Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
86 TOROS www. abc. es toros SÁBADO 12- -5- -2007 ABC Remate con el capote de Pedro Gutiérrez Lorenzo El Capea REUTERS Se consumó la salmantinada con la inestimable colaboración de Lagunajanda SAN ISIDRO Monumental de las Ventas. Viernes, 11 de mayo de 2007. Segunda corrida de feria. Casi lleno. Toros de Lagunajanda, serios por delante y sin remate por detrás, 5 y 6 mal presentados; descastados, no podían ni con los cuartos traseros; manejables 2 y 3 Dos sobreros, uno de José Luis Pereda (5 bis) mansito y a menos, y otro de Espartaco (6 bis) manso en el caballo y con nobleza y recorrido en la muleta. López Chaves, de azul marino y oro. Media estocada en los bajos y cinco descabellos (silencio) En el cuarto, dos medias estocadas y cinco descabellos (silencio) Eduardo Gallo, de carmesí y oro. Pinchazo y estocada (silencio) En el quinto, pinchazo y estocada (silencio) El Capea, de azul pavo y oro. Estocada (silencio) En el sexto, estocada (silencio) ZABALA DE LA SERNA MADRID. Lo que tiene que hacer Martínez Uranga es repetir el cartel en Salamanca. O en Santander o Albacete mejor, a ver si hay valor. Aquí nos lo hemos comido con patatas porque somos unos güitos y sólo en voz baja decíamos vaya tela Y encima saltó al ruedo la corrida de Lagunajanda con una morfología curiosa: los cuatro primeros toros habían desarrollado un tren delantero serio y a la par una especie de atrofia de los cuartos traseros. Los taurinos hablan de que cuando se mueven mucho los toros en el campo, por temor a las caídas, se quedan así de estilizados. Pero, a tenor de lo presenciado, igual el remedio es peor que la enfermedad. O a lo peor el diagnóstico es erróneo, y el problema reside en la ausencia de casta, en el motor y no en la carrocería. La corrida careció de tracción trasera, lastrada y desinflada, como desriñonada, sin ningún poder, ni tracción interna. El colmo fueron quinto y sexto que, de tanto moverlos, aparecieron como galgos. Y ahí entra ya la autoridad de la plaza de Las Ventas para plantar un stop a semejante falta de trapío. Mejor será el rechazo previo que la devolución en el ruedo, como sucedió con los inválidos animalejos. O sea que lo de Lagunajanda con- tribuyó inestimablemente a la consumación de la salmantinada. López Chaves había anunciado que la tarde pondría a cada uno de los tres espadas salmantinos en su sitio, y buena razón que tenía, porque a él, de momento, le ha condenado a las galeras de las corridas duras, que no es el mejor de los sitios. El hombre quiso saldar el duelo provincial a tres bandas pronto, y se fue a portagayola. El toro se frenó y Chaves aguan- tó y tiró la larga cambiada in extremis. Ya se quedaba la embestida por debajo del capote en las verónicas entonces; la opción de hacerle la mínima sangre en el caballo ayudó algo, no mucho. El charro le dio la media distancia y al menos logró que los viajes fuesen algo más largos en dos tandas diestras en las que el toro salía con la cara alta, sin maldad ni celo. Su toreo tuvo los mismos resortes que ante una de las corri- LÓPEZ CHAVES EDUARDO GALLO EL CAPEA Mi primero no tenía maldad, era noble, pero el cuarto pegaba tornillazos en plan bruto El sobrero tenía clase, aunque no duró ni dos tandas. Y yo he demostrado mis ganas y mi disposición Me hacía falta un triunfo como el comer, porque hay muchos toreros arreando muy fuerte