Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
42 ECONOMÍA www. abc. es economia VIERNES 11- -5- -2007 ABC El clan Intermoney fue ganando peso en la CNMV hasta dejar en minoría a Conthe En 2005, el entonces presidente bloqueó con amplio apoyo el acoso de Moncloa al presidente del BBVA A. LASO D LOM Y. GOMEZ MADRID. El verdadero motivo que justifica la dimisión de Manuel Conthe como presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) es que desde su acceso a este cargo hasta la actualidad había ido perdiendo poco a poco la capacidad de imponer su criterio al llamado clan Intermoney uno de cuyos miembros más relevantes es el todavía vicepresidente del supervisor bursátil, Carlos Arenillas, que ocupó durante muchos años la presidencia de esta sociedad. Al margen del rechazo de la mayoría del consejo a la intención de Conthe de imponer sanciones a Enel y Acciona por el anuncio de una opa sobre Endesa, que fue lo que hizo explotar la bomba y provocó la dimisión de Conthe, la realidad, es que el reparto de poder en los máximos órganos de control de la CNMV su consejo y su comi, sión ejecutiva, ha ido variando en perjuicio de Conthe y de quien le situó en este puesto, que no es otro que el vicepresidente económico, Pedro Solbes, a lo largo de la legislatura. Desde primeros de 2005, cuando se produjo el fallido asalto de la constructora Sacyr al capital del BBVA para desalojar de la presidencia del banco a Francisco González, el peso del llamado grupo Intermoney no ha dejado de crecer en los órganos de gobierno de la CNMV De hecho, Conthe pudo en enero de ese año archivar el famoso dossier que le había entregado Arenillas por encargo del jefe de la Oficina Económica de Moncloa, Miguel Sebastián, porque entonces el único afín al ahora candidato socialista a la alcaldía de Madrid era Arenillas. En esos momentos todavía quedaban de la etapa del PP, en el comité ejecutivo Soledad Plaza, Luis Pérezagua y Juan Junquera. En el consejo, además estaba la directora general del Tesoro del PP, Belén Romana y Gonzalo Gil, entonces subgobernador del Banco de España, pero elegido por el PSOE. Luego entraron en el consejo la nueva directora general del Tesoro, Soledad Núñez, que venía de la Oficina Económica de Moncloa, y el nuevo subgo- QUIÉN ES QUIÉN EN LA CNMV. EL ANTES Y EL DESPUÉS Miembros del Consejo en abril de 2007 Miembros del Consejo en enero de 2005 Consejera Soledad Plaza Nombrada por el PP Consejera Soledad Núñez Ramos Directora General del Tesoro tras pasar por la asesoría económica del presidente con Miguel Sebastián Consejera Belén Romana Directora General del Tesoro nombrada por el PP Presidente Manuel Conthe Gutiérrez Fue secretario de Estado con Solbes en 1996 MIEMBROS DEL COMITÉ EJECUTIVO Vicepresidente Consejera Carlos Arenillas Lorente María Soledad Próximo a Sebastián y Abad Rico Zapatero. Casado con Ex jefa de gabinete Mercedes Cabrera, ministra de Solbes de Educación Consejera Rosa Rodríguez Moreno Ex colaboradora de Solbes Consejero Luis Perezagua Nombrado por el PP Consejero Julio Segura Sánchez Participó en el programa electoral del PSOE con Sebastián Próximos a Sebastián gabinete del vicepresidente económico. Consejero Juan Junquera Nombrado por el PP De la época del PP Consejero José María Viñals Íñiguez Subgobernador del Banco de España Consejero Ignacio Gil Subgobernador del Banco de España elegido por el PSOE Otros Próximos a Solbes bernador, José María Viñals. En el comité ejecutivo ocuparon puestos Julio Segura, que participó con Sebastián en la elaboración del programa electoral del PSOE, Rosa Rodríguez, ex colaboradora de Solbes y Soledad Abad, ex jefa del Como una opa sobrevenida Con esta nueva composición, el clan Intermoney tenía más de la mitad del consejo y, de modo sobrevenido, se hizo con el control de la CNMV Por analogía, si el supervisor fuera una empresa, la ley de opas hubiera obligado a Arenillas y a los suyos a lanzar una oferta por el 100 de la compañía, en este caso de la comisión y sería público que habían tomado el control. Como denunció Conthe antes de su salida del supervisor, cuando exigió la dimisión de Arenillas como vicepresidente, hay una relación más que personal entre éste último y los dos últimos jefes de la Oficina Económica, Miguel Se- Yolanda Gómez ¿MIENTEN? ebastián y Rodríguez Zapatero fueron tajantes, eso sí, tras día y medio de silencio. Desmiento que desde la Oficina Económica se haya hecho ningún dossier de ninguna persona. Es mentira, falso de toda falsedad dijo con tono muy so- S lemne el presidente del Gobierno en la sesión de control de la tarde del miércoles. Yo no he elaborado ningún informe, ni he difundido ningún informe aseguraba horas antes Miguel Sebastián. Sí, es probable que sea cierto, que la Oficina Económica no haya elaborado ningún dossier sobre el presidente del BBVA, Francisco González, y también es posible que Miguel Sebastián, personalmente, no difundiera dichos documentos. ¿Y qué? Con estas palabras ni uno ni otro respondieron a las graves acusaciones del ya ex presidente de la CNMV Ma, nuel Conthe, que no dijo que el informe lo hiciera Sebastián, ni siquiera su departamento, sino que a Carlos Arenillas, vicepresidente de la CNMV se lo habían entregado en la Oficina Económica del Gobierno y ese extremo, que yo sepa, no lo han negado ni Sebastián, ni Zapatero, ni Arenillas, al menos hasta el momento. No sé si es delito, o no lo es, pero desde luego es ética y políticamente reprobable que desde La Moncloa se utilice la buena amistad con consejeros de la CNMV para intentar desprestigiar y acabar con el presidente de una empresa. Es cierto que a Conthe se le puede reprochar que no lo denunciara en ese momento, hace ya casi año y medio, pero también hay que reconocerle al ex presidente de la Comisión que logró parar el envite al archivar el expediente contra Francisco González, y todo quedó en eso, en un intento de usar a la CNMV para lograr las pretensiones de la Oficina Económica: acabar con los presidentes de empresas privatizadas que habían sido nombrados en la etapa de Aznar y Rato. Zapatero y Sebastián probablemente no mintieron, pero no dijeron toda la verdad. Y lo peligroso es el futuro. Con Conthe fuera y con la mayoría de los consejeros próximos a la Oficina Económica, el supervisor puede convertirse en un instrumento de La Moncloa. ABC