Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
94 CIENCIAyFUTURO JUEVES 10 s 5 s 2007 ABC El genoma de un marsupial acelerará la lucha contra males incurables Científicos norteamericanos secuencian el ADN de la zarigüeya N. R. C. MADRID. Los modernos mamíferos, incluidos los seres humanos, no han evolucionado tanto con la ayuda de nuevos genes, sino redifiniendo los ya existentes. Esta es una de las conclusiones a las que ha llegado un equipo internacional de investigadores, liderados por el Instituto de Tecnología de Massachusetts de Estados Unidos, tras secuenciar por primera vez el genoma de un marsupial. Se trata de la zarigüeya gris de cola corta Monodelphis domestica un pequeño animal de aspecto similar a un roedor, ancestro de mamíferos como los humanos. Este marsupial cuenta entre 18.000 y 20.000 genes, 10.000 menos que los humanos, según se detalla hoy en la revista Nature La secuenciación del ADN de este marsupial es esencial para conocer la evolución del genoma humano y, sobre todo, porque proporcionará información clave para investigar enfermedades incurables como son las lesiones medulares, el melanoma o alteraciones del sistema inmune. los mayores factores de riesgo cardiovascular. Años de investigación previa han permitido saber que existe uno o varios genes en un segmento del cromosoma 8 que controla la presencia del colesterol, aunque aún no se han identificado. Utilizando a este marsupial como modelo, los investigadores están convencidos que tendrán una forma más eficiente de identificarlos. El desarrollo fetal también será una de las áreas de investigación que impulsará la secuenciación del genoma de esta zarigueya. A diferencia de mamíferos placentarios como los humanos, no completan su desarrollo dentro del útero de la madre. El animal nace en el equivalente similar a las seis semanas de un feto humano y continúa su desarrollo en la bolsa marsupial de la madre. Este La zarigüeya de cola corta posee rasgos comunes con mamíferos de placenta como los humanos rasgo permitirá estudiar, sin procedimientos agresivos, el desarrollo fetal. El conocimiento del ADN de la zarigüeya acelerará la investigación biomédica de todas estas áreas. Pero el trabajo de este equipo internacional de científicos también explica la evolución del genoma humano. Los mamíferos placentarios se diferenciaron de los marsupiales hace 180 millones de años. Así que comparando elementos genéticos en ambas especies se pueden conocer los ABC Estudio del desarrollo fetal El Monodelphis domestica posee entre 18.000 y 20.000 genes, algo menos que los humanos Al deletrear su ADN se comprueba que los marsupiales cuentan con un complejo sistema inmunológico elementos genéticos que perdieron los mamíferos en su evolución. Al deletrear la secuencia de su ADN se ha comprobado que los marsupiales cuentan con un complejo sistema inmunológico, a diferencia de lo que se pensaba. Comparte también con los mamíferos de placenta un proceso único: la inactivación de uno de los dos cromosomas X en mujeres. Más información sobre la investigación: http: www. broad. mit. edu mammals. opossum Aplicaciones biomédicas La especial biología de este animal le convierte en un modelo ideal para avanzar en investigación biomédica. Por ejemplo, las crías recién nacidas tienen la capacidad para reparar lesiones en la médula espinal. Y aunque esta propiedad se pierde cuando maduran, la identificación de los genes que hacen posible la regeneración y los cambios que llevan a perderla permitiría soñar con estrategias para tratar lesiones en el sistema nervioso. Estos pequeños marsupiales son también los únicos mamíferos que, como los humanos, pueden desarrollar melanomas y otros tumores en la piel por el efecto de la radiación ultravioleta. Lo que les convierte en un modelo ideal de estudio para probar nuevos tratamientos y fórmulas de prevención. Las zarigüeyas de cola corta se convertirán probablemente en un modelo ideal de estudio para encontrar los genes implicados en la acumulación en sangre del colesterol, uno de Llanura de sedimentos de sal en la ribera norte del mar Muerto, al bajar el nivel y retirarse el agua varios cientos de metros EFE El nivel del agua en el mar Muerto desciende más de un metro al año EFE JERUSALÉN. El mar Muerto, el lugar más bajo del planeta- -más de 400 metros por debajo del nivel del mar- se encuentra en una grave crisis ecológica con un nivel de las aguas que desciende un metro por año, si bien los expertos aseguran que nunca desaparecerá. Las altas temperaturas, que en verano superan ampliamente los 40 grados, generan la evaporación de 1.050 millones de metros cúbicos de agua anuales. El crecimiento demográfico en sus márgenes ha reducido el caudal de sus fuentes de alimentación, lo que unido a la evaporación provoca un déficit hídrico anual de entre 450 y 650 millones de metros cúbicos. Esto se ha traducido en un brusco descenso del nivel del agua en los últimos sesenta años- -28 metros de altura- y en la paralela reducción de su superficie: de 1.000 kilómetros cuadrados a principios del siglo XX a 650 en la actualidad. Los expertos prevén que, de no emprenderse medidas enérgicas para resolver el déficit de agua, el nivel del mar Muerto habrá bajado dentro de 150 años en otros 150 metros, y su superficie se reducirá a tan sólo 450 kilómetros cuadrados. El Banco Mundial financia el estudio del llamado Canal de la Paz que aportaría agua procedente del mar Rojo.