Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
86 CULTURAyESPECTÁCULOS www. abc. es culturayespectaculos JUEVES 10- -5- -2007 ABC Cristina García Rodero, ayer en el Prado junto a sus dos fotografías, centradas en obras de Rafael y Van der Hamen SIGEFREDO La cuota femenina llega al Prado En 1991 doce artistas contemporáneos expusieron su visión del Prado en el museo. Hoy se retoma aquella idea, pero con doce mujeres. Entre ellas, Cristina García Rodero, Ouka Lele, Cristina Iglesias, Carmen Laffón, Soledad Sevilla o Susana Solano NATIVIDAD PULIDO MADRID. Nunca admitiré que una mujer pueda pintar bien sentenció Degas. Al artista que mejor retrató a las bailarinas le salió la vena machista. El Prado también lo ha sido en cierta manera, aunque la Historia ha sido la culpable de que haya pocas mujeres en su colección: Artemisia Gentileschi, Sofonisba Anguissola y su hermana Lucia, Angelica Kauffmann, Elisabeth- Louise Vigée Le Brun, Marietta Tintoretto... Sólo una de ellas cuelga hoy en las paredes del museo: Clara Peeters. Bueno, hasta ayer, porque doce artistas contemporáneas han desembarcado en el Prado. Este museo se moderniza que es una barbaridad: recordemos el despliegue de Thomas Struth en las salas de Villanueva y de Moneo. Si en 1991 el Prado fue visto por doce artistas contemporáneos- -de Gaya a Barceló- ahora se repite el mismo formato, pero con mujeres. La cuota femenina obliga. Si el Consejo de Ministros apuesta por la paridad, ¿por qué no el Prado? Y eso que el comisario, Francisco Calvo Serraller, ex director del museo, sabedor de que la crítica le iba a llegar, se anticipa negándolo: No ha habido prejuicio de género. Dieciséis años después, ha habido un cambio radical; hoy son más interesantes en el arte español las mujeres. Hay aire fresco y una gran audacia Organizada por la Fundación Amigos del Prado, la exposición reúne en las salas 51 A y 51 B del museo una selección de artistas quizá demasiado ecléctica- -resulta un tanto descompensada la elección- -de hasta tres generaciones de mujeres: la más joven, Naia del Castillo (Bilbao, 1975) la mayor, Carmen Laffón (Sevilla, 1934) Y, en medio, Cristina García Rodero, Carmen Calvo, Isabel Baquedano, Susana Solano, Soledad Sevilla, Blanca Muñoz, Ouka Lele, Cristina Iglesias, Eva Lootz e Isabel Quintanilla. Sólo las cuatro últimas faltaron ayer a la presentación de la muestra. Cada artista expone dos obras: ellas eligieron libremente la técnica y los cuadros del Prado que iban a abordar. La única imposición, el formato. El sentimiento general de estas mujeres es de agradecimiento por exponer en el Prado y el reto que ello supone. Para la benjamina del grupo fue toda una sorpresa que la escogieran: Es emocionante la sensación de estar en el Prado y con estas artistas que respeto mucho A Carmen Calvo le impone el Prado. Su elección, Goya, por ser, dice, un pintor con una gran carga emocional y por su crítica social Niega que haya pintura femenina y masculina Hay buena, mala y regular Soledad Sevilla, que se decantó por Hipomenes y Atalanta de Guido Reni un cuadro muy feminista, aunque yo no milito no se siente cohibida por exponer en el Prado, pero sí agradecida y emocionada por la entrada del arte contemporáneo en el Prado Sobre la cuota femenina comenta que seguramente la selección de 12 hombres en 1991 surgió de manera natural, y ésta la habrán tenido que forzar, pero, aunque se ha avanzado mucho, la igualdad no se ha conseguido aún Carmen Laffón, que recrea El sueño del patricio Juan de Murillo, sigue todavía aturdida: El Prado son palabras mayores No cree que hoy sean necesarias las colectivas femeninas- no hay discriminación, ni arte masculino y femenino pero sí advierte que la mujer, por su condición, no ha podido trabajar y expresarse como hubiera querido Si Blanca Muñoz ve con indiferencia que seamos todas mujeres; es lo de menos, no le di importancia Susana Solano (ha sido la menos disciplinada; no se ha centrado en cuadros concretos) confiesa que sí le incomodaba que fuesen doce mujeres: Pero entendí que tampoco iban de feministas Cristina García Rodero se pregunta: si se hizo en 1991 una propuesta masculina, ¿por qué no ahora femenina? Hay buenísimas artistas. Cada vez más Querría haberme peleado mucho más; siempre piensas que podías haberlo hecho mucho mejor. Fotografiar el Prado es muy difícil, te desesperas. Busco el movimiento, la acción, y aquí apenas la hay Se siente una privilegiada por estar en el Prado. Le encanta Tiziano- siempre que voy al Prado me quedo embelesada delante de su trabajo En esta ocasión ha escogido curiosamente a dos mujeres delante de obras de Rafael y Van der Hamen, que representan a mujeres. Ha querido rendir homenaje a los restauradores del museo, cuya labor suele permanecer oculta, y a todos los que aman el arte. Más información en: http: www. museoprado. mcu. es Un privilegio y un reto No ha habido prejuicio de género; hoy son más interesantes en el arte español las mujeres dice el comisario