Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC ELECCIONES 27 M SÁBADO 12- -5- -2007 DEBATE ELECTORAL EN TELEMADRID MADRID 55 Daniel Ureña Socio- Director de MAS Consulting Group De dos en dos Para el debate televisivo con los candidatos a la presidencia de la Comunidad cambiaron las reglas del juego. En sucesivos cara a cara, nunca los tres juntos, Inés Sabanés, Rafael Simancas y Esperanza Aguirre cantaron sus temas de oposición para Madrid ROSA BELMONTE MADRID. Fondo rojo y estrellas, que ayer tocaba Comunidad. El formato es distinto al puesto en práctica en el debate para la alcaldía. Es el debateaguirre Al principio no aparece Rafael Simancas. Hay un cara a cara de las candidatas del PP y de IU. Dos señoras con gafas. Inés Sabanés, chaqueta y pantalón oscuros, blusa y collar, brazos abarcando (casi abrazando) el atril, se las pone para hablar (y leer) y se las retira para escuchar. A veces, porque al final ya no se molesta en quitárselas. Esperanza Aguirre, con chaqueta clara de cuadros y falda, no se pone las gafas, pero ahí están toda la noche. Sí sujeta un rotulador verde (en el PP no sueltan los bolígrafos; recuérdense a Rajoy en las preguntas y a Gallardón el día anterior) Sabanés mira más a la cámara que a su oponente cuando hace su exposición (con esa potente voz que parece calentar haciendo gárgaras con cuchillas de afeitar) Esperanza Aguirre, que casi no mira a cámara, se empeña en sacar a Inés Sabanés su postura sobre los colegios concertados. No consigue que Sabanés diga que está en contra, pero tampoco que está a favor. Una cuestión de formas para la tele porque el fondo ya se sabe. Después de cuatro minutos de publicidad vuelven. Y Sabanés se coloca donde Aguirre y Simancas donde Sabanés. Ésta, ahora que no está la jefa, critica el formato porque prefería el debate a tres. Ella y cualquiera. Rafael Simancas, corbata roja y traje oscuro, empieza diciendo que Telemadrid no es terreno neutral pero que el frotar se va a acabar. A la hora de hablar pone, como Sebastián, las manos en cúpula. ¿Pero a quién le interesa el cara a cara entre Sabanés y Simancas? Aguirre, fuera de escena, a quien debemos el formato (aunque después se lo negara a Simancas) se lo tenía que estar pasando en grande. En ese cara a cara, los candidatos de la izquierda rebatían a una Esperanza Aguirre ausente. Todo un poco absurdo. Y, al fin, el combate entre Simancas y Aguirre. El candidato socialista tiene un planteamiento estratégico y va desgranando sus propuestas de forma rigurosa y con su voz de locutor. Enfrente, Aguirre se muestra desenvuelta pero mucho más desordenada en su discurso. A Simancas le falta trabajar las manos, que mueve a la altura del pecho (tenían que estar por encima del atril) A veces se dirigen (dedo extendido) a la presidenta para acusarla de algo. Por ejemplo, de trabajar para los poderosos. Y Aguirre le saca a Arenillas, la cena y el vino. Por los pudientes. Simancas muestra fotos enormes de camas en pasillos de los hospitales y de colegios tipo barracones, lo que da un poco de variedad a la monotonía del plano fijo. La presidenta tiene un bloc en el que pasa página. La presidenta se atusa el pelo en un contraplano cuando Simancas le habla de seguridad. Ambos ríen con los supuestos astilleros de Madrid. Y otra vez en la postura deunos educadísimos Rasca y Pica, Simancas recuerda Los ricos también lloran por lo de no llegar Aguirre a fin de mes. Y ella: Me considero una privilegiada pero menos que usted En el minuto final de tema libre, y mientras Simancas interviene, se cae algo metálico que hace un ruido tremendo. Pero Simancas, en terreno no neutral, mantiene el tipo. ENCUESTA DE ABC. ES SOBRE EL DEBATE DE AYER Alberto Ruíz Gallardón Miguel Sebastián Ángel Pérez 83,91 %13,18 %2,82 ABC DEBATE MUERTO l debate de los candidatos municipales había dejado el listón muy alto. El de anoche fue menos intenso y más aburrido. De hecho, de la hora y media que estuvieron en televisión, sólo merecieron la pena los últimos treinta minutos. El formato elegido hizo que el debate naciera muerto y que durante la primera hora produjera momentos de auténtico sopor. El primer cara a cara entre Esperanza Aguirre e Inés Sabanés fue muy gris. El segundo turno será recordado como uno de los momentos más aburridos de la historia de la televisión en España y referirse a él como debate no deja de ser un eufemismo. Por fin, una hora después del inicio, aparecieron Aguirre y Simancas. El socialista se había preparado con esmero, documentándose con gráficos y fotografías. Pero leyó mucho, demasiado, lo que transmitió una imagen de inseguridad, que sumado a su lenguaje enrevesado hizo que resultara poco convincente. En su cierre, innovó al hablar de tú directamente al espectador pero parecía recitar de memoria un guión. Aguirre, por su parte, mejoró mucho en su segunda intervención. Estuvo más tranquila, ingeniosa y cercana, mostrando su sonrisa continuamente y, en ocasiones, riendo sin tapujos al rebatir a Simancas. Pero no fue, ni mucho menos, el mejor de los debates. E Más de un millón de madrileños siguieron el debate de los alcaldables ABC MADRID. El primer debate electoral televisado, que el pasado jueves enfrentó en las pantallas de Telemadrid a los tres candidatos a la Alcaldía de la capital- -Alberto Ruiz- Gallardón, Miguel Sebastián y Ángel Pérez- -fue un éxito de audiencia: la cadena autonómica consiguió un share medio del 19,4 por ciento- -446.000 espectadores- que llegaron a 606.000 en su mejor momento- -a las 22,24 horas- Vieron el debate en algún momento hasta 1.302.000 personas. Una encuesta realizada entre los lectores de ABC. es para conocer quién resultó vencedor en ese debate refleja una aplastante mayoría de quienes creen que fue Ruiz- Gallardón- -83,91 por ciento- Quienes pensaban que Sebastián ganó el debate fueron un 13,18 por ciento. Un 2,82 por ciento apostó por Ángel Pérez (IU) Lo primero que dijo Rafael Simancas fue que en Telemadrid no estaba en terreno neutral rgo) Aguirre llevó tacones La presidenta conversa con las manos. Simancas, las cruza resignado Inés Sabanés: Tenemos nuestras diferencias con el PSOE en políticas económicas, quien más tiene más tiene que pagar (a Rafael Simancas, en su segundo cara a cara) Inés Sabanés utiliza los papeles como parapeto Rafael Simancas: Quien miente es usted, vende hospitales públicos que son de propiedad privada y en los que se puede llegar a cobrar, pero no va a ser así porque gobernaremos (a Aguirre) Inés Sabanés: Es necesario un pacto contra la especulación, el desplazamiento en transporte privado debe reducirse, hace falta un pacto con la ciudadanía (a Rafael Simancas, en el segundo cara a cara) Esperanza Aguirre: Es la misma cantinela que siempre, yo no pertenezco al partido del señor Arenillas, que hace cenas para dos de 1.400 euros donde el vino cuesta 600 (a Rafael Simancas) Esperanza Aguirre: Dice que mi gobierno confronta, pero es al revés, ni un euro en obras públicas, 0 en 2005, 0 en 2006 y 0 en 2007 (a Rafael Simancas, sobre la inversión en obras públicas del Estado)