Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
94 CIENCIAyFUTURO www. abc. es cienciayfuturo VIERNES 11- -5- -2007 ABC RECAMBIO DE VÁLVULA CARDIACA POR CATETERISMO cardiólogos introducen un catéter a través de la arteria femoral que en su extremo lleva incorporado un balón y la nueva válvula de reemplazo cosida en una pequeña malla metálica o stent Aorta Aorta tario de Rouen (Francia) la técnica aún tiene obstáculos que superar. Uno de ellos es el calibre de los catéteres, similar al de la arteria femoral por donde debe introducirse. Algunos pacientes no pueden beneficiarse de la técnica cuando el tamaño o la calidad de sus vasos sanguíneos impiden el paso del catéter. La alternativa para estos casos es introducir la nueva válvula con una pequeña incisión en el tórax. Pero esta técnica es todavía más experimental y sólo se realiza en un hospital europeo. Tampoco será fácil que todos los recambios de válvula se realicen por esta vía porque la técnica sólo permite colocar válvulas biológicas procedentes de animales. Con 70 años y un buen estado de salud, la mejor opción es una prótesis mecánica que no necesite cambiarse a los 8- 10 años, como las biológicas explicó Carlos Macaya, director del Instituto Cardiovascular del Hospital Clínico de Madrid, el otro centro que participa en el ensayo. Macaya también advierte que habrá que esperar a conocer su eficacia a largo plazo de una técnica compleja y delicada que necesita entrenamiento. De momento, sabemos que es factible y tiene buenos resultados inmediatos 1. Con una pequeña incisión en la ingle, los la arteria hasta alcanzar la válvula dañada. Guiados por ecografía, los cardiólogos inflan el pequeño balón del extremo para depositar el stent y la nueva válvula aórtica 2. El catéter viaja por el interior de el catéter y la nueva válvula queda implantada con el stent aplastando la antigua 3. El balón se deshincha, se retira La técnica aún debe mejorar para llegar a un mayor número de enfermos, pero dentro de cinco años la mitad de los casos se resolverán por vía percutánea Arteria femoral Cateter Sustituyen por primera vez en España una válvula aórtica por cateterismo El hospital Gregorio Marañón realiza las dos primeras intervenciones s La técnica evita la cirugía a corazón abierto y ofrece una oportunidad a enfermos inoperables N. RAMÍREZ DE CASTRO MADRID. Dos pacientes de edad avanzada- -de 96 y 81 años de edad- -se han convertido en los primeros enfermos españoles que cambian su válvula aórtica sin someterse a una cirugía a corazón abierto Bastó una pequeña incisión en la ingle para que un equipo de médicos del Hospital Gregorio Marañón de Madrid introdujera con un catéter la nueva válvula hasta alcanzar el corazón. Las intervenciones se realizaron el pasado 23 de abril y tres días después ambos recibieron el alta sin complicaciones y en buen estado de salud. Se trata de un tratamiento experimental que forma parte de un ensayo clínico internacional en el que participa también el Hospital Clínico de Madrid. Este centro realizará sus dos primeros casos en las próximas semanas. Desde que se diseñó la nueva técnica, apenas se han realizado 300 casos en todo el mundo. La vía percutánea o el cateterismo era la única opción de estos enfermos para seguir con vida. Los dos pacientes tenían la válvula aórtica obstruida, una de las compuertas del corazón para permitir la entrada y salida de sangre, por las cavidades cardiacas. Cuando la válvula se estrecha, disminuye la capacidad del corazón para bombear sangre por todo el organismo poniendo en grave riesgo a quien lo padece. El tratamiento convencional es una cirugía que obliga a abrir el tórax para sustituir la válvula enferma. Pero no siempre es posible realizarla. La mayoría de los enfermos que padecen esta dolencia son personas de edad avanzada, con problemas graves de salud que hacen inviable una cirugía tan invasiva. El pronóstico de los enfermos que no se operan es incierto. Las estadísticas aseguran que cinco años después del diagnóstico, el 80 fallece. Cada año se diagnostican unos 4.500 casos en España y unas mil se quedan sin alternativa de tratamiento por su alto riesgo quirúrgico. Esta fue la razón por la que los dos enfermos madrileños, descartados por el riesgo quirúrgico, probaron el tratamiento experimental. El jefe del Servicio de Hemodinamia, Eulogio García, realizó la intervención. La sustitución de la válvula dañada se hizo en algo más de una hora sin correr excesivos riesgos. Un ingenioso sistema de cateterismo lo permitió. La nueva válvula viajó cosida en una malla metálica o stent a través de la arteria femoral hasta alcanzar el corazón. Toda la intervención se realizó guiada por ecografía y mientras los enfermos permanecían sedados. La técnica debe perfeccionarse y aún es pronto para que sustituya a la cirugía clásica. Pero en cinco años, al menos la mitad de los casos se realizará por vía percutánea aseguró ayer Eulogio García. Diseñada hace cinco años por el doctor Criblier, del Hospital Universi- Obstáculos ABC Fuente: Hospital Gregorio Marañón Cateter Más información sobre la intervención: www. hggm. es Sin opción de tratamiento F. FernándezAvilés Jefe de Cardiología del Hospital Gregorio Marañón de Madrid TÉCNICAS MENOS AGRESIVAS La estenosis aórtica es el estrechamiento que se produce en la válvula aórtica y que limita la salida de flujo sanguíneo desde el corazón al resto de órganos a través de la válvula aórtica. Cuando la estrechez valvular es importante y se compromete el paso del flujo sanguíneo, la esperanza de vida de los pacientes disminuye dramáticamente. Desgraciadamente muchos de estos pacientes, ya en edades octogenarias, tienen otras enfermedades asociadas que desaconsejan la cirugía por su elevado riesgo. Por primera vez en nuestro país, en dos de estos pacientes con estenosis valvular aórtica y alto riesgo quirúrgico, se ha im- plantado una válvula áortica de forma percutánea. Esta estrategia, ejemplo de la rápida evolución que estamos observando en la medicina realizando intervenciones cada vez menos cruentas, es prometedora y posibilita el abordaje directo sobre la válvula aórtica en pacientes de alto riesgo para la cirugía. Aunque, a día de hoy, este abordaje percutáneo en el tratamiento de la estenosis aórtica no debe sustituir el recambio quirúrgico cuando este esté indicado, El futuro camina hacia procedimientos parecidos al realizado, menos agresivos y complejos.