Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 AGENDA Necrológicas MIÉRCOLES 9 s 5 s 2007 ABC Lei Guiying Esclava sexual de los japoneses en la II Guerra Mundial Desconsolada mujer del consuelo La anciana no reveló a sus hijos su historia hasta hace un año, cuando se propuso acudir a un tribunal de Tokio para contar la verdad PABLO M. DÍEZ CORRESPONSAL PEKÍN. A sus 79 años, ha fallecido Lei Guiying, una de las últimas veinte mujeres del consuelo que aún quedaban con vida en China. Como otras 200.000 prisioneras de toda Asia, sobre todo coreanas, filipinas, taiwanesas e indonesias, Lei fue utilizada durante la Segunda Guerra Mundial como esclava sexual del Ejército japonés, que hasta regentaba sus propios burdeles. Tras arrastrar durante toda su dura existencia las secuelas que le dejaron las violaciones, palizas y vejaciones que sufrió cuando tenía sólo 13 años, Lei murió de un derrame cerebral el pasado 25 de abril en Tang Shan, un pueblo de la provincia oriental de Jiangsu situado al sur de Shangai y a 30 kilómetros de Nanjing. Unos días antes había concedido a este periódico la que sería la última entrevista de su vida (ver en la sección de Internacional de ABC del 9 de abril el artículo Lei, esclava sexual a los 13 años La anciana, nacida el 6 de mayo de 1928, recordó en dicha charla los brutales años de la ocupación japonesa, que comenzó en 1931 en la región nororiental de Manchuria y luego se extendió a todo el país a mediados de 1937 tras el incidente del Puente de Marco Polo. A sus nueve años, Lei contempló cómo las familias chinas ahogaban a sus propios bebés en el río porque esa muerte, por muy horrible que fuera, era mucho mejor que caer en manos de las tropas niponas. No en vano, los chinos todavía se estremecen al recordar la masacre de Nanjing, en la que el Ejército del imperio del Sol Naciente mató entre 140.000 personas, según los Aliados, y Lei Guiying 300.000, a juicio del régimen comunista. Una orgía de sangre, muerte, destrucción y sadismo, con violaciones y torneos de decapitaciones incluidas, que se prolongó desde que comenzó el asalto a la entonces capital de China el 13 de diciembre de 1937 hasta que la ciudad capituló en enero de 1938. Con la infancia arrancada de cuajo, Lei fue huérfana a los siete años y viuda a los nueve, ya que, al morir su padre, sus parientes la obligaron a casarse con un joven para que otra familia la mantuviera. Sin familia, la desdichada Lei Guiying no era más que una hambrienta niña de la calle cuando, en el otoño de 1941, empezó a trabajar a la fuerza como niñera de un japonés que, siguiendo a las tropas de su país, había abierto un prostíbulo en Tang Shan. Pero no pasó mucho tiempo hasta que, para su desgracia, un militar nipón la violó a los 13 años, golpeándole con su pistola en la cabeza y rajándole las piernas con su catana. Desde entonces, la adolescente Lei pasó a ser una más de las chicas del burdel, teniendo que atender algunas noches a más de cinco clientes y luego cuidar durante el día a los dos hijos de su proxeneta. Tras aguantar este infierno durante dos interminables años, Lei Guiying huyó en 1943 y se refugió en casa de su madre, de donde no salió hasta que el Ejército japonés se retiró en 1945 debido a su derrota en la contienda. Luego vendrían la hambruna del Gran Salto Adelante (1958- 61) y los tiempos difíciles del comunismo, en los que ocultó su doloroso pasado para evitar represalias y acusaciones de colaboracionismo con el invasor. De hecho, la anciana no reveló a sus hijos su historia hasta hace un año, cuando se propuso acudir a un tribunal de Tokio para contar la verdad como solía decir. Aunque sabía que los jueces nipones no le iban a conceder ninguna indemnización, Lei ha fallecido sin ver cumplido su sueño y profundamente indignada con la actitud del Gobierno japonés, que minimiza las atrocidades de la guerra. Con la muerte de Lei Guiying, ya queda una mujer del consuelo menos, pero otra anciana ha decidido confesar su pasado como esclava sexual de las tropas niponas tras enterarse de la noticia. A Lei Guiying sólo le queda ahora descansar con algo que jamás tuvo en vida: paz. Tomás Romero García- Benítez El pasado día 26 de abril falleció en Madrid don Tomás Romero García- Benítez a consecuencia de un penoso proceso de alzheimer. De profundas creencias religiosas don Tomás Romero fue ejemplo de vida, por su generosidad, entrega y humanidad para su esposa, hijas, familiares y amigos. Como abogado desarrolló su carrera profesional en el comercio internacional. De convicciones monárquicas, era nieto de don Tomás Romero Martín- Toledano, Senador del Reino y del General don Ángel García Benítez que fuera Jefe de la Guardia Real de S. M. el Rey Don Alfonso XIII. El escritor y periodista rumano Octavian Paler ha fallecido en su domicilio de Bucarest a los 80 años por un paro cardíaco. Ex director general de la Televisión Rumana TVR y redactor jefe del diario Romania Libera Paler era conocido por sus intervenciones públicas en las televisiones y sus artículos Octavian Paler de prensa como un formador de opinión una voz y conciencia de su época, además de sus 17 libros de novelas, poemas y ensayos. Se estrenó en la literatura en 1958 con los poemas La sombra de las palabras y se consagró con prosa de ideas, memorias y ensayos. Sus novelas, con mensaje, defendieron los valores nacionales y los derechos humanos durante el régimen comunista, aunque militó por la democracia y el saneamiento moral de la sociedad tras la caída del totalitarismo. El presidente de la Unión de Escritores, Nicolae Manolescu, periodistas y escritores dieron el pésame a la familia de Paler y ensalzaron sus méritos en la cultura y la sociedad rumanas como intelectual y voz relevante de la espiritualidad nacional. Antonio García- Baquero, en la muerte de un amigo Ha muerto Antonio García- Baquero. Un cáncer devorador se nos lo ha llevado en 15 días. Aún aturdido por el impacto de la noticia, solo puedo pergeñar algunas notas sobre el perfil biográfico e intelectual de la cátedra de Historia Moderna de la Universidad de Sevilla, que nos acaba de dejar. Antonio era un sevillano que miró siempre al mar. Su refugio vacacional fue Sanlúcar de Barrameda, desde donde, sin duda, debió proyectar su imaginación hacia la Carrera de Indias, el gran tema de su investigación, y sobre el que escribió numerosos libros, desde el que fue su tesis de licenciatura Comercio colonial y guerras revolucionarias (1972) y su tesis doctoral Cadiz y el Atlántico (1717- 78) (1976) a su último libro: El comercio colonial en la epoca del absolutismo ilustrado. Problemas y debates (2003) pasando por múltiples obras que son ya clásicas en el conocimiento del comercio colonial hispanoamericano (especial mención merecen Andalucía y la carrera de Indias (1986) Comercio y burguesía mercantil en el Cádiz de la carrera de Indias (1991) o La carrera de Indias. Suma de la contratación y océano de negocios (1992) Sus aportaciones en este terreno han evolu- cionado de la rigurosa cuantificación del historiador de la economía, que ante todo fue Antonio, a la inmersión en los debates teóricos sobre la decadencia económica española, el significado del reformismo del siglo XVIII o la interacción Andalucía- España. En la discusión de resultados de la investigación e interpretaciones, García- Baquero siempre estuvo abierto a las paralelas investigaciones de otros historiadores que compartieron su fascinación por la misma temática (Antonio- Miguel Bernal, Carlos Martínez Shaw, Marina Alfonso... con los que colaboró en no pocas publicaciones. Pero García- Baquero no sólo invirtió su vida de investigador en la tarea de conocer la problemática comercial hispanoamericana. Su gran pasión fue la tauromaquia: el estudio de la historia de los toros y toreros, junto a Pedro Romero, Ignacio Vázquez y otros amigos, con obras fundaamenteales como Sevilla y la fiesta de los toros (1980- 2001) o la promoción de congresos sobre este tema, como el que se celebró en Sevilla del 26 de no- viembre al 1 de diciembre de 2001. Sus conocimientos sobre el tema los proyectaba hacia los que compartían la misma afición. La Historia de la tauromaquia de Bartolomé Bennassar le debe mucho. La tercera vertiente que querría destacar de García- Baquero es su andalucismo, en el que conjugaba el sentido lúdico de la vida por una extraña melancolía interior, que tras su eterna sonrisa parecía filtrar un punto de ironía a veces amarga, que a mí, siempre me impresionó. Su lucidez crítica y su inteligencia le dotaron de una capacidad rigorista que nada tenía que ver con la aparente frivolidad coyuntural. Casado con Denise, una profesora francesa, Antonio fue un hombre siempre abierto a culturas diferentes y sensibilidades distintas. Nada proclive a responsabilidades administrativas, asumió el peso de las funciones de gestión y dirección académica (como, por ejemplo, la Fundación de Historia Moderna) al servicio generoso de sus amigos. Descanse en paz. Ricardo GARCÍA CÁRCEL