Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 INTERNACIONAL DOMINGO 13 s 5 s 2007 ABC HORIZONTE Ramón Pérez- Maura Irán puede convertirse en una amenaza nuclear en el futuro Alexandr Vondra s Viceprimer ministro checo de Asuntos Europeos Viene a España con una agenda apretadísima en la que destaca una cuestión fundamental: la construcción en territorio checo del radar norteamericano antimisiles ante el peligro que supone para Occidente el acceso de Irán al arma nuclear POR JUAN M. AMORÓS FOTO ÁNGEL DE ANTONIO MADRID. La embajada de la República Checa en Madrid ha perdido su centroeuropea placidez habitual. Es un hervidero de personas que entran y salen que recuerda más a la bolsa de Nueva York que a las tranquilas orillas del Moldava a su paso por Praga. Está de visita oficial a España el viceprimer ministro para Asuntos Europeos, Alexandr Vondra, en cuya competencia entran el sistema antimisiles que desea desplegar Estados Unidos, y la aprobación del Tratado Constitucional de la Unión Europea. El jueves, precisamente, se abrieron en Praga la primera ronda oficial de consultas de carácter técnico para la instalación del radar antimisiles. SARKOZY Y BLAIR: UN ENCUENTRO n un caso sin precedentes, el nuevo presidente de la República Francesa ha decidido que el primer jefe de Gobierno que recibe sea un político, Tony Blair, que la víspera había fijado la fecha de su inminente retirada. Lo normal hubiera sido que Sarkozy mostrara su interés por reunirse con el que todo el mundo sabe que va a ser el nuevo primer ministro, Gordon Brown. Pero Sarkozy ha querido dejar patente, de manera incuestionable, el respeto que siente por el dimisionario Blair. Cuando se puede evitar un gesto como el de reunirse con un político acabado, fuertemente cuestionado a izquierda y derecha- -por razones muy distintas- -y aún así se escoge celebrar un encuentro con cámaras, se está dando prueba irrefutable de que Sarkozy no va a permitir que otros le marquen la agenda política. Él quería hacer un gesto de respeto y admiración al denostado Blair. Y lo hizo. Y qué decir de Blair. Cuentan sus asesores que el todavía primer ministro británico odia las broncas, pero que cuando se tenía que reunir con Jacques Chirac sabía que el encuentro invariablemente derivaba en una bronca. Quizá no sea algo muy distinto a lo que le pasaba a José María Aznar. Y quizá por eso Blair siente por Sarkozy el mismo afecto que le tiene proclamado Aznar. Me gusta mucho. Le respeto ha dicho el inglés. Sería justo preguntarse qué es lo que Sarkozy admira en Blair. Y ahí podemos especular. Sin duda no serán los casos de corrupción que han ido apareciendo a lo largo de su década en el poder. Ni su cuestionable relación con la verdad. Ni su incapacidad para reformar la posición británica frente a Europa. Lo que Nicolas Sarkozy y Tony Blair parecen compartir es su determinación por llevar adelante las ideas en las que creen. No son políticos de consenso, sino de llevar adelante su programa y rendir cuentas en las urnas, no en los programas de televisión. Para ellos, gobernar no es una cuestión de buen rollito, ni de talante. Lo suyo es marcarse un objetivo y cumplirlo. Sarkozy toma el relevo a Blair. E Alexandr Vondra, viceprimer ministro checo para Asuntos Europeos, con ABC un sistema- -y abierto las fuentes de financiación- -para construir un radar antimisiles en Europa Central capaz de neutralizar esa amenaza. Para ello piensa desplegar en Polonia un sistema de misiles antimisiles y en la República Checa, un radar de detección temprana que actúe con aquel. tá dispuesto a instalar y poner en marcha ese sistema. Todo lo que tenemos que hacer es negociar los aspectos técnicos. Tenemos una segunda opción que me parece el peor de los escenarios. Que Estados Unidos decida proteger tan sólo sus fronteras. En ese caso Europa debería protegerse a sí misma, y todos sabemos que no tenemos ni la capacidad, ni la tecnología militar ni los recursos que tienen los Estados Unidos. -Estamos al comienzo. El jueves empezaron los primeros contactos. Yendo todo bien no creo que vaya a estar instalado para 2012. En cualquier caso, de ninguna manera antes de 2011. Queda mucho tiempo y es labor de mi Gobierno, y de los sucesivos Gobiernos si los hubiere, informar a los ciudadanos de la necesidad de instalar ese sistema. Debemos resaltar los beneficios defensivos y económicos- -por mucho que éstos sean completamente secundarios- -para que nuestros conciudadanos puedan tener la perspectiva y el significado correctos de lo que supone instalar el sistema, y los riesgos que correríamos de no instalarlo. ¿Cuál es su punto de vista sobre la construcción de ese radar? -Creo que en cuestiones de defensa debemos estar al lado de los norteamericanos. ¿Por qué? -Porque estamos convencidos de que va en ello la defensa de Europa. El Gobierno norteamericano, convencido del peligro que podría suponer un Irán con armas nucleares, ha elaborado -Hoy no. Pero hay una realidad, y es que Irán- -país productor de petróleo- -está experimentando con la energía nuclear. Se supone que con fines pacíficos, pero no hay datos. Así que, por mucho que hoy no suponga una amenaza real, en el futuro, quizá podría serlo. No debemos caer en las exageraciones que se cometieron con Irak, pero tampoco hay que olvidar que podría llegar a ser una amenaza real. -Creo que hay dos caminos. El primero, colaborar con Estados Unidos. Washington tiene los recursos y la capacidad y es- ¿Y cree usted que Irán supone una amenaza real para Europa o Estados Unidos? -Ésa es la posición del Gobierno, pero en Chequia hay una gran división sobre esta cuestión... -A nivel parlamentario hay unos partidos de la izquierda contra el radar, que lo discuten con fuerza y trasladan sus posturas a la calle. En la calle, la reacción me parece completamente natural. Las cuestiones de armamentos y despliegues tienen siempre muy mala prensa. Eso no es un fenómeno exclusivo de nuestro país. Se da en todo el mundo. Es natural que haya cierta oposición. -El presidente Putin se muestra muy en contra y ha amenazado con una suspensión del Tratado de Fuerzas Convencionales en Europa si se instala ese sistema... ¿Cuál es su punto de vista? -Y, entonces, ¿qué línea se propone seguir su Gobierno? Tratado Constitucional Europeo, de entrada no MADRID. Alexandr Vondra sonríe porque es consciente de que España votó sí al Tratado Constitucional Europeo ...pero Chequia está en contra No es que no queramos un Tratado Europeo, no queremos ése Tratado Europeo, que han rechazado varios pesos pesados de la Unión Europea. El argumento es multidireccional. No vemos una Europa sin un país como el Reino Unido, que rechaza el tratado, o como Holanda. No es una cuestión de efectividad, es más de balance de poder, de influencia, de proporcionalidad entre grandes y pequeños. Por eso nos inclinamos más por ese minitratado que propone Alemania. Además creemos- -sonríe de nuevo- -que es demasiado largo. ¿Cree usted que alguien se lo ha leído entero? Y sin embargo lo han votado. Yo lo he hecho, lo he leído- -tres veces- -y sigo pensando que es demasiado extenso. En serio- -dice y vuelve de nuevo el político- -lo realmente importante para Europa es su competitividad en el mundo, y eso, no nos engañemos, sin el Reino Unido, u Holanda u otros, no es posible -Sí, lo ha hecho, pero no creo que deba sentirse amenazado por muchos motivos. El sistema del que hablamos es puramente defensivo, no es en absoluto ofensivo. Rusia dispone de miles de ojivas nucleares y rádares desplegados en su territorio para los que no significa nada el sistema que tratamos de desplegar. Además Rusia es nación amiga, así que no tiene motivos para preocuparse de ninguna agresión por parte de nadie aquí. En el fondo creo que Rusia debería reflexionar seriamente sobre su papel como potencia real y dejar de utilizar cuestiones como los gasoductos o similares para presionar a unos vecinos que realmente son sus amigos. Queremos explicar a los rusos que el sistema no tiene nada que ver con ellos.