Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
88 CULTURAyESPECTÁCULOS JUEVES 10 s 5 s 2007 ABC Real como la ópera misma Consiga mañana o durante todo el fin de semana, con ABC, las óperas Cavalleria rusticana de Mascagni, y Pagliacci de Leoncavallo, por sólo 9,95 euros JULIO BRAVO El 17 de mayo de 1890, se estrenaba en el teatro Constanzi de Roma Cavalleria rusticana con libreto de Giovanni Torgioni- Tozzetti y Guido Menasci y partitura de Pietro Mascagni; dos años después, el 21 de mayo de 1892, veía la luz en el teatro dal Verme de Milán Pagliacci escrita y compuesta por Ruggero Leoncavallo. Poco suponían los dos compositores que sus nombres quedarían asociados ya para siempre y que sus óperas se convertirían en pareja artística casi indisoluble. No es extraño que durante años Cavalleria rusticana y Pagliacci se hayan programado juntas y hayan compartido ediciones discográficas. Ambas obras son dos de las principales representantes del denominado verismo operístico- -un estilo que nace, precisamente, con estos dos títulos, y que alcanzaría su máxima expresión en las manos de Puccini- -y son muchos sus nexos musicales y dramáticos. Pero no se quedan ahí sus puntos en común: los dos autores son italianos y contemporáneos, las dos óperas- -breves, de apenas una hora de duración- -nacieron en circunstancias similares y ambos títulos recogen tragedias amorosas que suceden en lo que podría denominarse como la Italia profunda y las dos óperas les dieron fama pero ensombrecieron el resto de la producción operística de sus autores, apenas conocida ni representada. El autor de Cavalleria rusticana Pietro Mascagni (Livorno, 1863- Roma, 1945) se basó en una exitosa obra teatral de Giovanni Verga para la composición de su ópera. Por aquella época (finales de los años ochenta del siglo XIX) Mascagni vivía en Cerignola, al sur de Italia, donde se ganaba la vida como profesor de música y como profesor de orquesta. Vio en la revista Teatro Illustrato el anuncio del concurso promovido por Sonzogno. Fue su amigo Giovanni Targioni- Tozzetti quien le sugirió la obra de Verga como argumento, y quien le escribió el libreto (junto a Guido Menasci) Mascagni compuso la partitura y la presentó al concurso (la leyenda dice que fue en realidad su mujer, porque él ya se había rendido convencido de que nunca lo ganaría) El éxito de la obra el día de su estreno fue extraordinario, y él público obligó al músico a salir a escena a saludar cerca de cuarenta veces. Cavalleria rusticana comenzaría entonces su carrera triunfal por los teatros de toda Italia y después por los de todo el mundo; el éxito enfadó a Verga, que denunció a Mascagni y Sanzogno y les reclamó derechos de autor. Ruggero Leoncavallo (Nápoles, 1857- Montecatini, 1919) tomó Cavalleria rusticana como ejemplo para componer Pa- Estrenadas entre 1890 y 1892, con las dos óperas nació el verismo operístico, un estilo que alcanzaría sus máximas cotas de la mano de Puccini Herbert von Karajan dirige las dos obras, que comparten protagonista masculino: el magnífico tenor italiano Carlo Bergonzi gliacci Y si Mascagni había encontrado inspiración en una obra teatral, Leoncavallo la encontró en un hecho real, un caso que había vivido su padre en su época de juez. El propio músico escribió el libreto, y presentó a Ricordi la ópera, pero éste rechazó la obra; le parecía que el público no tomaría en serio al payaso que aparece en el prólogo y que eso sería contraproducente para la ópera Leoncavallo, entonces, se dirigió a Sonzogno, que se entusiasmó con la obra y adquirió sus derechos; el editor puso al músico- -otra similitud- -las mismas condiciones que a Mascagni: tres mil liras y un treinta por ciento de los derechos durante los siguientes veinte años. El estreno de Pagliacci en Milán contó con Arturo Toscanini como director, y el barítono Victor Maurel en el papel de Tonio. Su éxito fue extraordinario- -para desesperación de Ricordi- -y supuso el despegue de Leoncavallo. Durante todo el siglo XX, el verismo ha sido uno de los estilos favoritos del público operístico, y Cavalleria rusticana y Pagliacci han sido, y son, dos de las obras más representadas y grabadas. La que se presenta en la próxima entrega de la colección Grandes Óperas de ABC se grabó en octubre de 1965, bajo la batuta de la mayor leyenda de la dirección de orquesta de nuestros días: Herbert von Karajan. Las dos óperas cuentan como principal protagonista masculino con el tenor italiano Carlo Bergonzi, uno de los grandes maestros del canto del siglo XX y que, precisamente, se pelearía con Karajan poco después al rechazar el ofrecimiento del director austríaco para cantar Pagliacci en la Scala. A pesar de haber grabado el papel, el tenor creía que su voz no estaba preparada para afrontar esa partitura. En Cavalleria rusticana acompañan a Bergonzi (Turiddu) la admirable mezzo Fiorenza Cossotto (Santuzza) el sólido barítono Giangiacomo Guelfi (Alfio) y Adriane Martino y Maria Gracia Allegri en los papeles de Lola y Mamma Lucia, respectivamente. Y en Pagliacci Bergonzi (Canio) tiene como compañeros de reparto a la soprano inglesa Joan Carlyle (Nedda) los excelentes barítonos italianos Giuseppe Taddei (Tonio) y Rolando Panerai (Silvio) y el correcto tenor Ugo Benelli (Beppe) Los magníficos y conocedores cuerpos estables de la Scala de Milán, en un magnífico momento, apoyan la calidad de la grabación.