Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 11 s 5 s 2007 Visita del Papa a Brasil INTERNACIONAL 41 Rafael L. Bardají LA VENGANZA DE SADAM na semana después de las elecciones de marzo de 2004 la revista The Economist salió con una portada en la que se veían cuatro naipes con las caras de Bush, Blair, Aznar y Howard. La de Aznar aparecía tachada y el título era: Uno ido, tres por irse La tesis que se quería reflejar era que la guerra de Irak pasaba factura a quienes la habían defendido. Pero The Economist se equivocó: Bush obtuvo su segundo mandato; Blair volvió a ganar, y Howard salió triunfante en su reelección. De hecho, y con un poco más de perspectiva temporal, la portada del semanario británico no se ha podido revelar como más falsa. La supuesta venganza de Sadam no se ha materializado contra quienes apoyaron su derrocamiento, sino contra quienes se opusieron al mismo. Ahí están los datos: Gerard Schröder puede estar disfrutando de un puesto ejecutivo al frente del Gazprom alemán, pero no revalidó su cargo de canciller y hoy es Angela Merkel, una pro- americana sin cortapisas, quien está al frente de Alemania. Igualmente, Jacques Chirac, el gran artífice de la resistencia frente a América, es hoy un cadáver político y su sucesor, Nicolás Sarkozy, no ha dudado en declararse estrecho amigo de los americanos. Si The Economist fuese honesto consigo mismo la portada que debería sacar en su próximo número serían tres cartas con las caras de Schröder, Chirac y Rodríguez Zapatero y un título algo así como dos idos, uno por marcharse Dudo mucho que lo haga, porque la honestidad no es una virtud muy extendida, desgraciadamente. Ahora que el PSOE vuelve a recurrir en campaña electoral al tema de Irak convendría recordar que la intervención en Irak tuvo una causa justa y que si la situación hoy está lejos de ser la deseable, en buena medida se debe a los esfuerzos de todos esos aliados que eligieron ver a los americanos en aprietos y humillados antes que resolver los problemas del pueblo iraquí, destrozado por un dictador sin límites. Idos sus colegas, Rodríguez Zapatero se queda sólo con el fantasma de Sadam. U El Papa estrecha la mano de un niño al abandonar el monasterio de San Benito, donde se aloja en Sao Paulo AFP El Papa, a los jóvenes de Brasil: Sois el presente de la Iglesia Durante su viaje, Benedicto XVI condena la destrucción del medio ambiente y los pueblos indígenas de Amazonia JUAN VICENTE BOO ENVIADO ESPECIAL SAO PAULO. Benedicto XVI sorprendió ayer a casi cien mil ruidosos jóvenes brasileños con una llamada a la responsabilidad, advirtiéndoles que vosotros no sois el futuro de la Iglesia, sino que sois el presente joven de la Iglesia y de la humanidad Los muchachos y muchachas se quedaron pensativos, como si de repente hubiesen ganado en años y en madurez. El Papa les hablaba como a adultos y les hablaba del presente. El Santo Padre se los había ganado contándoles que el día anterior, al sobrevolar el territorio brasileño, pensaba ya en nuestro encuentro en el estadio de Pacaembú, con el deseo de daros un enorme abrazo, muy brasileño, a cada uno de vosotros y recordándoles una palabras de Juan Pablo II en el Mato Grosso en 1991: Los jóvenes son los primeros protagonistas del tercer milenio prensión por nuestros semejantes y los problemas de la sociedad En esa línea les invitó a preservar la naturaleza, de la cual todos formamos parte. La destrucción del medio ambiente en Amazonia, y las amenazas a la dignidad humana de sus poblaciones indígenas, exigen un esfuerzo mayor Más adelante, Benedicto XVI invitó a los jóvenes a construir una sociedad más justa, más reconciliada y más pacífica y les desafió a hacer frente a la violencia en un país en que las armas de fuego, las navajas y las sobredosis de droga provocan un alto índice de mortalidad entre los jóvenes En Brasil la vida es exuberante, pero la muerte es también desproporcionada. El encuentro nocturno alternaba las canciones y los momentos de entusiasmo con otros de reflexión tan profunda que se podría cortar el silencio después de cada frase del Papa. En un discurso largo- -leído en portugués pero que incluyó también saludos en español, francés e inglés- Benedicto XVI volvía una y otra vez al tema de la responsabilidad. Como, por ejemplo, la de hacer frente al mal, cumpliendo las obligaciones del Estado, respetando sus leyes, no dejándose llevar por el odio o la violencia Pero yendo más allá, para eliminar ciertas discriminaciones que existen en las sociedades latinoamericanas y que han llegado a niveles de escándalo. Silencio Les invitó también a respetar el sacramento del Matrimonio con fidelidad absoluta, y en un lenguaje muy claro les dijo que Dios os llama a respetar también el noviazgo, pues la vida conyugal está reservada por disposición divina a los casados y es fuente de felicidad plena sólo en el marco de un amor irreversible abierto a la nueva vida. El Papa canonizará hoy en Sao Paulo al franciscano Antonio Galvao, el primer santo brasileño, en una ceremonia en la que se espera la participación de un millón de personas. Por la tarde, después de un encuentro con los obispos de Brasil, Benedicto XVI volará a la ciudad de Aparecida, donde tendrá lugar el encuentro del Consejo Episcopal Latinoamericano. Primer santo brasileño ABC. es Galería de imágenes de la visita del Papa a Brasil en abc. es internacional El programa se vuelve flexible J. V. B. SAO PAULO. En un país tan espontáneo como Brasil, el Papa alemán se comporta como un paulista saltándose la rigidez del programa y permitiéndose mucha flexibilidad en el horario. Ayer, después de su encuentro con el presidente brasileño, Luis Inacio Lula da Silva, Benedicto XVI se fue por sorpresa a visitar una exposición sobre arte sacro, La génesis de la fe en el nuevo mundo que será inaugurada la Llamada a la acción El Papa no lo dijo para darles coba sino para llamarles a la acción puesto que el Señor nos pide, o mejor dicho, nos exige dilatar nuestros corazones para que quepa en ellos más amor, más bondad y más com- próxima semana en el país iberoamericano. Quizá para compensar la media hora de adelanto en su llegada al aeropuerto de Sao Paolo el pasado miércoles, Benedicto XVI llegó ayer con retraso a su cita con Lula, como sucede a tantas personas en el incesante tráfico de la capital. Parte del retraso del Papa se debía a que no resistió la tentación de asomarse al balcón del monasterio de San Benito, donde se aloja, para saludar a la multitud de personas que permanecen frente a su residencia. El abuso de las armas de fuego en la ciudad obliga a proteger el balcón con un cristal blindado, pero el Papa lo atraviesa con su sonrisa y con su bendición.