Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
86 CIENCIAyFUTURO www. abc. es cienciayfuturo Suministro de gas a la población La biomasa y el carbón son otras de las más importantes fuentes de CO 2 LUNES 7- -5- -2007 ABC Carbón Biomasa La combustión de gas natural es una de las principales fuentes de producción de CO 2 Extracción de gas natural Petróleo PROCESADO CO 2 El CO 2 captado se transporta hasta el lugar de almacenamiento o procesamiento bien por gasoductos y si está en forma líquida, en buques o camiones y vagones cisterna 3- CO 2 1- Las emisiones de CO 2 originadas por actividades humanas proceden de diversas fuentes, en su mayor parte de combustibles fósiles utilizados en la generación de energía y en los procesos industriales Carbonatación de mineral ALMACENAMI Usos industriales Almacenamiento geológico de CO 2 Las formaciones rocosas porosas que han retenido fluidos anteriormente, como yacimientos agotados de petróleo o de gas, son candidatos potenciales para el almacenamiento de CO 2. Las capas de carbón inexplotables también pueden utilizarse para almacenar dióxido de carbono 4- Almacenamiento geológico de CO 2 Se consigue mediante su inyección en forma condensada en una formación rocosa subterránea El almacenamiento de CO 2 puede llegar a 4,9 gigatoneladas anuales antes de 2020 Las tecnologías para la captura, transporte y almacenamiento del dióxido de carbono ya existen y podrían aplicarse en pocos años ARACELI ACOSTA MADRID. El informe que el Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC) hizo público el viernes en Bangkok se centra en la mitigación del calentamiento global, esto es, en la reducción de emisiones. Pero no sólo se trata de evitarlas, por ejemplo con la propuesta hecha en este documento del IPCC de un mayor empleo de la energía nuclear o el uso de biocombustibles, sino también de capturar el CO 2 emitido mediante dispositivos especiales. Es lo que se llama captura y almacenamiento de CO 2 y está mucho más cerca de la realidad de lo que la gente piensa según Juan Carlos Abanades, investigador del Instituto del Carbón, del CSIC, y uno de los coordinadores del informe sobre esta cuestión, que el IPCC presentó en noviembre de 2005, y que también ha participado en los borradores iniciales del informe de Bangkok. Y es que, como explica Abanades, la tecnología ya está ahí, aunque por separado en algunos casos, y en otros hay que hacerla más eficiente. Pero no estamos hablando de ciencia ficción Así, las refinerías separan (capturan) el CO 2 para producir hidrógeno y, desde los años 70, la industria petrolífera inyecta CO 2, una vez comprimido y llevado a unas condiciones de casi puro, en el subsuelo para conseguir movilizar el petróleo más difícil de extraer. Por tanto, dice Abanades, cuando ha habido un incentivo, la separación (captura) de gases es una realidad Pero lo que no se ha construido hasta ahora es una central térmica entera con emisiones cero porque se haga una separación a gran escala de CO 2 y otros gases de combustión. Se trata de capturar el CO 2 de la chimenea de la central térmica, por la que sale un 10- 15 de CO 2 en volumen y separarlo de los otros gases de combustión. Esto se puede hacer de varias maneras: antes o después de la combustión y mediante un sistema de combustión oxígenogas. El objetivo final siempre es llevarlo casi a su forma pura y líquida para que pueda ser inyectado y almacenado. Este científico titular del CSIC reconoce que la captura de dióxido de carbono es la etapa más costosa puesto que muchas veces requiere mayor gasto de energía. Por ejemplo, para el sector eléctrico aumentaría el coste de generación en 2 céntimos de euro el Kw h, y la captura está entre 30 y 50 euros por tonelada de CO 2. Estos costes llevaron a una plataforma petrolífera noruega a separar el CO 2 e inyectarlo en el subsuelo oceánico a 1.000 metros de profundidad, puesto que un impuesto de ese país introducido en el año 96 les obligaba a pagar 50 euros por tonelada de CO 2 emitida. Por tanto, les sale más barato almacenarlo. A pesar de los costes elevados, que nunca superan a los beneficios dice Abanades, el debate sobre esta tecnología se ha centrado en el almacenamiento. Al igual que ocurre con la energía nuclear, donde la cuestión de los residuos plantea serias reticencias. Sin embargo, dice Abanades, tenemos formaciones geológicas suficientes para almacenar todo el CO 2 que se emite Se estima que el potencial de almacenamiento geológico alcanzará entre 2,6 y 4,9 gigatoneladas anuales de CO 2 antes de 2020, y entre 4,7 y 37,5 antes de 2050. Y es que además de los yacimientos ya agotados de petróleo y gas- -formaciones geológicas gigantes y selladas pues han contenido esos fluidos durante millones de años- existen formaciones salinas profundas, con una capacidad de almacenamiento muy grande. Éstas están en todas las cuencas sedimentarias terrestres y marítimas, y no sólo en algunos lugares, como los yacimien- Formaciones salinas El objetivo siempre es llevar el gas a su forma pura y líquida para que pueda ser inyectado y almacenado