Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 SARKOZY, PRESIDENTE INTERNACIONAL MARTES 8 s 5 s 2007 Entrevista ABC Florentino Portero En Francia vivimos una especie de revolución neoconservadora Guy Sorman s Filósofo, ensayista y articulista francés Este pensador presentó ayer en Madrid, editado por la fundación FAES, su último libro, El año del Gallo en el que narra las graves deficiencias del régimen chino. Pero su paso por España ha servido también para explicarnos la hora política francesa POR JOSÉ GRAU MADRID. De Guy Sorman (nacido en 1944 en Lot- et- Garonne) se predica que es un liberal. Tras chalar con él, queda más bien el recuerdo de un sabio que expone sus ideas con una exactitud y claridad asombrosas. Su obra El año del Gallo fue presentada anoche por Fernando Rodríguez Lafuente, director del ABCD, y Javier Fernández- Lasquetty. es que cuando ha tomado ya una decisión, trata de llevarla a la práctica. Está en política desde hace treinta años y no hay prueba alguna de que sea una suerte de dictador. La acusación de xenofobia es pura y llanamente falsa. -Sí, sí. Podemos decir que Sarkozy es el primer líder francés, no diría que proestadounidense, pero sí no antiestadounidense. Ha recalcado que pertenecemos a la misma civilización occidental y compartimos los mismos valores. Desde luego que podemos discrepar en asuntos diversos: Irak, etcétera, pero ya no somos antiamericanos. Éste es un cambio muy decisivo. -De forma general, las cosas darán un giro en toda Europa. Sarkozy ya no está en la tradición de Chirac, de De Gaulle, que privilegia el trato con Alemania. Eso que decía Chirac de dos velocidades, países mayores y menores en la Unión Europea, ya ha pasado. EL INCIERTO FUTURO DE ROYAL P or tercera vez consecutiva el socialismo francés ha sido derrotado en unas elecciones presidenciales. El haber llegado en esta ocasión a la segunda vuelta no parece suficiente consuelo. El domingo Ségolène Royal agradecía a sus fieles el apoyo recibido y se presentaba como la dirigente que les llevaría finalmente a la victoria. Para reforzar ese liderazgo se dio dos sucesivos baños de masas. El primero antes de intervenir, paseando por la sala entre sus seguidores. El segundo, a la finalización del acto, mezclándose, para desesperación de la policía, entre los que la aclamaban en la calle. Nada había de espontáneo. Mientras Royal trataba de afianzar su posición, los dos barones más significados del socialismo francés, StraussKahn y Fabius, proclamaban sin tapujos la derrota de la alternativa presentada por Royal y la necesidad de afrontar una reforma del programa del partido que les devolviera la condición de alternativa de poder. Sus posiciones sólo coincidían en el no a Royal, aunque sin demandar expresamente su retirada. No era el día para hacerlo, pero no caben dudas sobre sus intenciones. En la conferencia del pasado verano en La Rochelle, Royal sorprendió imponiéndose a los viejos pesos pesados del partido como candidata a la Presidencia. Representaba algo nuevo, pero vacío. Allí empezó la crítica demoledora contra su figura, que fue continuada por el centrista Bayrou. En ningún momento de la campaña consiguió reponerse de dos acusaciones: carecía de peso específico para asumir la Presidencia de la República y su programa económico era inconsistente. A Sarkozy sólo le quedó refrendar lo que ya era obvio. Pero Royal no ganó por casualidad. Representa una nueva corriente de la izquierda europea, que ya no es socialista sino progre, que carece de convicciones y valores, que se siente cómoda en el relativismo moral y en una concepción de la política anticonservadora y cortoplacista. Saben lo que rechazan y poco más. Los barones la pueden despreciar, pero sería un error ignorar hasta qué punto es mujer de su tiempo. ¿Cambiará Francia su política para con los Estados Unidos? -Tras 12 años de Chirac, un conservador, tendremos en Francia otros cinco de Sarkozy. ¿Ha muerto el socialismo en su país? -Sarkozy ha dicho que acabaría con la herencia de Mayo del 68. ¿Qué es lo malo de esa herencia? -El marxismo está muerto. El socialismo, no. Pero será un socialismo diferente. La izquierda en Francia, en el futuro, se asemejará más a la izquierda británica o alemana. Guy Sorman, ayer en la sede de FAES, en Madrid res. Francia estará más atenta a la seguridad de Israel. -Pero no está casada. JAIME GARCÍA ¿Y para con España? -De Sarkozy se ha escrito que es impulsivo autoritario y con tendencia a exacerbar las tensiones raciales ¿Qué le parece? -El movimiento de Mayo del 68 se parece al de la Revolución francesa, que empezó en 1789 como lucha por la libertad y después se convirtió en un alzamiento de terror. Con Mayo de 1968, al principio, teníamos una rebelión que buscaba la libertad, iba contra el partido comunista, contra el autoritarismo... Pero luego derivó en moda filosófica que introdujo un montón de relativismo moral. Es ese relativismo lo que quiere combatir Nicolas Sarkozy, a lo que alude cuando habla de ley y orden. -No estoy de acuerdo. Conozco a Sarkozy muy bien. Ha habido una campaña de la izquierda, de los trotskistas, diciendo que Sarkozy es un xenófobo y un racista, pero eso es totalmente ridículo. Su conducta y sus hechos demuestran que no es así. Por lo que se refiere al autoritarismo, puedo testificar, porque lo conozco muy bien, que dedica mucho tiempo a las consultas. Lo que ocurre -Es muy pronto para saberlo. Lo que vemos ahora es que hay un fuerte conflicto dentro de esa formación. No es sólo la cuestión de resolver quién será el próximo líder, sino de trazar qué tipo de partido socialista se quiere. Seguro es que la posición de Ségolène Royal será bastante fuerte, puesto que, después de todo, su cosecha de votos ha sido muy buena, mejor que las que tuvo Jospin. Jugará un papel decisivo. ¿Se convertirá Ségolène Royal en la líder de los socialistas franceses? -Ahora mismo nadie sabe a ciencia cierta si Cecilia es la mujer de Sarkozy. ¿Desempeñará un papel como primera dama en el palacio del Elíseo? Nadie lo sabe. Pero cabe destacar que a los franceses no les interesa esta cavilación. -Cecilia, la mujer de Sarkozy, no apareció el domingo hasta última hora. ¿Cree que esta mujer se convertirá en un problema para el presidente? -Intentaba aludir a que, aun así, parece que tiene mayor estabilidad familiar que Sarkozy, y la estabilidad familiar sí que es algo importante. -Ni Sarkozy ni Ségolène tienen una familia convencional. Pero son problemas personales, no de Francia. -Ségolène tiene 4 hijos... -Sarkozy es de origen judío. ¿Piensa que eso influirá en las relaciones París- Jerusalén? En este momento, nadie sabe a ciencia cierta si Cecilia es la mujer de Sarkozy y si jugará un papel en El Elíseo como primera dama Sarkozy es el primer presidente de Francia no diría que proestadounidense, pero desde luego no antiestadounidense -La sociedad francesa se ha transformado en una sociedad más conservadora. En Francia estamos viviendo una especie de revolución neoconservadora, 26 años después de la británica y de la estadounidense. También Ségolène quería rehabilitar la ética del trabajo y la autoridad. Voy a rehabilitar el trabajo, la autoridad, la moral, el respeto dijo anteanoche Sarkozy, en su primer discurso tras resultar elegido. ¿No da un poco de miedo? -Habrá cambios por lo que se refiere a Oriente Próximo. No por sus orígenes judíos. Sarkozy es católico. No por eso. Sino porque Sarkozy es un hombre de valores éticos. Considera que hay un sistema occidental de valores éticos. E Israel es parte de ese sistema de valo- ¿Puede fracasar el ansia de reforma de Sarkozy por la oposición de los sindicatos y las protestas callejeras? -Sarkozy ha sido elegido para realizar reformas. Tiene una fuerte legitimidad política. Y en Francia los sindicatos respetan lo que el pueblo decide. El caso, pues, es muy diferente, por ejemplo, a los disturbios de 2006, cuando lo del primer contrato laboral para jóvenes.