Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 7- -5- -2007 TOROS www. abc. es toros 85 Ponce, en el laboratorio de la inspiración BARCELONA Monumental de Barcelona. Domingo, 6 de mayo de 2007. Unos 10.000 espectadores. Se lidiaron cuatro toros de Garcigrande y dos, 2 y 5 -sobrero- de Domingo Hernández, al límite de presencia para una plaza de primera, al límite también de bravura y fuerzas, y nobles, sin complicaciones. Enrique Ponce, de verde botella y oro. Estocada (oreja con petición de la segunda) En el cuarto, pinchazo y estocada. Aviso (oreja) Morante de la Puebla, de negro y oro. Estocada trasera (ovación) En el quinto, bajonazo (bronca) El Fandi, de rioja y oro. Estocada. Aviso (oreja) En el sexto, pinchazo, estocada y descabello. Dos avisos (oreja) Ponce y El Fandi salieron a hombros Otras plazas Logroño Hermoso, a hombros y oreja para Gallo Dos toros de Murube y cuatro de Ortigao Costa. Hermoso de Mendoza, saludos y dos orejas. Manzanares, saludos y silencio tras aviso. Gallo, saludos y oreja. Sevilla Vuelta para todos Conco novillos de Macandro y uno de Conde de Mayalde. José María Lázaro, vuelta y saludos tras aviso. Oliva Soto, vuelta y saludos. Salvador García, silencio ytras aviso y vuelta. ÁNGEL GONZÁLEZ ABAD BARCELONA. Enrique Ponce y El Fandi por la puerta grande. La mejor entrada de la temporada, y unas ganas irrefrenables por parte del público de disfrutar de una buena tarde de toros. Pero por estos pagos, inmersos en eso de ¡salvemos Barcelona! se olvidan de que la Monumental sigue siendo una plaza de primera. Por categoría administrativa, por historia y, sobre todo, por futuro. Pero parece que con el esfuerzo de traer a las figuras ya es bastante. Es mucho, y los buenos aficionados catalanes así lo ratificaron con la ovación de gala que tributaron a la terna tras Derechazo de Enrique Ponce, que ofreció una gran tarde y cortó dos orejas romper el paseíllo. Pero los torillos y toretes de Garcigrande y Domingo Hernández fueron insignificantes, impropios, y menos mal que tuvieron nobleza para que Enrique Ponce desgranara ante ellos todo su magisterio. Inmenso el valenciano, sublime por momentos. Una tarde redonda, una tarde en la que el temple fue su mejor aliado, y en la que afloró también una vena de inspiración que hizo que el diestro, cada vez más metido en la tarde, cada vez más metido en sí mismo, torease como en un laboratorio. Con una pulcritud extrema fue experimentando fórmulas en las que se dejó llevar por la intuición, por nuevos caminos de torería. Sólo así puede explicarse el final de faena al bendito cuarto. Por bajo, obligándolo, con la muleta como guía y mando para trazar recorridos insospechados. Siempre largo, siempre despacio, siempre mandando. Antes, fue el Ponce figura reconocido por todos, que no es poco. Y con la espada, un cañón. Sin duda, saboreó el triunfo tanto como el público. Y en el éxito le acompañó El EFE Fandi, que se templó con el excelente tercero y se amontonó mucho con el no menos buen sexto. Su coraje con capote y banderillas le pusieron definitivamente todo a favor. Morante se llevó el peor lote, y eso que con el segundo, un manso que escarbaba y se lo pensaba antes de embestir, se entregó y se lució toreando con largura y ligazón por el pitón derecho. Ni él ni su cuadrilla quisieron ver al zambombo sobrero que hizo quinto. Nada por aquí, nada por allá, bajonazo y aquí no ha pasado nada. Bronca torera. Coín (Málaga) Triunfo de la terna y Victorino Martín Toros de Victorino. Pepín Liria, silencio y dos orejas. Encabo, tres orejas. Luis Bolívar, ovación y dos orejas. Morón (Jerez) Cumbre novillada Novillos de Juan Pedro. Teruel, cuatro orejas y rabo. Palomo, tres orejas y rabo. Francisco Pavón, que debutaba con picadores, tres orejas. Torres Jerez, una izquierda de premio LAS VENTAS Monumental de las Ventas. Domingo, 6 de mayo de 2007. Un tercio de entrada. Toros de Cortés (Victoriano del Río) bien presentados y de noble juego; faltos de casta, algunos mansearon; destacaron el estupendo 1 3 y 6 Víctor Puerto, de verde esmeralda y oro. Estocada trasera. Aviso (división de opiniones) En el cuarto, pinchazo hondo trasero (silencio) Eugenio de Mora, de teja y oro. Media estocada atravesada y dos descabellos (silencio) En el quinto, pinchazo hondo y tres descabellos (silencio) Torres Jerez, de rosa palo y oro. Aviso, dos pinchazos y media estocada delantera y caída (saludos desde el tercio) En el sexto, estocada (oreja) ROSARIO PÉREZ MADRID. Se apagaba la tarde y el marcador de los toros superaba al de los toreros. De repente, Torres Jerez plantó su muleta en la izquierda y desgranó tres notables series al natural. Aquellos pasajes contuvieron muletazos templados y de mano baja que supieron a gloria a los tendidos, donde se respiraba ya un ambiente preludio de San Isidro. Después de enseñar su buen concepto y su gusto, el de Almería cazó una efectiva estocada que le valió una oreja. Su éxito pudo ser mayor de acertar con la tizona en el tercero, que, aunque manseó, ofreció un potable juego. Menos apéndices debió llevar al desolladero la corrida de Toros de Cortés- -el otro hierro de Victoriano del Río- no fue ni mucho menos paradig- ma de la casta, pero hubo ejemplares para recrearse y hacer el toreo. Fue el caso del primero: se llamaba Duplicado aunque no se repitió otro igual. Qué alegría contemplar la seriedad y la fijeza de un toro nada más arrancar el espectáculo. Y qué pena ver cómo a un veterano se le escapaba un triunfo en bandeja. Se lo gritaron desde el tendido: ¡Se te va sin torear! Y así sucedió. Víctor Puerto, pese a tener un esperanzador comienzo, no se acopló ni templó la excelente embestida del animal, con un pitón izquierdo de categoría. No mejoró con el cuarto, más justito de fuerzas, en una plomiza labor. También alargó demasiado la faena, frente al quinto, Eugenio de Mora, a quien correspondió en segundo lugar el más soso del sexteto. Torres Jerez cuajó naturales muy templados BOTÁN