Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 8 s 5 s 2007 MADRID 63 AL DÍA Rafael Puyol MAYORES DE EDAD A semana pasada se celebró el 8 Congreso Nacional de Organizaciones de Mayores, una ocasión propicia para reflexionar sobre el futuro de nuestro envejecimiento. España tendrá en el 2025 una población cercana a los 50 millones. Seremos cincuentones por el volumen, pero setentones y ochentones por la frecuencia de miembros de esas edades. A comienzos de este milenio había casi 6 millones de jóvenes y casi 7 de viejos. En el 2025 habrá 7 millones de jóvenes y 10,3 millones de viejos. Este es el gran asunto en la evolución de la estructura por edades: el crecimiento considerable de las personas de 65 años y más, y paralelamente la intensificación de la propia vejez con el agrandamiento del volumen de las que cumplirán 75 y 80. El ejemplo de los octogenarios resulta ilustrativo de la tendencia de la población vieja a hacerse cada vez más anciana. A comienzos de este milenio había 1,6 millones con 80 y más años y en el 2025 ya serán 3,2 millones. Que en 1979 Mamá cumpliera 100 años- -la inolvidable y esperpéntica película de Carlos Saura- -resultaba poco habitual. Pero en el 2001 los centenarios sumaban 4.200 personas, la mayoría mujeres y en el 2025 acumularán casi 24.000. Tener tanta gente provecta no es valorado como un privilegio, sino como un problema cargado de inconvenientes, costes, incapacidades y dependencias. Es cierto que el envejecimiento resultará un proceso oneroso. Pero que haya gente que viva más años y en unas condiciones cada vez mejores, debería ser contemplado como una conquista social, como una batalla ganada a la muerte, aunque la parca acabe imponiendo su ley. Así pues, no intentemos cambiar la estructura por edades de la población. Que haya cada vez mas viejos que serán cada vez mas viejos tiene algo de inexorable. Es mejor prever un sistema de pensiones y gastos sociales que tenga en cuenta el envejecimiento que viene. L Acceso a las actuales instalaciones del Vallehermoso, inauguradas en 1961 VICTOR INCHAUSTI El Vallehermoso tendrá una piscina cubierta y zonas deportivas públicas Seis proyectos compiten, en la fase final del concurso, por transformar la instalación en un moderno estadio de atletismo y abrir su uso a los vecinos de Chamberí S. M. MADRID. La instalación deportiva Vallehermoso, en el distrito de Chamberí, tendrá proyecto de reforma en el plazo de unas semanas: tal vez antes de que se celebren las elecciones municipales del 27 de mayo, uno de los seis proyectos preseleccionados para la fase final del concurso que organizan el Ayuntamiento y el Colegio de Arquitectos de Madrid (COAM) resultará ganador. Los participantes- -aún anónimos- -en el concurso tienen que presentar un proyecto de reforma completa del estadio de atletismo que se someta a tres premisas: por un lado, debe contar con una pista de atletismo de las dimensiones necesarias para ser utilizado en competiciones de rango internacional. Por otro, ha de contar con instalaciones deportivas abiertas a los vecinos de Chamberí. Y, en tercer lugar, dispondrá de piscina cubierta. De las 26 propuestas que se presentaron al concurso, seis han superado el pasado 13 de abril el primer filtro del jurado- -en el que toman parte tanto responsables del Gobierno municipal como del Colegio de Arquitectos y profesionales de reconocido prestigio- Esas seis llevan por lema Palimpsesto Naturaleza y artificio Into the woods Oro Verde, verde, verde y Delfos Sus autores son un enigma, que no se desvelará hasta que finalice la última fase del concurso y se elija al ganador de entre ellos. Algo que ocurrirá, según fuentes municipales, en la segunda quincena de mayo, puede que antes de las elecciones El concurso de ideas para la remodelación del estadio Vallehermoso se convocó el 22 de diciembre del año 2006. Consta de un primer premio valorado en 40.000 euros más el encargo de redacción del proyecto y la dirección de la obra. Según declaró en su día a ABC el vicealcalde, Manuel Cobo, impulsor del proyecto, la Antes fue sacramental En el mismo lugar sobre cuyos restos se levantó esta instalación deportiva, estuvo hasta finales del siglo XIX la Sacramental de San Martín, San Ildefonso y San Marcos. Según algunos autores, todavía es posible ver hoy en las escaleras de acceso al estadio deportivo unos números grabados sobre la piedra, que servían para identificar las lápidas. El origen de esta sacramental viene de los tiempos de José Bonaparte, y fue clausurada el 1 de septiembre de 1884. idea es convertir este equipamiento en el gran estadio de atletismo que necesita Madrid En la actualidad, las pruebas deportivas de alto nivel de esta disciplina se celebran en el estadio de La Peineta o en el propio Vallehermoso, aunque éste presenta ya deficiencias derivadas del tiempo que hace que fue construido. El Ayuntamiento recibió la titularidad de esta instalación de la Comunidad de Madrid, que ostentaba hasta hace poco el derecho de superficie sobre la misma. La reforma seguirá, en lo que se refiere a la pista de atletismo, las líneas generales de la propuesta que hizo en su día el presidente de la Real Federación Española de Atletismo, José María Odriozola: transformarlo en una instalación con todas las medidas necesarias y los medios técnicos que permitan la práctica deportiva al más alto nivel, y le doten, además, de capacidad para 20.000 espectadores. Pero, además, el Ayuntamiento quiere también que esta instalación esté abierta a los vecinos de Chamberí, de manera que puedan practicar en sus instalaciones: ahora, las hay para practicar pádel, voleibol, hockey, baloncesto, frontón y otras. La instalación deportiva Vallehermoso fue inaugurada en 1961 con la clausura de la fase infantil de los XIII Juegos Escolares de Juventud. En 1962, el estadio experimentó una primera y profunda remodelación, que le habilitó para celebrar su primera competición internacional atlética: los II Juegos Iberoamericanos, con un gran éxito de público. En 1987, fue escenario de un evento histórico: el duelo entre Edwin Moses- -hasta entonces invencible, tras nueve años, nueve meses y nueve días sin perder- -y Danny Harris, que ganó en aquella ocasión la pugna en 400 metros vallas, durante el Meeting de Madrid. Duelo Moses- Harris 40.000 euros de premio