Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 ESPAÑA Tribuna abierta MARTES 8 s 5 s 2007 ABC Víctor Manuel Arbeloa Ex presidente del Parlamento de Navarra y ex senador socialista NAVARRA Y OTEGI (1979- 2007) los primeros miembros del Partido Socialista Obrero Español, refundado en Navarra en mayo de 1974, nadie les consultó sobre su voluntad de pertenecer o no a la Federación Socialista del País Vasco, luego Partido Socialista de Euskadi (PSE- PSOE) Como en tiempos anteriores a la guerra, la nueva Agrupación Socialista de Navarra, quedó dependiente de los órganos directivos de Bilbao. Pero los resultados de la primera confrontación electoral, en junio de 1977, fueron magros. En el Senado, por ejemplo, y gracias al célebre Frente Autonómico entre los peneuvistas y socialistas vascos, el veterano peneuvista navarro Manuel Irujo se había alzado, entre los tres candidatos a la Cámara Alta, con el santo y la limosna de los votos socialistas navarros, que eran muchísimos más que los votos nacionalistas vascos. Unión del Centro Democrático, partido hegemónico, iba a pilotar la Transición en Navarra, a pesar de sus muchos desgarros y desventuras. La agresiva campaña de todos los partidos nacionalistas e independentistas contra la Constitución española de 1978, a pesar de la actitud abstencionista oficial de algunos de ellos, abrió los ojos de muchos socialistas navarros, que fueron llegando a la convicción de que su error había sido grande y que había que virar en redondo. n enero de 1979, preparando las próximas elecciones del 1 de marzo (elecciones generales) y del 3 de abril (forales y municipales) la Comisión Ejecutiva de los socialistas navarros decidió hacer una campaña autónoma a favor de una plena autonomía de Navarra, con Gobierno y Parlamento propios. Las elecciones, especialmente las municipales y forales, les dieron buenos resultados. Un socialista navarro entró por vez primera en el Senado y 15 parlamentarios estrenaron el primer Grupo Parlamentario Socialista en el madrugador Parlamento Foral, abierto el 23 de abril, con un presidente de casa, elegido también con los votos de los parlamentarios ucedistas (20) con el único voto de Partido Carlista y con el único de UNAI, una asociación de izquierda. Pocos meses más tarde, va- La alternativa KAS de 1975 y sus posteriores intérpretes decían ya lo mismo que ahora dice pública e impunemente Arnaldo Otegi, en nombre de la ilegal Batasuna, en ese Texto de propuesta lleno de disparates jurídicos, históricos y léxicos: primero unión de Navarra y Euskadi, luego derecho de autodeterminación y después independencia. Y, sobre todo, referéndum, aunque se pierda las primeras veces. El principio es lo que vale, como lo ha repetido mil veces el heraldo de ETA A UCD, con entusiasmo pero con calma el Amejoramiento del Fuero. La alternativa KAS de 1975 y sus posteriores intérpretes decían ya lo mismo que ahora dice pública e impunemente Arnaldo Otegi, en nombre de la ilegal Batasuna, en ese Texto de propuesta lleno de disparates jurídicos, históricos y léxicos: primero unión de Navarra y Euskadi, luego derecho de autodeterminación y después independencia. Y, sobre todo, referéndum, aunque se pierda las primeras veces. El principio es lo que vale, como lo ha repetido mil veces el heraldo de ETA. Los socialistas navarros proseguían también con tiento la constitución de una organización política distinta de la de los socialistas vascos. El 20 de junio de 1981 aprobaron una resolución, titulada La autonomía de Navarra con una introducción histórica, unos principios y una estrategia, a lo que se añadían unas Bases para un Consejo Vasco- Navarro acordes con lo establecido ya en la Constitución, más que todo para contentar a ciertos socialistas navarros aún reticentes cuando no resistentes y aplacar sobre todo a sus compañeros de Euskadi haciéndoles más leve el próximo trago de la separación. na de las razones de más peso- -electoral- -que traían a Navarra en su alforja política los socialistas vascos era que con la integración de Navarra en Euskadi las fuerzas políticas navarras partidarias de la unidad de España contrarrestarían la hegemonía de las fuerzas nacionalistas vascas, y se potenciaría el PSOE, que podría ser la fuerza mayoritaria. A esto respondían los socialistas navarros con el ejemplo de Álava, que pasó de una mayoría UCD PSOE en 1977 a una mayoría nacionalista en 1980 tras la integración de la provincia en el Consejo General Vasco en 1978. En cuanto al PSOE vasco, las pérdidas las había sufrido entre junio de 1977 y abril de 1979, cuando precisamente el partido se mostraba partidario de la integración. En resumen: Dichos argumentos son puramente electoralistas y, por tanto, ajenos al fondo de la cuestión planteada, pero, además, quienes los utilizan olvidan que, actualmente, en Navarra, la base social del PSOE no es, en su mayoría, partidaria de la integración Doce meses más tarde quedaba formado en Pamplona el Partido Socialista de Navarra (PSOE) Dicho en lenguaje de siglas: PSN- PSOE. U E rios miembros de su comisión ejecutiva del PSE visitaron a los compañeros socialistas ¿socialdemócratas? de Navarra. El asunto lo requería. Venían a proponerles nada menos que la continuidad de la política vasco- navarra de 1977- 1978, el cambio de rumbo de los últimos meses, y una decisión valiente de unidad política con la Comunidad Autónoma Vasca en orden a formar un solo Gobierno y un solo Parlamento, con cuatro Diputaciones, tres Juntas Generales y unas Cortes navarras. De la decisión de los socialistas navarros dependía el que el PSOE fuera la primera fuerza política en el conjunto de las cuatro provincias, con mayoría parla- mentaria y un lehendakari socialista. En el referéndum preceptivo, tras la votación favorable en el Parlamento Foral, según la Disposición Transitoria Cuarta de la Constitución, los socialistas de Euskadi estaban dispuestos a ayudarles con todas las veras, echando el resto por toda Navarra. Incluso se comprometían a retrasar las próximas elecciones al Parlamento Vasco para dar tiempo al tiempo y hacer sosegadamente bien las cosas. La negativa de los socialistas navarros fue rotunda. C orrieron los meses. En Navarra se preparaba, en medio de la grave crisis de