Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 10- -5- -2007 Hallan en San Millán el manuscrito de una obra perdida de Jovellanos 87 Las ancianas más lozanas del burdel El MoMA recrea en una exposición la elaboración de Las señoritas de Aviñón de Picasso, hace cien años. La obra se ha restaurado por segunda vez en su historia ANNA GRAU SERVICIO ESPECIAL NUEVA YORK. El Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMA) celebra desde ayer, y hasta el 27 de agosto, el primer centenario de una de las piezas clave de su colección permanente, Las señoritas de Aviñón la obra con que Pablo Picasso fundó el cubismo. Pero la exposición del MoMA- -que lleva asociada toda una programación de charlas y conferencias- -intenta decir mucho más que eso. Pretende enseñar a ver este cuadro como lo vieron sus primeros y sobrecogidos espectadores. Reproducir la conmoción que para ellos significó. Algo parecido a presenciar un parto con todo detalle. El cuadro parece salvajemente espontáneo, y no lo es subraya John Elderfield, conservador jefe de Pintura y Escultura del MoMA, paseándose con deleite por los contornos de la exposición. Además de Las señoritas de Aviñón recién restauradas- -por segunda vez a lo largo de su historia- se muestran nueve bocetos de la obra y hasta un centenar de trabajos previos relacionados con el cuadro. El material adicional procede de Francia, sobre todo de colecciones privadas. Verlo todo junto acredita la elaboración obsesiva de una te, el del espectador. Picasso se sale del cuadro para... ¿abarcarlo mejor? ¿O no se sale, y sólo se transforma? Algunas de las mujeres reciben un tratamiento estético tan brutal- -incluso cubismo mediante- -que ciertas figuras acometen la masculinización. Picasso ejecutó esta obra en 1907 pero no la exhibió hasta 1916, en el Salon Antin de París. Hasta entonces, mantuvo la pintura enrollada y escondida. Los pocos que la vieron sintieron miedo, repugnancia incluso. Por la audacia que contenía. Y por la tormenta de creación que presagiaba. Cien años después, ¿sigue la tormenta? Anna Swinbourne es una presencia exquisita: el pelo recogido, el sobrio tailler azul marino, los pendientes minúsculos, la imperturbable profesionalidad (sólo se perturba un poco, cuando alguien le pregunta por qué sólo se han podido reunir 9 de los 16 bocetos que se conocen del cuadro) Pero cuando mira Las señoritas... sus ojos llamean sin moderación, y algo en ella se vuelve impúdico. El cuadro estuvo en el punto de mira del MoMA desde 1929. Diez años después pagó 150.000 francos por él a la viuda del coleccionista francés Jacques Doucet. Desde entonces, y muy especialmente desde la vuelta a Europa del Guernica constituye el máximo exponente de Picasso en Nueva York. El MoMA recibe constantes peticiones de préstamo. Pero las rechazamos siempre admite Anna Swinbourne. Más información en: http: www. moma. org Calvo elude recoger en el Senado la carta de un superviviente de Guernica EFE MADRID. La ministra de Cultura, Carmen Calvo, eludió ayer recoger en el Senado la carta que pretendía entregarle un superviviente del bombardeo de Guernica, por considerar una manipulación política que se mezclen los sentimientos de un ciudadano con la petición de traslado al País Vasco del cuadro de Picasso. El senador nacionalista vasco Francisco Javier Maqueda formuló una pregunta en el Pleno del Senado sobre el posible traslado del Guernica al Guggenheim de Bilbao, en la que le anunció a la ministra que Luis Iriondo, superviviente de los bombardeos, y el alcalde de la localidad, Miguel Ángel Aranaz, estaban en la Cámara Alta y tenían intención de entregarle una carta. Posteriormente, la ministra explicó que le parecía inaceptable que, en precampaña electoral y de forma absolutamente inesperada, un senador manipule improvisadamente los sentimientos y las peticiones que pueda hacer un alcalde o cualquier ciudadano. No me puedo prestar a eso Ayer mismo, la Comisión Permanente del Real Patronato del Museo Nacional Reina Sofía acordó el préstamo de 24 bocetos preparatorios del Guernica de Picasso a la población vasca en el marco de los actos conmemorativos del setenta aniversario del bombardeo. Las obras seleccionadas se exhibirán entre los próximos meses de julio y septiembre. Enrollada y escondida 9 años Las señoritas de Aviñón de Picasso obra que en la cabeza de Picasso ya había sido pintada del derecho y del revés y de todos los colores posibles una y otra vez, hasta el alumbramiento, seguramente con dolor, de las pinceladas definitivas. Aunque Picasso pintó esta obra en París, en su estudio del Bateau- Lavoir, la referencia a Aviñón no alude al topónimo francés, sino a la calle de Barcelona donde se encontraba el burdel que inspira la escena. En los primeros bosquejos era una escena formada por siete figuras, una de ellas masculi- ABC La pintó en el Bateau- Lavoir na. El pintor estudió a fondo la cabeza de esta figura- -muy parecida a la suya propia- que al final ni siquiera aparece en el cuadro definitivo, de sólo cinco figuras. Según la comisaria de la exposición, Anna Swinbourne, ese mutis masculino del cuadro puede responder a un intento de aligerarlo de pecado, dejando a las mujeres solas en el burdel. Es sólo una de las teorías. Otra posibilidad sería notar que al desaparecer el único hombre del cuadro, también varía la disposición inicial de las mujeres y el ángulo en que se exhiben, que pasa a ser, mucho más descaradamen-