Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 10- -5- -2007 El Papa defiende la familia y la vida en sus primeras palabras en Brasil 35 Sarkozy acelera sus contactos europeos y recibe ya al primer ministro británico Sin siquiera haber tomado posesión, el nuevo presidente francés se ve mañana en París con Blair, antes de hacerlo con la canciller alemana, Angela Merkel JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. Tony Blair será el próximo viernes el primer dirigente extranjero que se entreviste con Sarkozy, antes siquiera de la formación de su primer gobierno, para subrayar mejor la importancia de la complicidad diplomática entre París, Londres y Berlín, donde el nuevo presidente de Francia confirmará más tarde con Merkel su nueva visión de la construcción política de Europa. Angela Merkel fue la primera dirigente europea en subrayar que no deseaba dar a la sólida amistad franco alemana un carácter exclusivo insistiendo en abrir el diálogo privilegiado de Berlín con sus vecinos del Este europeo. Antes de llegar al Elíseo, Sarkozy ha insistido en repetidas ocasiones en que, desde su óptica, el relanzamiento de la UE debe hacerse a seis: Alemania, Francia, Inglaterra, Italia, España y Polonia. La misma noche de su victoria, Sarkozy anunció uno de los proyectos más ambiciosos de su presidencia: proponer el lanzamiento de la Unión Mediterránea (UM) uniendo a los pueblos mediterráneos a imagen y semejante de la Unión Europea. El proyecto de una posible UM tendrá muchos avatares y solo podrá ser el fruto de una larga y compleja negociación multilateral, a muchas bandas, sin duda. Desde la nueva óptica presidencial francesa se trata, de entrada, de avanzar una idea que irá desbrozándose escalonadamente. El proyecto de UM será perfectamente paralelo a las negociaciones entre la UE y Turquía, pero, desde la óptica francesa, también se trata de dar al pueblo turco un nuevo horizonte común. Ni Angela Merkel ni Nicolas Sarkozy son partidarios del ingreso turco en la Unión. Por el contrario, Berlín y París consideran igualmente indispensable ofrecer a Ankara una alternativa de gran alcance Celeridad sin precedentes Sarkozy ya elogió en su campaña el dinamismo del Reino Unido en contraposición a la parálisis francesa La visita de Blair a París, con una celeridad sin precedentes en la historia de las relaciones franco- británicas, se inscribe en ese marco: insistir en el apoyo británico a un relanzamiento de la UE a través de un minitratado constitucional europeo, que la Francia de Sarkozy pudiera aprobar por vía parlamentaria, tras el rechazo, vía referéndum, del gran Tratado dinamitado por el no francés del mes de mayo del 2005. París y Londres, Sarkozy y Blair, pueden tener diferencias de criterio concretas en bastantes cuestiones europeas, pero comparten con Angela Merkel una visión pragmática del futuro de la UE. A lo largo de su campaña presidencial, Sarkozy elogió en repetidas ocasiones el dinamismo inglés, en abierta oposición a los arcaísmos inmovilistas de la doble era MitterrandChirac. Blair, por su parte, saludó el triunfo de Sarkozy en unos términos de gran cordialidad entusiasta. Muy lejos de las etiquetas ideológicas convencionales, a nadie se le oculta el respeto y simpatía mutua entre el primer ministro saliente y el nuevo presidente entrante. Más allá de simbolismos fuera de lugar, la celeridad del encuentro Blair Sarkozy subraya una cierta complicidad París- Berlín- Londres. ABC. es Informe sobre los resultados de las elecciones francesas en abc. es internacional