Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
80 CULTURAyESPECTÁCULOS www. abc. es culturayespectaculos SÁBADO 12- -5- -2007 ABC Los judíos eran el mayor peligro ante la guerra Richard Evans s Historiador del III Reich El historiador británico presenta El III Reich en el poder (Península) segundo tomo de su monumental trilogía dedicada a la historia de Adolf Hitler y de la tiranía nacionalsocialista POR TULIO DEMICHELI FOTO: SIGEFREDO MADRID. En el primer volumen de esta trilogía, La llegada del III Reich (Península, 2005) el historiador británico abordaba las causas que permitieron la llegada al poder del Nsdap (Nationalsozialistische Deutsche Arbeiterpartei) Prometía soluciones radicales a los grandes problemas de Alemania- -señala Richard Evans a ABC- Por su parte, las élites conservadoras esperaban utilizar el apoyo de las masas a los nazis cuando se estableciera un gobierno de coalición encabezado por Hitler. Pero éste, cuyo techo electoral en comicios libres nunca superó el 37,4 por ciento, impuso su hegemonía ejerciendo la violencia y la intimidación en la calle por medio de las SA (Fuerzas de Asalto) y practicando medidas legales en todos los ámbitos: educación, policía, comunicación, ciencia, arte... hasta transformar la República de Weimar en un Estado de partido único, aunque los alemanes no le habían votado para que destruyera la democracia La instauración de la dictadura fue un proceso gradual. El putsch de Hitler fracasó. Por eso, cuando llegó al poder se vio obligado a ofrecer cierta imagen de legalidad. Así se dictaron los decretos posteriores al incendio del Reichstag (que acabaron con la oposición) o los que ampliarían sus poderes de canciller a los de jefe del Estado tras la muerte de Hindenburg, cambio que se sometió a plebiscito en agosto de 1934. Esta aparente continuidad entre Weimar y el Tercer Reich engañó a mucha gente Como Lenin, los nazis se sirvieron de la violencia y la intimidación a nivel general y también de forma selectiva. Entre 1933 y 1939 se dirigieron contra los opositores socialdemócratas y comunistas. También intimidaron y violentaron a sus compañeros de coalición conservadores y algunos líderes murieron asesinados. Además, Hitler amenazó con un baño de sangre a los nacionalistas si no disolvían su partido y depuró el Nsdap la Noche de los Cuchillos Largos ejecutando al jefe de las SA, Röhm, y a otros dirigentes Los nazis se apoderaron y controlaron muy pronto todos los sectores de la vida social. ¿Cómo lo hicieron? Despidiendo a los directores de los diarios, clausurando los medios de la oposición y obligando a todo el mundo a afiliarse a la Cámara de la Cultura que estaba dividida en secciones: Prensa, Música, Cine, Arte... Hubo periódicos que fueron capaces de publicar noticias desfavorables al régimen utilizando argucias como no es verdad el rumor que dice que... o publicando artículos sobre Gengis Khan o Robespierre... Tal fue el caso del Frankfurter Zeitung, que pudo hacerlo porque Hitler en principio no quería asustar a la empresa propietaria: la Farben Los nazis también intentaron un abordaje del ámbito religioso. Había una tendencia que impulsaban Alfred Rosenberg, el ideólogo oficial, y, en cierta medida, Heinrich Himmler, jefe de las SS, para reemplazar el cristianismo por una religión neopagana urdida con fragmentos de mitología germánica y expresiones del cristianismo medieval. La verdad es que Hitler despreciaba estos intentos; en un discurso de 1938 dejó claro que el nacionalsocialismo no era una religión, sino un método científico para resolver los grandes problemas humanos. El neopaganismo no triunfó Pero ahí no quedó la cosa. Neopaganismo, Iglesia Nacional Richard Evans, ayer, en un hotel madrileño donde se celebró la entrevista