Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 ESPAÑA LA HORA DE LA VERDAD DEL 11- M NUEVO VARAPALO A DÍAZ DE MERA MIÉRCOLES 9 s 5 s 2007 ABC Pregunta de la Audiencia al Parlamento Europeo El Parlamento Europeo (PE) ha recibido un escrito de la Audiencia Nacional para que le certifique la condición de aforado del ex director de la Policía y eurodiputado del PP Agustín Díaz de Mera, informaron a Efe fuentes parlamentarias. La demanda, que llegó ayer al registro de la Eurocámara, se debe a la decisión del tribunal que juzga los atentados del 11- M de abrir un procedimiento de desobediencia grave contra Díaz de Mera. Agustín Díaz de Mera durante una comparecencia en el Congreso cuando era director de la Policía CHEMA BARROSO El tribunal rechaza el careo de Díaz de Mera con su supuesta fuente Cuestiona el papel de las acusaciones que lo solicitaron porque corresponde al de una defensa s Tampoco acepta incorporar otro informe de explosivos de la Pipol NATI VILLANUEVA MADRID. El ex director general de la Policía Agustín Díaz de Mera y el comisario Enrique García Castaño, quien hace unos días negó haberle revelado la existencia de un informe que descubría nexos entre el 11- M y ETA, no se verán las caras en el juicio de los atentados de Madrid. El Tribunal que juzga la matanza de los trenes ha rechazado el careo que habían solicitado dos acusaciones particulares, pues según la Ley de Enjuiciamiento Criminal sólo se practicará el careo cuando no fuese conocido otro modo de comprobar la existencia del delito o la culpabilidad de alguno de los procesados circunstancia que no se da en este caso. En un auto en el que resuelven ésta y otras cuestiones propuestas por las partes, los magistrados vuelven a cuestionar por tercera vez en el proceso el papel de determinadas acusaciones. No se alcanza a comprender, desde la posición procesal que les corresponde y atendido el objeto del proceso, cuál es el interés o incluso la legitimación para la propuesta (de dicho careo) En relación con el informe que, según Díaz de Mera relacionaba a ETA con el 11- M, los magistrados rechazan también la petición de la Fiscalía de que declaren el ex comisario de Información Telesforo Rubio (quien encargó, según Díaz de Mera, ese documento) y el comisario jefe de la Unidad Central de Inteligencia Domingo Pérez Castaño (quien lo elaboró) pues sus testimonios resultan innecesarios al haber testificado ya la llamada fuente directa de Díaz de Mera. Además, recuerda la Sala, ya se han practicado o están pendientes de practicarse otras pruebas que permitirán al Tribunal valorar la credibilidad del testimonio del ex director de la Policía, contra quien se dedujo testimonio por desobediencia grave. Durante su comparecencia en la vista oral, García Castaño aseguró hace unos días que nunca habló a Díaz de Mera de la existencia de un informe que estableciera una relación entre ETA y los atentados de Madrid y que lo único que comentó a su superior es que el único escrito que existía sobre los vínculos entre ambas organizaciones terroristas estaba incluido en el sumario, y la conclusión a la que ese informe llegaba era la contraria. El comisario señaló, además, que tras la declaración del ahora eurodiputado ante el Tribunal, éste le llamó para pedirle que le sa- Germán Yanke PEQUEÑAS DOSIS MORTÍFERAS e estaba acordando de las reflexiones de Camus sobre el suicidio, sobre todo cuando nos preguntamos por la causa de uno de ellos: ¿Quién le ha dicho a usted que hay una sola causa? ¿Quizá se trate de una cadena de motivos en una circunstancia determinada? M Porque a veces nos preguntamos cómo pudo ser posible el 11- M, como si la explicación fuese una sola. Y se va viendo que las causas se concatenan, aunque lo fundamental, claro, es la barbarie de la voluntad mortífera de los terroristas. Pero hubo de producirse un fallo aquí, un imponderable allí, una colaboración en este caso, una sorpresa en el otro. Como los robos en la mina Conchita, de los que se habló ayer en el juicio, y que al parecer se hacían poco a poco, acumulando explosivo mientras se aprovechaban las dificultades de control y los excedentes. No se trataba del gran robo organizado para perpetrar la matanza, sino de una sisa constante para acumular explosivos y venderlos después al mejor postor. Espantan algunos testimonios tendentes a demostrar que no hay modo de establecer un control más efectivo, como si no se tratara de un material tan peligroso. A la vista de lo ocurrido se diría que si hacen falta más medios- -como algunos guardias civiles reclamaron- -es urgente que se pongan a disposición de las Fuerzas de Seguridad. Los experimentos, como decía d Ors, sólo con gaseosa. Está muy bien, me parece, que la Sala no haya dado el visto bueno al careo de Díaz de Mera con su hipotética fuente. Pedido por él mismo, reclamado por algunas acusaciones, se trataba más de un modo de salvar lo insalvable (el ridículo del ex jefe de la Policía) que de un modo, el único para algunos entusiastas, de saber qué ocurrió. cara del embrollo en el que se había metido y que dijera a los magistrados que le había hablado de ese informe. Le dije que no me podía pedir algo que no era cierto. Yo, jamás, nunca le he dicho que haya una sola prueba, un solo indicio que relacionara a ETA con el 11- M. Al contrario, le dije que ese informe se encontraba en el sumario y que se estaba equivocando dijo entonces el comisario. Otras de las cuestiones que el Tribunal tampoco ha aceptado son, por un lado, la copia del informe pericial de explosivos de la operación Pipol (como había solicitado la Fiscalía) pues está fechado en septiembre de 2004 y no tiene relación directa con los hechos y por otro, las transcripciones de las conversaciones intervenidas en prisión a Fouad el Morabit. Éstas datan de agosto y septiembre de 2004 y debieron ser aportadas en el momento procesal oportuno para evitar todo atisbo de indefensión Los magistrados sí aceptan, sin embargo, la documental interesada por la defensa de Antonio Toro, en el sentido de que se incorporen al sumario las declaraciones que Kamal Bahr prestó ante el juez Del Olmo como imputado en la operación Sello II Este testigo sorpresa, que compareció el lunes ante el Tribunal, atribuyó el 11- M a la Guardia Civil, confidentes y asturianos, y exculpó al resto de procesados, con varios de los cuales comparte prisión. A propósito de conversaciones mantenidas en la cárcel y que podrían estar relacionadas con el testimonio que prestó, la Sala admite también que se aporten los posibles contactos de este preso en Meco y en anteriores prisiones. ABC. es Auto del tribunal desestimando el careo de Díaz de Mera con su ex subordinado en abc. es