Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 ESPAÑA MIÉRCOLES 9 s 5 s 2007 ABC El niño muerto en un centro de menores de Elche falleció por asfixia accidental JAVIER COLOMA ALICANTE. La magistrada del juzgado de Instrucción número 1 de la localidad alicantina de Elche investiga las extrañas circunstancias en las que se produjo el fallecimiento de un joven de doce años de edad en un centro de menores dependiente de la Generalitat Valenciana. El cuerpo sin vida del menor fue encontrado sobre las cinco y media de la tarde del pasado lunes- -hora en la que el personal del centro está atendiendo a los niños- y todo indica que la muerte le sobrevino por asfixia. Pese a que, en un primer momento se informó de que, según fuentes próximas a la Policía Nacional, las causas que se barajaban era la de una posible agresión por parte de alguno de sus compañeros, al mostrar signos de tener el cuello roto, las pruebas que se han llevado a cabo hasta el momento, a falta de conocer los resultados del examen forense, descartan en principio esta hipótesis. También, ha quedado rechazada como causa de muerte un posible suicidio, por lo que todo apunta a que pudo tratarse de un accidente. El menor se encontraba en situación de desamparo desde el año 2005, y vivía en el centro donde fue hallado junto a su hermano mayor. Ambos jovenes mantenían relaciones familiares con la abuela materna que, al parecer, tenía previsto llevarse a vivir con ella al menor el próximo verano. El joven fallecido estaba bajo tutela de la Consejería de Bienestar Social de la Comunidad Valenciana y estudiaba en el Colegio Público El Pla de dicha localidad alicantina. Tras conocer la trágica noticia, la consejera de Bienestar de la Generalitat Valenciana, Alicia de Miguel, afirmó sentirse desolada por lo ocurrido, y añadió que el personal del centro de menores está muy entristecido porque una situación de éstas, siempre es una desgracia terrible Además, remarcó los informes referidos desde el propio centro donde residía en los que, pese a su situación personal, todos los informes psicológicos sobre el menor indicaban que se trataba de un niño con muy buena adaptación y que sacaba buenas notas en el colegio e, incluso, suponían que de cara al verano podría estar viviendo en casa de su abuela. En la imagen, el local que acogía el bar denunciado, que ahora es de otro propietario y tiene otro nombre ELENA CARRERAS La sentencia más ruidosa Queda inaugurado el debate ciudadano: ¿cuatro años de cárcel es demasiado castigo para el dueño de un bar cuyos ruidos molestaban a los vecinos? Para la Audiencia de Barcelona, no; para el Supremo, tampoco. En la calle se oyen opiniones dispares POR JANOT GUIL BARCELONA. Al margen de pollo al horno, ensalada y otras sugerencias, el menú del día de ayer en el bar- restaurante El racó de l Andrea (El rincón de Andrea) en el 394 de la calle Sicilia de Barcelona, era una polémica aliñada con mucha vehemencia que tenía como actores a propietarios y clientes, pero, como protagonista principal, al anterior dueño del establecimiento: Dionisio Mestre Rodríguez. Su fama es de estruendo. Y es que el Tribunal Supremo ha confirmado la pena de cuatro años de prisión que en febrero de 2006 la Audiencia de Barcelona le impuso a este empresario por los perjuicios que causó a algunos vecinos, durante dos años, el ruido que provenía de su establecimiento. Voces de clientes, ruido de persianas, un montacargas intempestivo, sillas chirriantes que se oyen en tu casa y hasta el sonido de fiestas que atraviesan paredes y tabiques y te condenan al insomnio. La pesadilla tuvo lugar entre 2003 y 2005, cuando el bar- restaurante, situado en los bajos de un edificio, se llamaba El portet Hay precedentes en España de penas de prisión por este delito, pero no tan altas. Para algunos, cuatro años de cárcel es demasiado; para otros, estamos ante una sentencia ejemplar que reconoce el daño que supone no poder dormir, descansar, vivir bien, por culpa de un local bullicioso situado al lado o bajo tu casa. el foro a la hora de tomar medidas. La resolución de la Audiencia ya recogía que su restaurante empezó en 2003 su actividad sin la licencia municipal de apertura, que no se concedió por no adoptar las medidas para insonorizarlo. Asimismo, a pesar de las varias inspecciones que sufrió y los requerimientos del Ayuntamiento- -cuya falta de diligencia ha sido criticada por los vecinos- no hizo nada. Incluso le precintaron su negocio, pero rompió el precinto y siguió en activo. Me parece perfecta la sentencia. Este señor hacía daño queriendo, porque no hizo ninguna corrección decía ayer a ABC Esther Melcón, responsable de la Asociación Catalana Contra la Contaminación Acústica. El alcalde de Barcelona, Jordi Hereu, tampoco ocultaba su gozo- es un gran mensaje para todos ni el abogado de los vecinos demandantes, Lluís Gallardo. Este letrado no cree desproporcionada la sentencia, y lo argumenta Si alguien entra en tu casa y te clava dos puñaladas, querrás que vaya a la cárcel, ¿no? pues el fundamento jurídico que subyace en este caso es el mismo: alguien que invade tu intimidad y te agrede sentencia. Ante el revuelo mediático, los vecinos demandantes, en cambio, preferían ayer guardar silencio por no hacer leña del árbol caído según su letrado. No contestaban al teléfono ni al portero automático. Mudos en plena algarabía. También fue en vano el intento de hablar con el condenado o sus abogados. En casa de Dionisio, ayer sólo hablaba su teléfono, un tuut, tuut... molesto (no punible, por supuesto) Otra actitud era la de Horacio García, quien desde el pasado febrero es el dueño del restaurante que otrora fue de la discordia. Tras dejar claro que ya se ha gastado mucho dinero para solucionar las deficiencias del local en cuanto a ruido y asegurar que no ha tenido quejas, Horacio mostraba su indignación con el fallo, que juzga injusto Que le pongan una multa grande, pero no la cárcel exclamaba. Uno va a la cárcel por esto y, mientras tanto, el De Juana Chaos se pasea por la calle... espetó. Él, por si acaso, ya se reunió con los vecinos demandantes y su abogado, les anunció que subsanaría los problemas de ruido y les rogó, eso sí, que antes de denunciar alguna cosa sobre mi bar, me lo digan primero a mí y me den la oportunidad de arreglarlo Situación de desamparo De hecho, el fallo del Supremo va más allá del de la Audiencia Provincial y en él se refleja la sorpresa por que no se haya contemplado en esta causa un delito de lesiones- -que hubiera aumentado la pena- además de uno contra el medio ambiente. Porque dos de los cuatro vecinos denunciantes sufrieron ansiedad y depresiones tras dos años de ruidos. Al margen de disquisiciones jurídicas, ahora, a menos que recurra al Tribunal Constitucional y éste le revoque el castigo, Dionisio Mestre consumirá su futuro inmediato en el silencio de una celda, además de afrontar el pago de una multa de 8.640 euros e indemnizar a los vecinos con otros 16.000. Además del ruido de su local, le perjudicó su mutis por Lesiones Una agresión Uno va a la cárcel por esto y, mientras tanto, el De Juana Chaos se pasea por la calle... Más información sobre acciones contra el ruido en http: www. ruidos. org