Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 MADRID LUNES 7 s 5 s 2007 ABC ¿Su coche? A dos pasos del infierno Mediodía II son las instalaciones donde acaban miles de coches retirados por la grúa s Su situación, en un extremo del poblado marginal de Las Barranquillas, es una fuente de inseguridad POR C. HIDALGO FOTOS ERNESTO AGUDO MADRID. Infierno, en Madrid, se deletrea Barranquillas. Allí, donde la vida vale lo que una papela es probable que, si usted es conductor, tenga que acercarse algún día. Al final de una larga vereda minada de jeringas se encuentra uno de los depósitos donde van a parar miles de coches requisados por la grúa por falta de documentación o aquellos que son recuperados tras un robo. Es mediodía en el depósito de Mediodía II, donde siempre parece de noche. Allí siguen los zombies Decenas de drogodependientes que buscan a quién venderle el alma para comprar su dosis. Todo el mundo sabe ya lo que es la vergüenza de este pedazo de Madrid del siglo XXI. Quienes tienen que buscar su coche en el depósito municipal dejan de imaginárselo para sufrirlo en su propia piel. Enrique y Sagrario son el vivo espejo de la indignación. Cuando, hace semanas, a este matrimonio de la plaza de Cataluña les robaron el coche, no sabían que aún estaban al principio de su calvario. A los diez días nos llamaron diciendo que había aparecido, pero tenía que tomar las huellas del coche para averiguar quién se lo había llevado explica Sagrario. Quince días más tarde, ni una llamada. Tras un periplo por varias comisarías, por fin les dijeron que acudieran al depósito de Colón. Te lo explican todo mal. Mi hijo fue a Colón con una autorización mía narra Enrique. Y, allí mismo, le advirtieron a Sagrario: No se le ocurra ir sola ni en taxi Pero no les ha quedado otra a este matrimonio madrileño. Yo no me podía creer que esto fuera así- -se queja Enrique- ¡Esto ni en África! Las obras de la M- 30 son necesarias, pero también solucionar esto Aseguran, además, que han tenido hasta suerte, porque al llegar a Mediodía II, el empleado les ha dicho que quien debía haber acudido por el coche era su hijo. Y casi hemos tenido que volvernos con las manos vacías, porque aquí no tienen ni fax ni internet- -añade- Un funcionario, por buena voluntad, ha llamado a Colón y así se ha resuelto el entuerto. El miedo es evidente entre los ciudadanos que tienen que atravesar Las Barranquillas para recoger su vehículo. No es difícil ver a grupos de personas dentro de coches desvencijados, a cada lado del camino que lleva al depósito, con jeringuillas colgándoles literalmente del cuello o pinchándose en sus genitales para inyectar la dosis. Algunos yonkies cuando ven pasar los coches, se arrojan sobre ellos en marcha para cobrar el dinero del seguro por atropello. Otros se acercan a pedir dinero o droga. Los hay que intentan saltar el perímetro del depósito, que está coronado con cable militar. Al otro lado del camino, las vías del tren pasan tras un muro de no mucha altura con hierros en su zona superior. Los toxicómanos los han cubierto con botes de refresco para no hacerse daño al saltar la tapia. Al otro usuario le ha sido verdaderamente difícil llegar hasta allí. Tras ser rechazado por cuatro taxistas, un quinto Claves negros coches con más de 100 denuncias Los controladores del Servicio de Estacionamiento Regulado (SER) y los agentes de Movilidad tienen censados los vehículos que suman más de 100 denuncias por saltarse los controles de los parquímetros y aparcar donde y cuando les parece. Es lo que se conoce con el código clave negro No son muy numerosos, pero están controlados en todos momento por parte de estos funcionarios. Son los únicos coches que se retiran con grúa por incumplir las normas de los parquímetros. Ahí es donde está la polémica, ya que el Ayuntamiento de Madrid considera un modo de forzar a estos multirreincidentes a abonar las multas de una vez por todas y cumplir las normas. El sindicato policial CPPM cree que es un método de coacción, una persecución critica un agente de Movilidad. A pie y con pistola En Mediodía II hay más de 5.000 vehículos ha accedido a hacer el viaje engañado. Le ha dicho que quería ir a Mercamadrid y, una vez allí, le ha relatado la verdad. El taxista, pese al engaño, le dejó en el depósito. Pero hay quienes le echan valor. Un guarda de obra que no quiere identificarse ni decir de donde viene ha caminado los cientos de metros que separan las chabolas del depósito. Vengo andando, porque los taxistas son unos cagados y no me quieren traer- -dice- No he tenido mala suerte, pero, si alguien intenta hacerme algo, saco la pistola que llevo encima y lo mato Los vigilantes del recinto se ponen nerviosos al ver la cámara fotográfica e impiden al reportero hacer su trabajo. Casi a empujones nos empujan del recinto. Allí, en la puerta, el operario de una grúa, acostumbrado a pasar por el lugar, dice que hay toxicómanos que les piden que les lleve. Los clientes se quejan. Normal. Hoy, uno de ellos ha dejado el coche en el Hotel Diana (junto a Mercamadrid) porque no quería atravesar todo esto. Ahora, me lo llevaré de vuelta, cuando recoja su moto Algunos toxicómanos se tiran encima de los coches para cobrar el seguro por atropello relata un agente CPPM: Esto es injusto Un toxicómano transita por el camino que atraviesan los ciudadanos que van a recoger su coche Desde el sindicato Colectivo Profesional de Policía Municipal (CPPM) al que pertenecen gran parte de los agentes de Movilidad que traen los vehículos al recinto, lo tienen muy claro: Es injusto venir aquí a recoger un coche cuando se tiene al lado el hipermercado de la droga. Sólo hay dos soluciones: quitar el depósito de aquí o terminar con Las Barranquillas El concejal de Seguridad, Pedro Calvo, explicó a ABC que el el traslado del depósito se llevará a cabo en cuanto se consiga un solar calificado para ese uso. Mientras se llega a esa solución urbanística, los dueños de los más de 5.000 vehículos que llegan a Mediodía II siguen sufriendo la situación. Luis no oculta sus recelos. Tuve que pedirle a mi amigo que viniera