Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
92 DEPORTES MARTES 8 s 5 s 2007 ABC Guti, el arte del último pase La grandeza ha sido para Ronaldo o Pelé, para los goleadores, mientras la gloria concede un segundo plano a los pasadores J. ÁVILA MADRID. La gran mayoría de los aficionados concede que el gol es el factor más determinante en el desarrollo del juego. Los grandes titulares y la grandeza siempre han estado reservados para Fontaine, Di Stéfano, Ronaldo, Pelé, Eto o... Para los goleadores. Sin embargo, los entrenadores se decantan por ensalzar la figura del pasador y destacan el pase como el elemento más importante en el fútbol. Un buen pase garantiza una situación de ventaja ante el rival. Un mal pase encadena otro mal pase. Una buena circulación del balón permite una mayor velocidad en las acciones y dificulta los movimientos defensivos del rival. Un buen pase facilita el ahorro de energías y obliga al contrario. Los futbolistas, sobre todo los delanteros, son los primeros en buscar socios de garantía en el centro del campo. Lo decía, por ejemplo, Ronaldo en su etapa en el Real Madrid. Guti y yo nos entendemos con la mirada Normal, el canterano madridista interpreta el pase como pocos en la Liga española. Sólo futbolistas como Iván de la Peña o Ronaldinho pelean por este honorífico reconocimiento de la crítica. Si para un goleador el éxtasis llega con el gol, para los centrocampistas el orgasmo surge con un pase imposible. Eso sí, que el balón acabe dentro de la portería. Lo comentaba Zidane: Prefiero dar un buen pase, que marcar un gol El domingo se vio a Guti fuera de sí, a punto de levitar, cuando Van Nistelrooy y Robinho resolvieron con maestría dos gestos técnicos del centrocampista. Un día antes, en Anoeta, Ronaldinho dio una lección de técnica, habilidad y visión cuando habilitó a Eto o para que marcase después de una galopada felina en solitario. Ocurre que nadie se acuerda del pasador La historia le reserva un segundo plano. A buen seguro que nadie se ha fijado en el números de pases de gol de Guti en su trayectoria como madridista. Casi cincuenta medios- goles, en los que contó con la alianza de compañeros como Raúl, Ronaldo, Owen o Van Nistelrooy. Los mejores pasadores de la Liga Munitis (Delantero Racing) 10 pases de gol Villa (Delantero Valencia) 10 pases de gol Búsqueda de socios en la media Guti ejecuta el soberbio pase que permitió a Robinho anotar el segundo gol ante el Sevilla AFP Alves (Defensa Sevilla) 10 pases de gol OJO CRÍTICO Enrique Ortego EL PASADOR, SIN EDAD NI PUESTO l pase es la segunda suerte suprema después del gol. La historia del fútbol está llena de buenos pasadores, más allá de su nacionalidad, edad o posición en el campo. Curiosamente el país con menos citas en la enciclopedia de este arte es Inglaterra. Beckham y poco más. El pasador puro, natural, es el que se mueve por la espina dor- E sal del equipo, bien más retrasado, como organizador, o más adelantado, como media punta. Entre los canalizadores quién no recuerda un pase de Schuster, Falcao, Guardiola... y unos metros más adelante los de Rial, Luis Suárez, Gerson, Rivelino, Netzer, Bocchini, Overath, Laudrup, Zidane, De la Peña, Aimar, Riquelme, Ronaldinho, Guti, incluso Platini, que daba pases y finalizaba. Pero no se puede obviar al pasador que se mueve en posiciones defensivas y desde allí ejecuta esa suerte, como Koeman o Hierro. O de los que son especialistas del pase en carrera desde las bandas, explotando su velocidad o regate, o ambas cosas. Caso de los Míchel, Beckham, Hoddle, Gordillo... Y perdón, porque que se han quedado en el camino de la memoria otro buen puñado. Baloncesto y balonmnano No sólo de fútbol vive el pasador. En cualquier deporte de equipo su figura es fundamental. En la ACB domina el madridista Raúl López (4,38 asistencias por partido) y en la Asobal, Raúl Entrerríos (1,92) Raúl López (Base R. Madrid) 127 asistencias Raúl Entrerríos (Central Ademar) 48 pases de gol