Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 10 s 5 s 2007 MADRID 65 Aplausos y protestas durante la lectura del pregón de las fiestas de San Isidro Los antiparquímetros boicotean el acto, mientras otro grupo aplaude a Gallardón ABC MADRID. El pregón de las fiestas de San Isidro, que tuvo lugar en la tarde de ayer en la plaza de la Villa, se convirtió en el escenario de una disputa entre unos escasos detractores y varios grupos de entusiastas de la gestión del alcalde de la ciudad, Alberto Ruiz- Gallardón. Por segundo año consecutivo, las protestas de unos cincuenta vecinos- -pertenecientes a grupos antiparquímetros y a afectados por las chimeneas del último tramo inaugurado de la M- 30- impidieron a las alrededor de 2.500 personas allí congregadas escuchar las palabras del pregonero, Nacho Cano, que este año era el encargado de dar el pistoletazo de salida a las fiestas y que se vio obligado a acortar el acto antes de lo previsto. Pero no todo fueron críticas a la actuación del regidor madrileño. Un grupo de espectadores comenzó espontáneamente a lanzar consignas a favor del alcalde. El grito de Gallardón, el mejor también se hizo oír entre las bocinas y los pitidos de los que pretendían boicotear el acto. Muchos madrileños lamentaron que, de nuevo en esta ocasión, las reivindicaciones a la gestión del alcalde empañaran el comienzo de las fiestas. Algunos deberían dejar las quejas para otro momento se quejaba una vecina. Sin embargo, los grupos manifestantes mantenían una opinión muy distinta. Pensamos El artista Nacho Cano abrió las fiestas de San Isidro entre los gritos de unos 50 vecinos que las fiestas tienen que ser la expresión de la gente, por lo que seguiremos protestando durante las mismas sentenció José Rafael Gutiérrez, miembro de la asociación Nudo Sur A pesar del frente abierto entre los vecinos, nada impidió a Cano, leer una poesía escrita por su padre- Madrid, mi gran amigo y compañero -y un texto de Mikel Fernández, uno de los actores del musical que dirige el artista, y que tenía previsto interpretar una canción dedicada a la ciudad, Quédate en Madrid Al final no fue posible. Los numerosos admiradores de los músicos que allí se habían congregado se quedaron con las ganas. Antes de iniciar su discurso, el cantante intentó calmar DANIEL G. LÓPEZ a quienes protestaban argumentando que Ruiz- Gallardón había tenido aciertos y quizá también algún error y explicando que, en cualquier caso, el no era el alcalde. Finalizó sus palabras con un fuerte abrazo a Gallardón tras declarar que en Madrid todo el mundo puede hacer lo que le dé la gana, incluso joder el pregón de San Isidro