias a urgencias y, también, reducirá el número de ingresos. Se ha elaborado un programa de coordinación con el área de Urgencias y Atención Primaria para que la nueva unidad se implique en el seguimiento del paciente, independientemente del entorno asistencial donde éste se encuentre. Así, el médico de familia y el propio paciente pueden contactar con la unidad para resolver problemas urgentes, sin necesidad de acudir al servicio de urgencias del hospital. El paciente atendido en la unidad que padece IC o riesgo vascular es mayor de 70 años y no necesita una intervención cardiológica inmediata. El perfil de este enfermo es, preferentemente, el de una mujer cercana a los 80 años, con hipertensión arterial, diabetes mellitus, dislipemia, fibrilación auricular, disfunción renal, obesidad e insuficiencia cardiaca, lo que requiere unos ocho fármacos para su tratamiento, visitas a urgencias y hospitalizaciones. La nueva unidad ya ha atendido a 400 pacientes desde sus primeros pasos el pasado mes de febrero. Los resultados han sido satisfactorios. Más del 80 por ciento de los pacientes han logrado los objetivos terapéuticos farmacológicos. Según Sanidad, se evitarán este año unos 200 ingresos, 1.100 visitas a urgencias y la reducción de ir a otras consultas como las de cardiología, neumología y reumatología. Ventajas Programa de coordinación Desde su puesta en marcha ya ha atendido a más de 400 pacientes; el 80 ha logrado los objetivos terapéuticos