Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 7 s 5 s 2007 Baloncesto s Euroliga DEPORTES 105 Panathinaikos, un campeón en su casa Los de Obradovic cumplieron el guión ante un CSKA que estuvo peleón Panathinaikos CSKA Moscú 18- 17 18- 17 1 c 2 c 3 c 93 91 19- 21 65- 57 28- 34 93- 91 4 c 28- 19 46- 36 Panathinaikos: Diamantidis (15) Becirovic (6) Siskauskas (20) Dikoudis (2) Batiste (12) -cinco inicial- Chatzvirettas (10) Alvertis, Tomasevic (16) Vujanic (12) Tsartsaris y Delk. CSKA Moscú: Holden (11) Torres (9) Langdon (16) Smodis (18) Savrasenko (4) -cinco inicial- Papaloukas (23) Andersen (4) Van der Spiegel (6) Pashutin y Ponkrashov. Batiste hace un mate ante Smodis en un momento de la final de la Euroliga jugada ayer en Atenas Tau Unicaja 15- 16 15- 16 1 c 2 c 3 c AFP 74 76 25- 19 40- 35 21- 16 61- 51 13- 25 74- 76 4 c El Tau tampoco pudo con el Unicaja en el duelo por el tercer y cuarto puesto El partido más ingrato cayó del lado de Unicaja, el rival más débil de esta Final Four Cierto es que fue en el último instante de un partido intenso, por momentos emocionante, y con un Tau que no remató. Ni tan siquiera ante un conjunto diezmado (a la consabida baja de Daniel Santiago se unieron las de Cabezas y Berni Rodríguez) el Tau acabó con buen sabor de boca su fin de semana aciago en Atenas. Y eso que ayer parecía tener cerrado el encuentro cuando acabó el tercer cuarto (61- 51) Pero un arreón de los hombres de Scariolo les metió de nuevo en un encuentro que no se resolvió hasta los últimos segundos. Brown, con suspense incluido, metió la canasta decisiva (74- 76) Tau: Prigioni (13) Igor Rakocevic (16) House (4) Scola (14) Splitter (10) -cinco inicial- Planinic (15) Vidal (2) y Teletovic. Unicaja: Pepe Sánchez (5) Faison (5) Jiri Welsch (4) Carlos Jiménez (10) De Miguel (9) -cinco inicial- Vasileaidis (8) Florent Pietrus (2) Marco Tusek (18) Marcus Brown (14) y Alfonso Sánchez (1) JAVIER HERNÁNDEZ La Euroliga se despidió ayer con un nuevo campeón en Atenas. El Panathinaikos, claro. Blanco y en botella. Lo decían los expertos, las casas de apuestas y también el talonario al servicio de una gran plantilla. El club del trébol verde quería lograr la Euroliga en su casa. Por activa y por pasiva. Ese empeño se convirtió en obsesión, con el doble filo que esto conlleva. Pero en caso de desfallecer ahí está su público, para reventar en cada partido el pabellón OAKA, un santuario apenas profanado. El Panathinaikos ha perdido en su casa choques intrascendentes reconocía con cierta resignación Ettore Messina en los días previos. Obradovic, al quite, le corrigió recordando la Copa de Grecia ante el AEK de Atenas. El torneo continental son palabras mayores. Obradovic también quería sumar ya su media docena de títulos, así que puso a su maquinaria a trabajar a tope desde el primer minuto de partido. El CSKA resistió al poder verde durante el primer cuarto, minutos en los que ambos equipos ajustaban sus defensas, pero sin que ninguno de los dos se despegara del marcador. Por los rusos, a Papaloukas le costó anotar. Hasta el último minuto no lo hizo (dos canastas seguidas para dejar a su equipo un punto abajo, 18- 17) Después se erigiría en el máximo anotador del encuentro (23 puntos) y en uno de los mejores del encuentro. De nada le serviría. Se veía que el Panathinaikos dominaba su partido. La gloria le esperaba mal que le pesara a Papaloukas, timón irreductible por el CSKA. Un jugador que se crece en los momentos más importantes. No le bastó al conjunto ruso. Ni siquiera la aportación del esloveno Smodis. El Pana -Diamantidis, Chatzvirettas, Becirovic y Vujanic, menudo cuarteto exterior- -volaba hacia su cuarto título, al que le acerca a los más grandes del continente (Maccabi y el propio CSKA están a tiro de uno) El gigante ruso murió con las botas puestas. Pero cedió al empuje de un Panathinaikos que ya mira a la Final Four de 2008 en Madrid. Pero eso será otra historia.