Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Viernes 11 de Mayo de 2007 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2007. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.385. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF. Marruecos. 16 Dh. EN EL AIRE Mónica FernándezAceytuno LA COMUNIÓN ace un calor de comunión, el aire está quieto, el sol luminoso, el cielo infantil y azul. Me recuerda este día a cuando florecían en el patio de mi colegio los rosales, guiados por alambres entre los chopos, para dar unas rosas grandes y olorosas y de pétalos antiguos e imperfectos, que se caían entre las sombras de las hojas de los chopos. Florecían los rosales como pintados por el pintor que daba nombre al colegio y tenían todos los colores, desde el amarillo al rosa, y por su patio soleado de tierra corrían las niñas vestidas de blanco, unas de organdí, otras de monja, y se daban cuatro cosas tras la comunión mientras se nos llenaban de arena, de tanto jugar, los zapatos. Pero hace unos días estuve charlando con una señora que se hacía la pedicura para la comunión de su hijo. No creo que se arreglara más si fuera a una boda. En realidad, según me comentó, las comuniones son ya como las bodas y se hacen invitaciones y hay lista de regalos y son tantos los compromisos y tantos los invitados que se les pide que no vayan a la comunión sino directamente a los tres platos y dos postres del restaurante, que hay que reservar con un año de antelación, a pesar de que el precio les deje endeudados un lustro. Me contó el caso de un niño que hizo la comunión el otro día y cuando estaban todos sentados se dieron cuenta los padres de que no había más niño que el suyo. Recordé la comunión de mi hijo pequeño, cuyo banquete no consistió más que en un desayuno de chocolate con churros en el que los niños aguantaron poco sentados y, pringados de chocolate, corrieron y jugaron por los maizales bajo un día infantil y azul como el que hoy hace. H Derek Fisher, ovacionado por el público y sus compañeros, le da gracias a Dios AFP Triple de oro contra el cáncer Derek Fisher recorrió los EE. UU. buscando la cura para su bebé, enferma de cáncer. Consiguió que la operaran con éxito en Nueva York y, horas después, el base dio un triunfo clave a su equipo en la NBA MIGUEL ÁNGEL BARBERO l deporte es muy dado a la épica. Las grandes gestas encuentran en él un altavoz perfecto para traspasar los límites de lo cotidiano. Por eso, lo realizado por Derek Fisher ha tenido la repercusión propia de quien pone el corazón por delante con todo el mundo por testigo. Este baloncestista es todo un veterano de la NBA. Tiene tres anillos de campeón después de jugar ocho años en Los Ángeles Lakers y dos en los Golden State Warriors y se ha sabido ganar el cariño de su actual conjunto, los Utah Jazz. Desde su puesto de base les ha guiado a los playoffs los partidos que deciden el mejor del campeonato, y les ha dado una consistencia que antes no tenían. Pero en su familia no marchaban las cosas tan bien. Su hija pequeña, Tatum, enfermó de retinoblastoma (tumor maligno en la retina) y eso cambió todos sus planteamientos. Después de peregrinar por hospitales y médicos, encontraron la solución a su problema en el Hospital Presbiteriano de Nueva York. Había que intervenirla a vida o muerte para extirpar el quiste del ojo, a la vez que se le aplicaba quimioterapia para paliar los efectos producidos. La suerte de la pequeña, de sólo diez meses de edad, estaba en cuestión. Ese fue el motivo por el que el lunes pasado Fisher no acudió a su cita con el equipo en un momento tan importante de la temporada. Le dieron permiso para cruzar el país y sus compañeros ganaron por él. Y la última noche, volvieron a hacerlo, aunque ya con él. Después de ser testigo de la operación y de comprobar que el estado de la niña era satisfactorio, no tuvo más remedio que sincerarse ante su esposa. Mi prioridad absoluta es mi familia y si decidí jugar el partido fue porque ella insistió en que lo hiciera. Tenía que hacerlo por Tatum Dicho y hecho. Tomó un avión urgente para recorrer 3.500 kilómetros que le separaban de Salt Lake City (Utah) y, cuando llegó, ya se había jugado más de la mitad del choque. Como si de un guión de cine se tratara, se cambió de ropa y, sin calentar, salió a la pista. La explosión de júbilo fue absoluta. Sus compañeros le recibieron con los brazos abiertos y él fue el estímulo para remontar una noche que se les había puesto muy cuesta arriba. Finalmente, consiguieron forzar la prórroga (2- 0 dominan en la eliminatoria) y, una vez allí, el propio Derek anotó un triple y dos tiros libres que certificaron el triunfo local (127- 117) Una victoria de la fe y del coraje. E Más información sobre Derek Fisher en: www. nba. com playoffs 2007 index. html. com