Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 ESPAÑA LA HORA DE LA VERDAD DEL 11- M NI RASTRO DE ETA JUEVES 10 s 5 s 2007 ABC El juez Bermúdez vuelve a reprender a una de las acusaciones por introducir a ETA Acusa a 29 personas y ninguna tiene implicación con ETA reprocha el magistrado a uno de los abogados NATI VILLANUEVA MADRID. Comenzó una nueva fase en el juicio de los atentados de Madrid, y con ella se volvieron a escuchar en la Sala referencias a ETA, unas previstas en el orden del día y otras provocadas por una acusación popular. La prueba pericial se inauguró ayer con la declaración del comisario José Cabanillas, responsable, entre otros, del informe que según el ex director general de la Policía supuestamente vinculaba a ETA con la matanza. Tras el primer desmentido a Díaz de Mera por parte de su supuesta fuente, Enrique García Castaño, fue Cabanillas quien contradijo ayer al eurodiputado. El inspector no sólo aseguró que ni en ese ni en ningún otro informe existe absolutamente ninguna relación de los islamistas con ETA sino que ni siquiera él participó en la redacción de este documento, lo que habría sido una osadía por su parte al no ser un experto en materia antiterrorista. Sí lo eran, sin embargo, sus subordinados, el hombre y la mujer que firmaron dicho informe. Cabanillas explicó que el contenido del escrito al que se refería Díaz de Mera es justamente el contrario. Es decir, ni en ese ni en los demás escritos de los que se componía el informe que la Policía entregó al magistrado Juan del Olmo se ponían de manifiesto más vínculos entre etarras e islamistas que los derivados de su coincidencia en prisión. lista de pruebas acumuladas durante la investigación policicial: volcado de ordenadores, pista de tarjetas telefónicas, tráfico de tarjetas, etcétera, que apuntan inequívocamente al terrorismo islamista. Uno de los momentos más tensos de la jornada se produjo cuando el letrado José María de Pablo pasó a interrogar a este perito sobre la relación de un tal Óscar Pérez con los islamistas. en cuenta que como acusación le estoy permitiendo un amplio margen porque no está legitimado para hacer ese tipo de preguntas. -De Pablo (P) En mi escrito de acusación... -G- B: No, no, en su escrito de acusación acusa a 29 personas. -P: Efectivamente. -G- B: En el que ninguna de ellas tiene ninguna implicación con ETA. No discuta conmigo o le retiro la palabra. Otra pregunta. -P: Protesto, señoría. -G- B: ¿Por qué? ¿porque le amenazo con retirarle la palabra? -P: Por no dejarme seguir preguntando sobre Óscar Pérez. -G- B: Le he dicho que pregunte, que no hace falta que lo lea entero (un informe policial) -P: Muy bien, muchas gracias. -G- B: De todas formas, espero que justifique usted en su calificación definitiva y en su informe la legitimación de una acusación para introducir un factor ajeno a lo que es el objeto del proceso desde la perspectiva de la acusación. -Gómez Bermúdez (G- B) Tenga El juez Javier Gómez Bermúdez, el pasado día 4 en la Audiencia Nacional tos en terrorismo etarra fue que no existía ninguna relación más allá del compañerismo propio de las prisiones En un nivel más general que el ámbito de las prisiones, los peritos tampoco vieron conexiones entre islamistas y etarras en ninguno de los escenarios relacionados con los atentados de los trenes. En el informe en el que se estudiaban los posibles nexos, también se concluía que históricamente siempre ha sido difícil compaginar los postulados de organizaciones ateas de carácter marxista con los de las radicales islamistas. El 11- M sólo aparece vinculado, dijo, a organizaciones de carácter salafista situadas en la órbita de Al Qaida Tras dar estas pinceladas, una de las acusaciones (Ayuda a las Víctimas) que ya han sido reprendidas por el tribunal por su ambigua postura procesal, comenzó a interrogar al pe- POOL Operación Nova Cabanillas explicó que el origen de la investigación de las conexiones entre ambas organizaciones terroristas fue con motivo de la operación Nova (octubre de 2004) cuando, tras los registros llevados a cabo en las celdas de los imputados, se detectaron relaciones entre reclusos islamistas y etarras. Estos vínculos se limitaban a la aparición en la celda de uno de los primeros del periódico Gara (lo utilizaba como mantel) la dirección de los terroristas Henri Parot y Harriet Iragi en poder de Abdelkrim Bensmail o una copia de una fórmula cloratada que ni siquiera se correspondía dijo ayer el perito, con las proporciones utilizadas por la banda ETA para hacer cloratita. Tras analizar todas las pruebas, la conclusión a la que llegaron los exper- rito sobre el explosivo utilizado en la matanza. Cabanillas aseguró que el hecho de que la dinamita sea Goma 2 ECO es sólo un indicio más que descarta la autoría de ETA en el 11- M, pero ni mucho menos el único. En los primeros minutos, dijo, era normal apoyarse en Goma 2, porque no había más Pero (a día de hoy) para mí que sea uno u otro tipo de explosivo me tiene sin cuidado El comisario se refería a la larga SALIÓ RANA Y ÓSCAR (GARCÍA PÉREZ) Un nombre varias veces repetido a lo largo de toda la vista oral del 11- M ocupó una buena parte de la sesión de la mañana de ayer. Ésta es su historia POR N. VILLANUEVA MADRID. Su nombre se escuchó desde prácticamente el inicio del juicio oral, hace ahora tres meses. Hasta ayer era uno de los personajes más misteriosos en la vista de los atentados de Madrid, pues ni siquiera aparece en el sumario. En las preguntas de las acusaciones populares AVT y Ayuda a las Víctimas, Óscar Pérez, un nombre de lo más castizo, siempre aparecía al lado del de los etarras Henri Parot, Irkus Ba- dillo o Gorka Vidal. Ayer salimos de dudas. Los intentos de vincular a este individuo con ETA y a ETA con el 11- M resultaron una vez más infructuosos. Vamos, que Óscar Pérez les salió rana. Este joven trabaja en una aseguradora en Barcelona y el 5 de marzo decidió pasar un fin de semana en Madrid en compañía de tres colegas del trabajo. Qué mejor forma de conocer el ambiente de la capital que en el barrio de Chueca. Y hacia allí fueron, pendientes en todo momento de la llamada del último de los amigos que, por motivos de trabajo, iba a llegar a Madrid unas horas más tarde que ellos. La mala fortuna quiso que a Óscar se le cayera el teléfono al suelo. El terminal quedó fuera de servicio y por tanto era imposible contactar con el compañero. En el interior de un local de ambiente los chicos se fijaron en un grupo de marroquíes que se estaban tomando una copa en la barra. La chica que acompañaba a los dos catalanes se acercó a Jamal Ahmidan y le dijo que si le podía dejar el móvil a su amigo para hacer una llamada urgente (Óscar pondría su propia tarjeta SIM) El Chino accedió. Por este motivo el nombre de Óscar apareció entre las llamadas salientes del terminal de Ahmidan. Toda una anécdota para tejer semejante trama.