Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12- 13 S 6 LOS SÁBADOS DE Primer cosmético que actúa en las células madre T. DE LA CIERVA La polémica está servida. Ha salido al mercado la primera crema antiedad que actúa en las células madre y regenera la piel adulta. ¿De qué manera? En la piel tenemos células madre que por sí solas se reproducen y renuevan. Pero con los años, ese trabajo se ralentiza. Y Amatokin -así se llama el cosmético- -lo que hace es ayudar a estas células a mantenerse activas, a que se reproduzcan más rápido. Así la epidermis se regenera desde dentro, y se vuelve poco a poco más firme. Al menos, eso es lo que aseguran sus fabricantes. Sus propiedades han desatado una oleada de críticas en algunos sectores, que consideran que no debe utilizarse un logro científico para un fin estético. Porque el objetivo inicial de la investigación de este producto- -al menos del ingrediente responsable de su efecto- -era dar con un activo capaz de acelerar la cicatrización en las quemaduras graves. Con ello se pusieron hace 15 años un grupo de investigadores rusos hasta hallar el polipéptido 153, el responsable del prodigio. Al probarlo, comprobaron que no implicaba ningún riesgo y sí una regeneración muy evidente en pieles seriamente dañadas. Para sacarle todo el partido a este hallazgo, decidieron darle dos salidas: una médica y otra cosmética. Defienden que no han utilizado factores de crecimiento o tejido embrionario, ni han hecho manipulación genética. También dicen que es eficaz y completamente seguro para aplicarse tanto como medicamento, como cosmético. Nueva versión del Da Vinci instalado en el hospital Ruber Internacional de Madrid ABC Robots A las órdenes del cirujano Precisión milimétrica y visión tridimensional. Son las armas con las que robots como el Da Vinci cambiarán la cirugía. La última versión acaba de llegar a España TEXTO: N. R. C. REUTERS tas células inyectadas en la zona de la mama, permitieron la regeneración del músculo en pocos meses y se controló el crecimiento de la mama para detenerlo en el momento deseado. Hoy en día es una realidad el gran potencial que supone utilizar distintos tipos de células madre dependiendo del órgano o la parte del cuerpo que los cirujanos quieran tratar según destacó Simón, quien explicó que actualmente se ha comprobado que existen nichos de células madre que permiten obtener piel, mama, músculo y hueso. Se trata de poblaciones muy especiales de células que se encuentran en estos órganos o tejidos y que permiten la regeneración de los mismos A pesar de todo, incidió en que no todas las células madre sirven para crear cualquier tejido, ya que tienen un nicho específico. Es como si con un coche de carreras quisiéramos volar, aunque todos son vehículos de motor En el caso de la piel, las células madre están localizadas en el bulbo sebáceo y pueden utilizarse para obtener nuevo tejido y emplearlo en intervenciones de cirugía plástica. Esta vía será especialmente importante en la regeneración de Un gran potencial grandes superficies de piel quemada. En los músculos se encuentran las denominadas células satélite, capaces de crear más músculo, que permitirían solucionar problemas como la musculatura atrofiada o alterada. En definitiva, con los avances de la medicina regenerativa, los cirujanos plásticos podrán crear tejido y órganos de forma indefinida. En este sentido y además de la cirugía plástica, las células adultas han sido también utilizadas para reparar fracturas de huesos y se está investigando su uso en reconstrucciones maxilofaciales, lo que permitiría hacer crecer nuevos dientes y decir adiós a los implantes. o le tiembla el pulso y acaba con los inconvenientes de la laparoscopia mientras mantiene las ventajas de la mínima invasión. Herramientas como el robot Da Vinci lo permiten y en manos expertas pueden revolucionar la cirugía tradicional. De momento, la urología y la ginecología son las dos especialidades que más se están beneficiando, pero la neurocirugía, la cardiología o la ortodopedia también empiezan a beneficiarse tímidamente de la cirugía robótica. La miniaturización de los instrumentos del robot (pinzas, separadores, tijeras... le permitirán trabajar en casi todos los campos y la cirugía laparoscópica dará paso en un futuro a la robótica. El Ruber Internacional de Madrid es uno de los pocos centros españoles que han incorporado este ingenio para extirpar la próstata afectada por el cáncer. Con el Da Vinci S más pequeño y manejable que el robot original, se han realizado una veintena de casos en este centro con resultados muy positivos. Como la laparoscopia convencional, la cirugía robótica es poco traumática, reduce el sangrado y las molestias postoperatorias. A estas ventajas suma su gran precisión. Con el robot, trabajamos con menor margen de error, nuestros movimientos son más N exactos y esto se traslada a los resultados explica el urólogo Antonio Allona. La experiencia mundial confirma que las secuelas típicas de esta operación se reducen con la cirugía robótica. Hay menos riesgo de que quede tejido tumoral residual y el enfermo tiene menos problemas inmediatos de incontinencia urinaria asegura. Aún no hay suficientes casos para afirmar que elimina totalmente el riesgo de impotencia, pero hay indicios claros de que preserva mejor la potencia sexual tras la cirugía El cirujano maneja el robot, fuera del campo quirúrgico. No se coloca junto al paciente sino frente a la consola de mandos. Ni siquiera precisa esterilizar sus manos, al manejar a distancia con sus dedos los brazos del robot. Uno de estos brazos porta dos cámaras de alta resolución que proporcionan al cirujano un campo de visión tridimensional. Basta con presionar botones y pedales para que el cirujano pueda orientar las cámaras, enviar la corriente eléctrica a los instrumentos para coagular los vasos seccionados o separar y tensar tejidos en zonas de difícil o imposible acceso para la cirugía convencional. La máquina traslada al diminuto instrumental los impulsos de los mandos en suaves y precisos movimientos.