Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 9 s 5 s 2007 DEPORTES 93 Cuando ganas de modo honesto te viene el miedo y fui débil Ivan Basso afirma que tuvo intención de doparse, pero que jamás lo hizo VERÓNICA BECERRIL SERVICIO ESPECIAL ROMA. Ivan Basso apareció ayer ante los medios de todo el mundo con el rostro sereno. Muchas eran las conjeturas sobre cuál habría sido la declaración de culpa del vencedor del Giro de Italia 2006, pero casi nadie acertó. En toda mi carrera no he utilizado sustancias dopantes, he reconocido sólo mi intención Así que el vendaval levantado el lunes ante la insólita decisión de un ciclista de alto nivel de reconocer su culpabilidad se queda en polvareda, porque Basso no hizo uso de las famosas bolsas de sangre, según su declaración, sino que las tenía ahí, por si acaso. El corredor lo justificó ayer reconociendo su debilidad como ser humano. Cuando estás considerado un corredor modelo, cuando ganas de modo honesto, te viene el miedo y ahí es donde fui débil declaró. Durante su intervención Basso quiso precisar que la decisión de declarar ante el CONI fue un acto meditado hacía poco tiempo, después del interrogatorio del pasado día 2, pero que lo hizo sin ningún tipo de presión. Se ha dicho que habría declarado como chivo expiatorio dando nombres. No ha sido así, sólo he asumido mi responsabilidad, no sé quién más puede estar implicado Basso pidió respeto ante la decisión tomada. Por sus seguidores, por el ciclismo, por el deporte, por su familia y por él mismo. Y también por cumplir la pena. Descontaré mi pena y volveré a correr. Sabré hacerme querer de nuevo y creo que José Miguel Mata PODRIDO Y NO ES LA SANGRE ALGO HUELE A E Ivan Basso, durante la rueda de prensa que realizó ayer en Roma mi equipo me aceptará, ya que han sido muchas las demostraciones de cariño por parte de mis compañeros. Se puede ganar honestamente como siempre he hecho sentenció. La decisión de confesar es loable, pero se tendrá que ir quitando de la cabeza que volverá en breve a competir porque según el artículo 2.2 del Código de la Agencia Mundial Antidopaje (WADA) la intención vale lo mismo que el acto consumado. Así que la línea defensiva de intento de dopaje no perpetrado no exime al ciclista de cumplir íntegramente la ley EPA No he dado nombres, no sé quién más puede estar implicado. Descontaré mi pena y volveré a correr deportiva. Según dicho artículo se considera infracción el uso o la intención de usar una sustancia prohibida En ambos casos, uso o intención, la sanción prevista por el Código WADA es de dos años. Sólo se prevé descuento de pena cuando existe una colaboración que permite desenmascarar infracciones de otras personas. Pero al parecer no es el caso. Y probablemente no sea necesario que hable porque ayer mismo, y tras la rueda de prensa, la oficina antidopaje confirmaba a través de un comunicado del CONI que otro corredor, Michele Scarponi, se había presentado por voluntad propia admitiendo su implicación en la Operación Puerto y ofreciendo su disponibilidad a colaborar. ¿Para decir que tampoco se dopó? n menos de 24 horas se ha pasado de la esperanza del único camino que apuntaba mi compañero José Carlos Carabias a la desilusión de la única realidad Ivan Basso- -o el exceso de confianza del Comité Olímpico Italiano, quién sabe- -ofreció el lunes una luz con el reconocimiento de su implicación en la Operación Puerto de los cambalaches con Eufemiano Fuentes y sus jeringuillas. La vendida intención de colaborar en las investigaciones abría una vía hasta hoy inexplorada. Era un hilo al que asirse para intentar desenredar una madeja de mentiras y encubrimientos, todo bien envuelto en fajos de billetes. La posibilidad de volver a respirar en el hedor que desprende el dopaje... No ha pasado ni un día hasta que, también Basso, nos ha devuelto a las sombras de la cruda realidad. Donde algunos dijeron que había dicho digo, ayer él dijo Diego. Ni se ha dopado ni sabe quién lo ha hecho. Sólo soy culpable de intentarlo ¿Es creíble? Personalmente prefiero seguir conteniendo la respiración porque mi nariz me dice que esto es más merdé estrategia para burlar, o intentarlo, un castigo. Condenado a entregar su ADN y sabedor de que entre la sangre requisada está la suya, mejor una confesión a medias antes de que llegase la certeza entera. En Basso algo sigue oliendo a podrido y no es su sangre.